Un pez troglodita ciego ha sido descubierto en una cueva que se ubica a un lado de la colinas Jaintia de Meghalaya, India. El animal es cinco veces más grande que cualquier otro de su tipo.

Los peces subterráneos más grandes usualmente tienen pocos centímetros de longitud, empero, la nueva criatura hallada supera los 30 centímetros. Y no solo este pez, que es similar a una carpa, es más largo que la mayoría, sino que también es más voluminoso, con una «masa corporal que probablemente excede la del siguiente pez troglodita más grande por un orden de magnitud».

El equipo de exploración, que viajó a la cueva en febrero de 2019, también notó que el pez era ciego, luego de no responder ante los primeros estímulos lumínicos.

«Cuando nos encontramos por primera vez al pez, parecía no reaccionar ante la luz, si bien lo hacía ante las perturbaciones en el agua creadas por los espeleólogos», escribe el equipo en el estudio publicado. «Por otra parte, cuando nos quedábamos quietos, ellos se volvían más inquisitivos y parecían buscar activamente alimento».

«Les atraían ondas menores generadas por pequeños golpes que dábamos en la superficie del agua y mordisqueaban nuestras botas y otros objetos que colocamos en el agua», agregan.

A pesar de la primera impresión, los investigadores creen que estos peces podían «sentir» la luz de los dispositivos llevados a la cueva de alguna forma, ya que después de un tiempo comenzaron a huir cada vez que el equipo encendía las luces artificiales para tomar fotos y videos.

El descubrimiento no solo establece un nuevo récord de tamaño, sino que también desafía las teorías que afirman que los peces que viven en tales hábitats subterráneos son pequeños debido a la cantidad limitada de alimento. También plantea muchas incógnitas; por ejemplo, cómo estas criaturas han mantenido su tamaño corporal, de qué se alimentan y cómo se han adaptado a vivir en esas cuevas, que son muy extensas y profundas y muchas de las cuales están inexploradas.

En las cuevas

La región donde fue encontrado el pez cavernario ciego, en el estado indio de Meghalaya, se caracteriza por tener muchas cuevas debido el relieve kárstico y la piedra caliza, que el agua de la lluvia puede esculpir. Además, el estado es uno de los lugares más lluviosos del planeta.

La cueva donde fue descubierto el pez.

Los investigadores habían visto una fotografía del pez sacada por un explorador y sospechaban que se trataba de una nueva especie. Pero no podían creerse lo que descubrieron a más de 90 metros de profundidad en una pequeña caverna subterránea, llamada cueva de Um Ladaw.

Aquí, el equipo encontró decenas de criaturas de gran tamaño que nadaban en un estanque. «Tenía una redecilla, como la que se usa para capturar peces tropicales en una pecera, y me quedé ahí, mirándolos», cuenta Daniel Harries, coautor del estudio. Tras darse cuenta de que necesitarían otro método para capturarlos, decidió colocar galletas en una bolsa y meterla bajo el agua, una estratagema que funcionó.

Harries sostiene y examina las aletas del nuevo pez. FOTOGRAFÍA: ROBBIE SHONE.

Harries, que es espeleólogo aficionado y biólogo marino de la Universidad de Heriot-Watt en Edimburgo (Escocia), explica que es probable que los peces se alimenten de la vegetación que arrastra la lluvia, aunque no vieron nada en el momento de su visita.

La cueva solo puede visitarse durante la estación seca, en invierno, ya que durante el monzón toda la zona se inunda y es imposible acceder a la cueva.

Misteriosa criatura

Harries afirma que aún se desconoce cómo alcanzan ese tamaño y de qué se alimentan. El equipo no los pesó porque habría sido difícil llevar una balanza a la cueva, pero estima que pesaban casi un kilogramo.

Tampoco se conoce su identidad biológica. El equipo está colaborando con Neelesh Dahanukar y Rajeev Raghavan, científicos de la India, para secuenciar su ADN y determinar si se trata de una nueva especie.

Cuando regresaron a la cueva en enero de 2020 con el fotógrafo Robbie Shone, Harries y sus colegas capturaron algunos peces vivos y tomaron muestras de sus aletas para analizarlas en el laboratorio.

¿Evolución en acción?

Harries afirma que no cabe duda de que el nuevo pez está emparentado con un pez de la superficie conocido como masheer dorado (Tor putitora).

Las únicas diferencias observables entre los dos animales son que los peces trogloditas carecen de pigmentación (tienen un color blanco casi traslúcido) y que tienen unos ojos poco desarrollados o que ni siquiera existen.

Las criaturas cavernarias también son más pequeñas que los masheer, peces en peligro de extinción que pueden alcanzar decenas de centímetros de largo.

FOTOGRAFÍA: ROBBIE SHONE.

Aunque la forma y la estructura del cuerpo son muy parecidas, los científicos creen que el pez troglodita podría ser lo bastante diferente del masheer como para ser una especie diferente.

Ocurre una situación aparentemente análoga con el tetra mexicano (Astyanax mexicanus), un pez troglodita muy similar a los tetras que viven en la superficie, salvo por que carece de ojos y de pigmentación. Según la teoría, algunos peces de la superficie quedaron aislados bajo tierra hace tiempo y empezaron a desarrollar rasgos para adaptarse mejor a su hábitat sin luz.

El espeleólogo británico Nicky Bayley captura al pez ciego con una red en la cueva de Ladaw mientras Harries (en el centro) lo observa. Al principio, el equipo no sabía lo grandes que eran ni el tamaño de las redes que necesitarían.
FOTOGRAFÍA: ROBBIE SHONE.

Harries explica que mucha gente imagina que la evolución es un proceso lento e irreversible, pero no es así. «Los estudios de estos sistemas parecen indicar que las formas animales diferentes podrían evolucionar relativamente deprisa», añade.

Asimismo, este descubrimiento demuestra que las cuevas albergan animales únicos y deben ser protegidas. Las cuevas, que suelen formarse en karst y piedra caliza, están amenazadas en todo el mundo por la producción de cemento, la extracción de carbón y la contaminación hídrica, que podrían «provocar la extinción de las especies cavernarias antes de haberlas documentado».

Fuente: Daily Mail/National Geographic.

4 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
Feb 14, 2020
3:40
#1 HORACIO:

la naturaleza es MAGICA……para que los ojos si ahi no hay luz.!!! los bigotes son sensores ….y posiblemente cuando se inunda la inundacion trae alimentos….los animales -fauna …lejos son mas inteligentes que los humanos que hacemos mierda el planeta….con guerras, bombas,virus ,derrames de petroleo,talamos el amazona…hacemos represas…..mas tarados no podemos ser….saludos

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2020
3:47
#2 HORACIO:

no existe la EVOLUCION en cada situacion fue CREADO un animal para tal codicion….la magia de la naturaleza se reinventa…..mientras los humanos se autodestruyen…ayer solo en un dia murieron 245 personas de coronavirus …ES LA PUNTA DE UN ICEBERG…. saludos

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2020
20:08
#3 Adolfo:

@HORACIO: Citando a Carl Sagan (en su libro “Un Punto Azul Pálido”):

¿Realmente, Hay Vida Inteligente en el Planeta Tierra?

Reply to this commentResponder

Feb 14, 2020
23:32
#4 HORACIO:

@Adolfo: NO SE .,COMO SE EXPLICA QUE LUEGO DE LA TRAGICA GUERRA MUNDIAL DEL 1914 …DE 5 AÑOS…NO SE APRENDIO NADA Y SE REPITE EN 1940 LA SEGUNDA.¿¿??

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario