El viaje a Marte reducirá dos años y medio la esperanza de vida de cada astronauta incluido en la misión, debido al efecto en su organismo de la radiación solar durante el viaje de ida y vuelta.

Un día cualquiera en una colonia marciana. Ilustración por Robert McCall.

Es la conclusión de un informe presentado en una conferencia organizada en Moscú sobre medicina aeroespacial y ambiental.

«Para una expedición de ida y vuelta a Marte de dos años, el riesgo radiactivo total durante la vida de los astronautas, independientemente de su edad y con la protección de riesgo de radiación de 20 gramos por centímetro cuadrado, constituirá el 7,5 % y la reducción de la esperanza media de vida en 2,5 años», reza el documento que recoge datos de la investigación.

Altamente radiactivos, los cinturones de Van Allen se originan por el intenso campo magnético de la Tierra que es producto de su rotación. Ese campo atrapa partículas cargadas (plasma) provenientes del Sol (viento solar), así como partículas cargadas que se generan por interacción de la atmósfera terrestre con la radiación cósmica y la radiación solar de alta energía.

Otros materiales de la conferencia recomiendan el uso de agua especial con nuevas propiedades funcionales que protegerá a los tripulantes de futuros vuelos interplanetarios de exposición a la radiación.

«El consumo del agua potable con nuevas propiedades funcionales tendrá que ocupar un lugar especial en el sistema para aumentar la resistencia de los astronautas ante la radiación. En este sentido, por supuesto, el gran interés constituye el agua ligera isotópica y el agua con composición mineral regulada y optimizada», indican.

Los cálculos utilizaron como base el lanzamiento de una nave espacial simple a la órbita de Marte, utilizando un motor de cohete de combustible líquido y un sistema de propulsión nuclear.

Además, uno de los objetivos principales pasa por la exclusión de la posibilidad de la entrada de conservantes de agua potable al organismo de astronautas, incluso los iones de plata, que aumentan efectos nocivos causados por la radiación.

Asimismo, los científicos sugieren el uso de sacos de dormir llenos de agua mezclada con gel o gránulos de polietileno, lo que también pueden proteger de la radiación.

Otros aspectos de la conferencia se centraron en un posible vuelo espacial a larga distancia, incluida la creación de un invernadero espacial para cultivar lechuga y zanahorias para proporcionar a los astronautas las vitaminas y las fibras dietéticas necesarias.

Fuente: TASS/Sputnik. Edición: EP/RT.

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Dic 10, 2018
18:28
#1 HORACIO:

Quien se va a preocupar por hacer un invernadero de lechuga y zanahoria para proporcionar nutrientes.¿¿???? cuando el viaje de ida y la estadia te hacen bosta.!!! este mundo perdio la brujula….

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario