El único sistema «Tatooine» con más de un planeta se acaba de volver más interesante. Un tercer mundo orbita las dos estrellas de Kepler-47 y es más grande que sus dos hermanos previamente descubiertos.

Representación artística del sistema Kepler-47.

El sistema circumbinario Kepler-47 tiene una antigüedad de 3.500 millones de años y se ubica a 3.340 años luz de la Tierra, en la constelación del Cisne. Una de sus estrellas es similar a nuestro sol, mientras que la otra es considerablemente más pequeña, con solo un tercio de la masa de su compañera. Ambas estrellas orbitan su centro de masa común una vez cada 7.45 días terrestres.

En 2012, William Welsh y sus colegas, liderados por el astrónomo Jerome Orosz de la Universidad Estatal de San Diego, anunciaron el descubrimiento de dos planetas orbitando el par estelar. Estos mundos, Kepler-47b y Kepler-47c, disfrutan de la vista de dos soles en sus respectivos cielos, tal como si fueran Tatooine, el planeta natal de Luke Skywalker en el universo de Star Wars.

Los investigadores hicieron el descubrimiento utilizando datos del cazador de planetas más prolífico de todos los tiempos, el telescopio espacial Kepler de la NASA, declarado muerto hace tan solo unos meses. Las detecciones de los exoplanetas, incluidos los del sistema circumbinario protagonista de la actual noticia, fueron realizadas a través del «método de tránsito», es decir, cuando los mundos alienígenas se pasean por delante de sus estrellas desde nuestro punto de vista, lo que provoca una disminución mensurable del brillo observado.

No hay dos sin tres

Justo antes que el artículo fuera publicado en 2012, el equipo divisó una pista de lo que podía ser una tercera señal de tránsito en los datos de Kepler. Seis meses después, el telescopio espacial vio otro tránsito, lo que permitió a los investigadores establecer una órbita preliminar para el candidato a exoplaneta.

«Teniendo ya una órbita preliminar, regresamos en el tiempo y miramos a los datos existentes. Entonces nos dimos cuenta que eventos de tránsito muy débiles estaban teniendo lugar», dijo Orosz a Space.com. «Por sí mismos, uno podría pensar que son insignificantes. Pero dado que tenían un patrón definido, fue claro que eran generados por un mismo planeta».

Los planetas interno, medio y externo tienen 3,1, 7,0 y 4,7 veces el tamaño de la Tierra, y les lleva 49, 87 y 303 días, respectivamente, orbitar alrededor de las estrellas que, a la vez, se orbitan entre sí.

Dicho planeta en cuestión es el recientemente anunciado: Kepler-47d. Es siete veces más grande que la Tierra y mayor que Kepler-47b y c, que son 3.1 y 4.7 veces respectivamente más grandes que nuestro planeta.

Kepler-47b y c completan una vuelta al sistema circumbinario cada 49 y 303 días terrestres, valga la redundancia, respectivamente también. El periodo orbital de Kepler-47d es de 187 días, algo que lo posiciona en medio de sus hermanos. Y esto último fue una gran sorpresa para los científicos, ya que pensaban que cualquier mundo adicional en el sistema sería probablemente descubierto hacia el exterior de Kepler-47c; es decir, no apostaban por una distribución tan compacta.

«Ciertamente no esperábamos que fuera el planeta más grande del sistema. Esto fue casi impactante», señala Welsh, coautor del estudio, publicado recientemente en la revista Astronomical Journal.

Baja densidad

Los tres exoplanetas son mucho menos densos que Saturno, que de por sí es el menos denso de nuestro sistema solar.

Todo el sistema es compacto y cabría dentro de la órbita de la Tierra.

Si bien una baja densidad no es tan inusual para los exoplanetas tipo Júpiter muy calientes, que orbitan estrechamente sus anfitrionas, es poco común en planetas de temperatura moderada. La temperatura de Kepler-47d es aproximadamente 10° C, mientras que la de Kepler-47c es de 32° C. El planeta más interno, que es el planeta circumbinario más pequeño conocido, es de 150° C, mucho más caliente.

Tirones estelares

Los sistemas estelares con dos estrellas son a menudo dinámicos, con el camino orbital de cada planeta enlazado de manera irremediable a los tirones gravitacionales combinados de sus anfitrionas. No obstante, estos cambios favorecieron la detección de Kepler-47d. El plano orbital del planeta se alineó más con el tiempo, entrando así en el campo de visión del telescopio espacial e incrementando la potencia de la señal del tránsito.

Dicho dinamismo, empero, no significa que los tres hermanos en Kepler-47 vayan a ser arrojados en el futuro a las oscuras fauces del espacio interestelar. Después de todo, han sobrevivido así por 3.500 millones de años (asumiendo que son nativos de ese sistema).

«Basados en simulaciones numéricas, parece que es un sistema bastante estable», concluye Orosz.

Fuente: Space.com.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 17, 2019
10:53
#1 HORACIO:

no todo lo que se ve o se descubre sigue estando….muy probablemente esto que notifican ya no existe mas…al menos asi como lo muestran…saludos…https://www.astrobitacora.com/cuando-miras-al-cielo-estan-muertas-todas-las-estrellas/

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario