Un pequeño fragmento de roca alojado dentro de un diamante contiene un mineral jamás visto por los habitantes de la superficie del planeta, cuya firma química podría revelar las reacciones que se producen en las infernales profundidades del manto terrestre donde se forjó, a 170 km bajo tierra, entre la corteza y el núcleo externo.

Los científicos desenterraron el mineral de un sitio volcánico en Sudáfrica conocido como la tubería Koffiefontein. Los diamantes brillantes motean la roca ígnea oscura que recubre la tubería, y los diamantes contienen pequeños trozos de otros minerales de cientos de millas debajo de la superficie de la Tierra.

Dentro de una de estas piedras brillantes, los científicos encontraron un mineral opaco de color verde oscuro que estimaron que se forjó a unos 170 kilómetros bajo tierra, a la infernal temperatura de 1,190 °C.

El nuevo mineral fue bautizado como «goldschmidtita» en honor al aclamado geoquímico Victor Moritz Goldschmidt, padrino de la geoquímica moderna.

Bajo presión

El manto terrestre completo tiene un espesor de aproximadamente 2,900 km, lo que hace que las regiones más bajas de la capa sean difíciles de estudiar para los científicos. La intensa presión y el calor en el manto superior transforman humildes depósitos de carbono en brillantes diamantes; las rocas atrapan otros minerales del manto en sus estructuras y pueden ser empujadas a la superficie del planeta por erupciones volcánicas subterráneas.

Al analizar las inclusiones minerales en los diamantes, los científicos pueden echar un vistazo a los procesos químicos que ocurren muy por debajo de la corteza.

El diamante que recubre el grano de goldschmidtita, antes de la rotura (Meyer et al., American Mineralogist, 2019).

Los autores del estudio, publicado en American Mineralogistseñalaron que la goldschmidtita tiene una composición química peculiar.

«La goldschmidtita tiene altas concentraciones de niobio, potasio, y elementos raros de la tierra tales como el lantano y el cerio, mientras que el resto del manto está dominado por otros elementos, como el magnesio y el hierro», explicó Nicole Meyer, coautora del estudio y estudiante de doctorado en el Universidad de Alberta en Canadá. «El potasio y el niobio constituyen la mayor parte del mineral, lo que significa que elementos relativamente raros se unieron y concentraron para formar la sustancia inusual, a pesar de que otros elementos cercanos son más abundantes».

Una pequeña muestra de goldschmidtita (Nicole Meyer).

«La goldschmidtita es muy inusual para una inclusión capturada por el diamante y nos brinda una instantánea de los procesos de fluidos que afectan las raíces profundas de los continentes durante la formación del diamante», añadió el geoquímico Graham Pearson, co-supervisor de Meyer.

El extraño mineral ahora se encuentra en el Museo Real de Ontario en Toronto, muy lejos del lugar donde nació.

Fuente: Live Science.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario