El advenimiento de la inteligencia artificial general (AGI) estaría más cerca de la realidad de lo que muchos creen, abriendo la puerta a lo que se conoce como singularidad tecnológica: la capacidad de las máquinas para automejorarse recursivamente hasta superar la inteligencia humana.

DeepMind, una empresa británica propiedad de Google, puede estar a punto de lograr una inteligencia artificial (IA) a nivel humano.

Nando de Freitas, científico investigador de la compañía y profesor de aprendizaje automático en la Universidad de Oxford, ha dicho que «el juego ha terminado» en lo que respecta a resolver los desafíos más difíciles en la carrera para lograr la AGI —es decir, una máquina o programa que tenga la capacidad de comprender o aprender cualquier tarea intelectual que un ser humano pueda realizar, y hacerlo sin entrenamiento—.

Según De Freitas, la búsqueda de los científicos ahora está ampliando los programas de IA con más datos y poder de cómputo, para dar nacimiento a una AGI.

A principios de esta semana, DeepMind presentó un nuevo «agente» de IA llamado Gato que puede completar 604 tareas diferentes «en una amplia gama de entornos».

Gato utiliza una única red neuronal —un sistema informático con nodos interconectados que funciona como las células nerviosas del cerebro humano—. Puede chatear, subtitular imágenes, apilar bloques con un brazo robótico real e incluso jugar la consola de videojuegos doméstica Atari de la década de 1980.

Game over

Los comentarios de De Freitas surgieron en respuesta a un pesimista artículo de opinión publicado en The Next Web que decía que la generación humana actual jamás alcanzará a ver una AGI.

«La opinión de alguien en un artículo. Mi opinión: ¡Ahora todo se trata de escalar! ¡El juego ha terminado! Se trata de hacer que estos modelos sean más grandes, más seguros, más eficientes informáticamente, más rápidos...», tuiteó De Freitas.

Sin embargo, admitió que la humanidad aún está lejos de crear una IA que pueda pasar el test de Turing, una prueba de la capacidad de una máquina para exhibir un comportamiento inteligente equivalente o indistinguible del de un humano.

Después del anuncio de Gato por parte de DeepMind, el artículo de The Next Web le había bajado el precio poniéndolo casi al mismo nivel de asistentes virtuales como Alexa de Amazon y Siri de Apple, que ya están en el mercado y en los hogares de las personas.

Crédito: DeepMind.

«La capacidad de Gato para realizar múltiples tareas es más como una consola de videojuegos que puede almacenar 600 juegos diferentes, que como un juego al que puedes jugar de 600 maneras diferentes», escribió Tristan Greenee, colaborador del sitio especializado. «No es una IA general, es un grupo de modelos estrechos preentrenados empaquetados ordenadamente».

Y aunque DeepMind no ha ido tan lejos como para afirmar que su nuevo sistema de IA multimodal Gato es capaz de AGI, lo que declara uno de sus investigadores principales parece indicar que es solo cuestión de tiempo —y escalas— antes de que Google declare que será el primero en lograrlo.

Esto último también se condice con declaraciones recientes de Ilya Sutskever, científico jefe del grupo de investigación OpenAI, quien tuiteó que «puede ser que las grandes redes neuronales de hoy ya sean ligeramente conscientes».

Fuente: DM. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario