Los bombardeos de alfombra habían arrasado no solo las 5 ciudades más importantes, sino también otras 67 ciudades (23 ciudades de entre 100.000 y 400.000 habitantes y otras 41 ciudades de unos 100.000 habitantes) destruyendo las viviendas de 21 millones de personas (14).

Es preciso resaltar que la mayoría de las víctimas de los “bombardeos estratégicos” son necesariamente civiles, en especial ancianos, mujeres y niños por la sencilla razón de que los hombres jóvenes se encontraban en el frente.
Matar civiles deliberadamente con “bombardeos estratégicos” o por otros medios son crímenes de guerra según los principios de las leyes internacionales establecidos en Nuremberg y en Ginebra. Son actos de terrorismo.

Por último, Tanaka recuerda que “jamás se ha terminado guerra alguna tan sólo bombardeando indiscriminadamente y matando a civiles en masa. Más bien hay numerosas evidencias de que semejantes estrategias han solido fortalecer la resistencia” (12).

Esta estrategia siguió durante las guerras de Corea donde se destruyeron la mayoría de las ciudades y pueblos con masivos bombardeos de napalm (15) y de Vietnam donde se llegó a envenenar las cosechas con dioxinas mediante el agente naranja como hemos documentado anteriormente (16).

En las últimas guerras las víctimas civiles y la destrucción de objetivos no militares han pasado a denominarse “daños colaterales”. Los “bombardeos de precisión” con armas radiactivas en guerras como las de Afganistán, Kosovo e Irak extienden las víctimas no solo a las poblaciones civiles actuales si no también a sus futuras generaciones.

Nagasaki. Dos días antes de la explosión de la bomba atómica.

Nagasaki. Tres días después de la explosión de la bomba atómica.

Volviendo a Hiroshima y Nagasaki. Las bombas no se tiraron para evitar más víctimas civiles de la guerra. Por el contrario las víctimas civiles habían sido un objetivo de los bombardeos y lo siguen siendo.

2. LAS BOMBAS EVITARON LA MUERTE DE SOLDADOS ALIADOS

Falso!

Las estimaciones de víctimas americanas que hipotéticamente se evitarían al tirar las bombas atómicas han sufrido un ajetreo considerable.

El 18 de junio en una reunión de los jefes militares estadounidenses se concluye que las pérdidas estimadas, tras un desembarco en Japón, no superarían a los 50.000 hombres (17). Según el Estado Mayor de EEUU eran de entre 20.000 y 46.000 en junio-julio de 1945. Truman hablaba usualmente de 250.000.

Pero esa cifra fue engordando a medida que pasaba el tiempo, en 1955 el mismo Truman ya daba una cifra de medio millón de norteamericanos salvados. Winston Churchill se pasó todavía más y habló de que las bombas habían salvado a millón y medio de aliados. (18-19)

Pierre Pierart concluye al respecto:

“Contrariamente a lo que se dice en los manuales de historia y en los medios, Hiroshima y Nagasaki no habrían ahorrado más que 25 a 50.000 muertos de soldados estadounidenses según los informes más serios de diferentes consejeros militares norteamericanos. Hay que recordar que la terrible batalla de Okinawa, del 1º de abril al 26 de junio de 1945, provocó la muerte de 12.500 soldados estadounidenses y 37.000 heridos”. (20)

Nótese que incluso la predicción más optimista parte de la base de que hubiese un desembarco de las tropas de EEUU.

Pero incluso la necesidad del desembarco fue puesta en cuestión un año después por el informe The United States Strategic Bombing Survey que afirma que: “antes del 1 de noviembre de 1945 Japón se habría entregado incluso si no se hubiese planteado ninguna invasión”. (21)

Es preciso pues concluir que las bombas atómicas eran además mágicas ya que iban salvando más y más vidas humanas a medida que pasaba el tiempo. Así que no solo no debemos denunciar a los responsables de haberlas tirado como asesinos, sino que además debemos estarles eternamente agradecidos por su maravillosa labor humanitaria.

3. LAS BOMBAS PUSIERON FIN A LA II GUERRA MUNDIAL

Mentira!

El proyecto de fabricar la bomba atómica se inició en mayo de 1942 bajo la dirección de Vannevar Bush, Presidente del Carnegie Institute, y del General Leslie Groves, jefe del cuerpo de ingenieros del ejército bajo el nombre de Manhattan. (20)

El programa Manhattan tenía inicialmente un objetivo preventivo: la fabricación de 3 o 4 bombas atómicas que utilizasen la reacción en cadena de la fisión del uranio 235 y del plutonio. Esta reacción en cadena debería liberar cantidades enormes de energía en un tiempo muy breve. En principio, oficialmente se trataba de disuadir a los Alemanes de su proyecto secreto de utilizar una bomba atómica que nunca terminaron de fabricar.

Numerosos datos históricos demuestran (incluso del gobierno y de altos mandos del ejército estadounidense) que esa afirmación no se sostiene.

William Blum demuestra muy documentadamente que la capacidad militar de Japón había sido totalmente destruida y el gobierno japonés había enviado comunicados y personas para negociar la paz con los Estados Unidos; negociadores que Washington ignoró completamente. (21)

Históricamente los archivos nacionales en Washington tienen documentos del gobierno de ESTADOS UNIDOS que contienen pruebas de la intención japonesa de acordar la paz desde una fecha tan temprana como 1943. (22)

Un cable del 5 de mayo de 1945, enviado a Berlín por el Embajador alemán en Tokio, decía que oficiales de la marina japonesa reconocían que la situación claramente era desesperada y que las fuerzas armadas japonesas aceptarían la capitulación incluso si los términos eran duros. El cable fue interceptado y descifrado por los Estados Unidos. (23)

Ese mes, el Secretario de Guerra L. Stimson rechazó tres recomendaciones de alto nivel dentro de la administración para activar negociaciones de paz. Las ofertas proponían informar a Japón que los Estados Unidos estaban dispuestos a considerar el mantenimiento del sistema imperial (como de hecho así se hizo) y no insistir sobre la rendición incondicional. (24)

Alemania había sido derrotada meses antes fundamentalmente por el ejército soviético (25). La rendición definitiva se produjo el 9 de mayo 1945.

El Vice Presidente Truman nunca fue informado de la existencia de la bomba, al contrario que el Ministro de Guerra Stimson.

Solo cuando murió el Presidente Roosevelt, el 12 de abril de 1945, el Secretario de Estado James Byrnes le puso al corriente del proyecto. (21)

El 16 de abril. El General Arnold, jefe de las Fuerzas Aéreas y el General Groves, jefe del proyecto Manhattan escojen las 4 ciudades diana para el futuro bombardeo atómico: Hiroshima, Niigata, Kokura y Nagasaki. (26)

El 18 de abril. Henry L. Stimson, Ministro de Guerra, presenta la lista a Truman. (26)

El 26 abril, Truman es informado de que el proyecto Manhattan va retrasado. El uranio 235 no estará listo antes del 1º de agosto. (26)

El 21 de mayo. Truman confía a Davies que ha retardado la apertura de la conferencia de Potsdam hasta julio afín de poder utilizar la bomba en el plano diplomático, pues quería estar seguro de disponer de su bomba atómica en la reunión. (27)

De hecho, la conferencia de Potsdam en la que se reunieron los Aliados (incluyendo los rusos) se realiza del 17 julio hasta el 2 de agosto.

El 31 de mayo se reunió la comisión interina encargada, según explicó el Secretario de Guerra Stimson, de decidir si se tiraría la bomba y en qué condiciones. Estaba constituida por militares como los Generales Marshal y Groves, responsables políticos, científicos y multinacionales industriales como Dupnt, Westinghouse, Union Carbide, Tennessee Eastman, etc. (28)

Japón ya había manifestado seriamente su intención de rendirse antes de que se tirasen las bombas.

El 21 de junio de 1945, al día siguiente de la caída de Okinawa, el Emperador japonés rechaza las posturas extremistas que los militares han manifestado opuestas a la rendición. (29)

El 6 de junio el Ministro de Guerra Henry L. Stimson dijo al Presidente Truman que “temía que antes de que las bombas atómicas estuvieran listas Japón se rindiese impidiendo demostrar su fuerza”. (30)

En julio, Togo, Ministro de Asuntos Exteriores de Japón, pide al Embajador soviético, J. Malik, que facilite las mediación entre el Japón y los Estados Unidos. Esta acción diplomática no tendría ningún efecto. (27)

1 comentario
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Jul 31, 2014
19:39
#1 Gene:

Me estoy dando cuenta, que en este mundo, todo es una gran mentira y en las guerras los quien más pierden, son los civiles, ,mientras los jefazos dnn ordenes de destrucción masiva, sentados comondamente en sus sillones.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario