Hace unos 10 millones de años, el megalago del mar de Paratetis —el lago más grande en la historia de la Tierra— cubría un área mayor que el tamaño del mar Mediterráneo actual. En un mapa moderno, se extendería desde los Alpes sobre Italia hasta Kazajistán en Asia central.

Megalago Paratetis.

Mapa de ubicación del megalago Paratetis. Por razones de comparación, también se muestra la geografía actual. Crédito: Universidad de Utrecht.

Hasta ahora, se sabía poco sobre el antiguo flujo y reflujo del mar Paratetis, pero un nuevo estudio ha identificado cuatro ciclos cataclísmicos impulsados por el clima que encogieron el lago y muy probablemente mataron a un número significativo de especies que vivían en él.

La vida acuática en el mar de Paratetis era única, abarcando todo, desde moluscos y crustáceos hasta pequeñas ballenas y delfines que evolucionaron para adaptarse a su entorno restringido. Sin embargo, a medida que los niveles de agua cayeron y los de sal aumentaron, muy pocas de estas criaturas habrían sobrevivido, dicen los investigadores.

«Debe haber sido un mundo prehistórico posapocalíptico, una versión acuática de los páramos de Mad Max», dice el geólogo Wout Krijgsman de la Universidad de Utrecht en los Países Bajos.

Ballena enana Cetotherium riabinini, comparada con una forma humana de 1,80 m (Gol’Din en Lena Godlevska, Wikimedia Commons).

Krijgsman y sus colegas estudiaron registros fósiles, depósitos sedimentarios y la geología del área alrededor del mar Negro (en el centro de donde solía estar el mar Paratetis) para identificar cuatro caídas importantes en el nivel del agua durante varios millones de años, mientras también modelaron y simularon niveles de agua en toda la región.

La caída más severa fue la última registrada, hace entre 7,65 millones y 7,9 millones de años, anteriormente denominada Gran Secado Khersoniano. Durante este episodio, los niveles de agua del mar de Paratetis se desplomaron hasta 250 metros (820 pies), separando el megalago en mini lagos que a veces habrían sido tóxicos para la mayoría de la vida acuática.

Según los cálculos de los científicos, el megalago podría haber perdido hasta el 70 por ciento de su superficie y hasta un tercio de su volumen durante estos períodos secos.

Cambio climático

En su punto máximo en términos de capacidad, habría cubierto un área de unos 2,8 millones de kilómetros cuadrados (más de un millón de millas cuadradas), conteniendo más de 10 veces la cantidad de agua que se encuentra en los lagos del planeta en la actualidad.

Los cambios de temperatura y precipitación en Eurasia también estaban afectando los cambios en la tierra, con ambientes abiertos reemplazando los ambientes forestales y cambiando los tipos de bosques. Aún no se ha descubierto por completo cómo estas evoluciones se alimentaron y afectaron entre sí.

Comparación del volumen de agua entre el megalago y otras masas de agua (lagos y capas de hielo).

«Las desecaciones parciales de megalagos coinciden con los cambios climáticos, de la red alimentaria y del paisaje en Eurasia, aunque los desencadenantes y mecanismos exactos aún no se han resuelto», escriben los investigadores en su artículo publicado.

Creado a partir de cambios tectónicos y el ascenso de las montañas de Europa central, el mar de Paratetis habría sobrevivido durante unos 5 millones de años en total, según muestra el registro geológico, antes de que las alteraciones en el paisaje significaran un drenaje en el Mediterráneo.

Aprendiendo del pasado

Otro estudio reciente muestra cómo la caída del nivel del agua alrededor del mar Paratetis convirtió las costas en praderas, proporcionando —en el proceso— un terreno fértil para la evolución de las criaturas terrestres. De hecho, es probable que la diversidad de la sabana africana se deba a la migración causada por los principales períodos secos de esta era.

Las rocas formadas durante la crisis de los megalagos se han convertido en acantilados con vistas al mar Negro, uno de los pocos restos del antiguo megalago. Foto: Cabo Kaliakra, Bulgaria (D.V. Palcu).

Por supuesto, los cambios climáticos en los paisajes y la vida silvestre siguen siendo un tema muy pertinente en la actualidad, millones de años después de que se secó el mar de Paratetis; cada estudio como este es un recordatorio de la amenaza muy real que enfrentamos hoy, y como estudios sobre el pasado pueden decirnos más sobre nuestro futuro.

«Los impactos e implicaciones más amplios de estas crisis hidrológicas, en particular más allá del área de Paratetis, aún no se comprenden bien», escriben los investigadores.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario