Los anillos de Saturno son una de las incuestionables señas de identidad de nuestro Sistema Solar. Sin embargo, no siempre lucieron como lo hacen en la actualidad. Incluso parece que tampoco será así en el futuro según apunta este estudio publicado hace tan solo unas semanas.

Todo parece indicar que los anillos del gigante gaseoso están de visita. Y así, según el nuevo análisis realizado sobre los datos aportados por la sonda Cassini de la NASA, y los cuales han estudiado la gravedad del planeta, los científicos pueden afirmar que hubo un momento en que el majestuoso gigante de gas existió sin su distintivo halo. De hecho, los anillos pueden haberse formado mucho más tarde que el propio planeta.

Lo más sorprendente de todo es que los nuevos hallazgos indican que los anillos de Saturno se formaron entre hace tan solo 10 y 100 millones de años, lo que sitúa el momento aproximadamente en la fecha en que los dinosaurios aún poblaban la Tierra (se extinguieron hace unos 65 millones de años).

Las conclusiones de la investigación se recogen en el artículo titulado Measurement and implications of Saturn’s gravity field and ring mass, publicado en la revista especializada Science.

Útil hasta la muerte

En la última fase de su vida operativa, la Cassini se coló 22 veces entre Saturno y sus anillos en lo que los responsables de la misión llamaron Grand Finale. En la última de esas órbitas se dejó atrapar por la atracción del planeta en un deliberado movimiento para que no contaminara la superficie de Encélado o Titán, dos de las lunas de Saturno, en las que se cree hay condiciones para la vida.

Vista de los anillos de Saturno tomada por la sonda Cassini.

Un grupo de científicos aprovechó seis de esos pasos para poder estudiar la masa y, en especial, la gravedad de los anillos.

El resultado es que la serie de anillos que rodean a Saturno tiene una masa de unos 1,54 × 1019 kilogramos. Eso supone el 40 % de la masa que tiene Mimas, uno de sus satélites medianos. Pero, ¿cómo ayuda la masa para saber cuándo se formaron los anillos?

La luna Mimas, apodada «Estrella de la Muerte» por su singular cráter.

Datos obtenidos por otros instrumentos a bordo de Cassini habían mostrado que los anillos están formados en un 99 % de hielo y un 1 % restante compuesto de partículas microscópicas de silicatos. La sonda también había determinado el flujo de partículas alrededor de Saturno, comprobando que los movimientos orbitales esparcían esta materia sobre el hielo a una ratio constante.

«Medir la masa de los anillos ha permitido estimar la cantidad total de impurezas depositadas y, por tanto, calcular el tiempo necesario para que se acumularan: entre 10 y 100 millones de años», explica Luciano Iess, investigador de la Universidad Sapienza de Roma y principal autor del estudio.

Parece una eternidad, pero Saturno se formó hace unos 4.500 millones de años. Así que los anillos son unos recién llegados. Lo que no ha podido zanjar este estudio es cómo se formaron. Los anillos podrían haber surgido de la desintegración de alguna de las 61 lunas del planeta tras el impacto de un gran cometa o por la colisión entre ellas.

Fuente: Daily Mail. Edición: El País/National Geographic.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario