Se trata de una superestructura cósmica formada por miles de galaxias que se mantienen cohesionadas por la materia oscura y la fuerza de la gravedad.

coscluster

La NASA, en colaboración con otras agencias, ha descubierto la agrupación galáctica más lejana conocida hasta ahora, a unos 11.100 millones de años luz de la Tierra, un hallazgo que hace retroceder la formación de las agrupaciones galácticas unos 700 millones de años.

Esta agrupación galáctica, que se llama «CL J1001», puede haber sido captada justo después de nacer, un breve pero importante estadio de la evolución nunca antes visto, según informó este martes la agencia espacial estadounidense en un comunicado. «No solo se destaca por su distancia, también está experimentando un crecimiento repentino que no hemos visto nunca», explica en la nota Tao Wang, que lideró el estudio y pertenece a la Comisión de la Energía Atómica y las Energías Alternativas de Francia (CEA).

El núcleo de la «CL J1001» contiene 11 galaxias enormes, nueve de las cuales están experimentando un incremento «impresionante» en el nacimiento de estrellas. En concreto, esas estrellas se están formando en el corazón de la agrupación galáctica a un ritmo que es equivalente a más de 3.000 soles por año.

«Parece que hemos captado este cúmulo en una fase clave, precisamente en el momento en el que pasó de una colección de galaxias sueltas a una joven pero totalmente formada agrupación galáctica», apunta David Elbaz, otro de los autores del estudio y también de CEA.

Los resultados sugieren que las galaxias elípticas en agrupaciones galácticas como esta quizás forman sus estrellas durante explosiones más cortas y más violentas que las galaxias elípticas que están fuera de las agrupaciones. Además, apuntan a que gran parte de la formación de estrellas en estas galaxias ocurre después de que forman una agrupación y no antes.

«Creemos que vamos a aprender mucho sobre la formación de las agrupaciones y de las galaxias que contienen estudiando esta nueva. Vamos a buscar nuevos ejemplos», explica Alexis Finoguenov, de la Universidad de Helsinki (Finlandia) y también autor del estudio.

El hallazgo ha sido posible gracias a información recopilada por un importante grupo de observatorios espaciales, que incluyen Chandra, el telescopio Hubble de la NASA, y otros pertenecientes a la Agencia Espacial Europea (ESA).

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 18, 2017
22:26
#1 Carlos lopez:

Interesante la idea de vida inteligente en el espacio exterior. Pero extraordinaria la idea de concebir esa misma vida ya infiltrada entre nosotros. Tengo que admitir que es algo fantasioso. Y con tanto mentiroso en el mundo. Especialmente "los divinos" de los gobiernos usando este t

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario