La Tierra rotaba más deprisa que en la actualidad, 372 veces al año, en comparación con los 365 actuales, revelan caparazones de moluscos del Cretácico tardío. Esto significa que un día duraba entonces solo 23 horas y media.

La Tierra durante el Cretácico tardío.

El antiguo molusco sometido a estudio, de un grupo extinto y muy diverso conocido como almejas rudistas, crecía rápido, estableciendo anillos de crecimiento diarios. Ahora, un nuevo estudio utilizó láseres para tomar muestras diminutas de caparazones y contar los anillos de crecimiento con mayor precisión que los investigadores humanos con microscopios.

Los anillos de crecimiento permitieron a los investigadores determinar la cantidad de días en un año y calcular con mayor precisión la duración de un día hace 70 millones de años. La nueva medición informa a los modelos de cómo se formó la Luna y su distancia de la Tierra durante los 4.500 millones de años de historia de la danza gravitacional Tierra-Luna.

El nuevo estudio también encontró evidencia que corrobora que los moluscos albergaban simbiontes fotosintéticos que pueden haber impulsado la construcción de arrecifes en la escala de los corales modernos.

Fósil de ‘rudist bivalves’.

La alta resolución obtenida en la investigación combinada con la rápida tasa de crecimiento de los antiguos bivalvos reveló detalles sin precedentes sobre cómo vivía el animal y las condiciones del agua en que creció, hasta una fracción de día.

«Tenemos alrededor de cuatro a cinco puntos de datos por día, y esto es algo que casi nunca se obtiene en la historia geológica. Básicamente podemos ver un día hace 70 millones de años. Es bastante sorprendente», dijo Niels de Winter, un geoquímico analítico de Vrije Universiteit Brussel y el autor principal del estudio.

Un día hace 70 millones de años, unos 5 antes de la extinción de los grandes saurios, duraba 23 horas y media.

Las reconstrucciones climáticas del pasado profundo generalmente describen cambios a largo plazo que ocurren en la escala de decenas de miles de años. Estudios como este dan una idea del cambio en la escala de tiempo de los seres vivos y tienen el potencial de cerrar la brecha entre el clima y los modelos climáticos.

El análisis químico del caparazón indica que las temperaturas del océano fueron más cálidas en el Cretácico tardío de lo que se apreciaba anteriormente, alcanzando 40 grados Celsius en verano y más de 30 grados Celsius en invierno. Las altas temperaturas del verano probablemente se acercaron a los límites fisiológicos de los moluscos, dijo de Winter.

Capas diarias y estacionales son visibles en esta sección del espécimen analizado para el estudio.

El nuevo estudio analizó a un solo ejemplar de la especie Torreites sanchezi, que vivió durante más de nueve años en un fondo marino poco profundo en los trópicos, un lugar que ahora, 70 millones de años después, es tierra firme en las montañas de Omán.

El estudio detallando el hallazgo ha sido publicado en la revista Paleoceanography and Paleoclimatology.

Fuente: Phys.org. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario