«Necesitamos tomar toda la industria pesada, toda la industria contaminante, y trasladarla al espacio».

Jeff Bezos.

Una de las noticias más destacadas de la semana fue que el fundador de Amazon y CEO de Blue Origin, Jeff Bezos, despegó en su cohete y viajó hacia la frontera del espacio, abriendo el camino —junto con otro magnate que lo primereó— hacia el turismo espacial y comercial.

Fue un momento fugaz que le dio al hombre más rico del mundo la oportunidad de mirar hacia la superficie de abajo y reflexionar sobre cuánto se ha metido la humanidad con la belleza natural de nuestro otrora prístino planeta.

Pero ese es un costo ambiental, vale la pena señalar, al que Bezos personalmente ha contribuido enormemente. La carrera de Amazon hacia el fondo en lo que respecta a las emisiones de carbono se ha sumado considerablemente a nuestro problema de cambio climático (y no nos olvidemos de sus numerosos ataques a los derechos de los trabajadores).

Desde el envío en un solo día hasta el desperdicio de envases, el multimillonario ha hecho fortunas a un gran costo para las prácticas comerciales sostenibles y el medio ambiente natural.

Solo en 2019, la huella de carbono de su imperio de comercio electrónico aumentó un 15 por ciento, a pesar de lanzar varias iniciativas ambientales. En 2020, el año de COVID-19, los ingresos generados por la pandemia aumentaron las emisiones de carbono de la empresa en otro 19 por ciento.

Todo lo cual hace que sus comentarios después de su aventura sean aún más atroces. Su gran momento Eureka: ¿por qué no tomamos todas las cosas que son malas para el medio ambiente y las enviamos al espacio?

«Necesitamos tomar toda la industria pesada, toda la industria contaminante, y trasladarla al espacio», dijo a NBC después del lanzamiento. «Y mantener a la Tierra como esta hermosa joya de planeta que es».

En otras palabras, después de contaminar la Tierra, Bezos también quiere contaminar el espacio —con la Luna probablemente en primer lugar—.

Eso es un poco presuntuoso teniendo en cuenta que Bezos solo llegó al espacio propiamente si se trata el «espacio» como un concepto muy flexible. Sin embargo, y para ser justos, el multimillonario también reconoció que tal movimiento no sucederá de la noche a la mañana.

«Eso llevará décadas lograrlo, pero hay que empezar», le dijo a NBC. «Y las cosas grandes comienzan con pequeños pasos».

Por supuesto, transportar a los ultra ricos hacia el cielo durante un paseo de diez minutos también es bastante destructivo para el medio ambiente. Pero Bezos quiere tener su pastel y comérselo también.

Mover toda la industria pesada al espacio podría fácilmente terminar siendo un proceso extremadamente derrochador en sí mismo. El simple hecho de mover materiales a la órbita podría tener su propia huella de carbono colosal, como bien señala Gizmodo.

Mientras se pone poético acerca de vivir «en este hermoso planeta», el magnate está usando su fortuna para aumentar su legado, a pesar de las impresionantes vistas planetarias.

Bezos se tomó un momento para reconocer este doble rasero ineludible.

«No puedes imaginar cuán delgada es la atmósfera cuando la ves desde el espacio», dijo el CEO. «Vivimos en él, y parece tan grande. Parece que esta atmósfera es enorme, pero la ignoramos y tratamos mal».

El viaje de Bezos a la atmósfera superior esta semana es solo el comienzo de una carrera en gran medida innecesaria para llevar al uno por ciento más rico del mundo al espacio, o al menos hasta el límite de este.

Sobre la base de la huella de carbono existente de Amazon, Blue Origin pronto se convertirá en un gran contribuyente a las emisiones de carbono también, cohetes reutilizables o no.

El CEO afirma que también centrará sus propios esfuerzos en Bezos Earth Fund, un esfuerzo filantrópico conveniente que seguro le otorgará algunos puntos positivos de relaciones públicas. Pero si la historia nos ha enseñado una cosa, es que no debemos tomar a los multimillonarios por su palabra cuando se trata de salvar el medio ambiente.

El hombre más rico del mundo está jugando con fuego. Amazon se define prácticamente por su huella ambiental. Blue Origin también está ayudando a crear una industria contaminante de carbono de prácticamente nada.

Fuente: Futurism. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Jul 23, 2021
2:45
#1 HORACIO:

pasa que en el fondo aunque cueste creer ..este tipo no es feliz.! el tener todo el dinero y saber que puede comprar lo que quiera o viajar a donde quiera ..lo hace en el fondo casi un infeliz……la felicidad esta en lograr las cosas primero deandolas….este lo que desea ( en realidad creo que no desea casi nada ) lo tiene…..POR ESO PARA SENTIR ALGO….SE MANDO AL QUINOTO FUERA DEL PLANETA A VER QUE SE SINTE…..HOY LE SALIO BIEN MAÑANA NO LO SABEMOS….LA PLATA AYUDA PERO DE NINGUN MODO HACE LA FELICIDAD….eso lo sabemos todos……como dijo el principito lo esencial es invisible a los ojos….UN ESPIRITU RICO HACE LA FELICIDAD ….NO BILLETERA LLENA ., EL HOMBRE FELIZ NO TENIA CALZADO NI CAMISTEA DICE EL DICHO….saludos

Reply to this commentResponder

Jul 23, 2021
16:32
#2 Javier C:

Osea,incapaz de mejorar la Tierra,quiere vender naves para contaminar otros sitio en el universo.Y piensa que alguien fuera del planeta se lo va a perimir lo permitira. jejjejej Esta como una regadela.!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario