Los científicos han buscado durante mucho tiempo una ubicación específica en el cerebro humano responsable de la espiritualidad, un concepto conocido como el «Punto de Dios».

Punto de Dios.

En las últimas décadas, se han encontrado regiones responsables de los sentimientos humanos de amor, miedo, compasión y criminalidad, pero la espiritualidad sigue siendo esquiva —a pesar de que muchos humanos pasan más tiempo en actividades religiosas y espirituales que en otras experiencias—.

En 1989, el neurocientífico Michael Persinger desarrolló un «Casco de Dios» para controlar la comunicación entre los lóbulos temporales derecho e izquierdo con la esperanza de encontrar el Punto de Dios, pero lo eludió. Ahora, un grupo de investigadores que utiliza el «mapeo de red de lesiones» cree que finalmente han llegado al punto de Dios.

¿Unirá esto finalmente a la ciencia y la espiritualidad… o acaso pondrá fin a la religión?

«Más del 80 % de la población mundial se considera religiosa y aún más se identifica como espiritual, pero los sustratos neuronales de la espiritualidad y la religiosidad siguen sin resolverse. En dos conjuntos de datos de lesiones cerebrales independientes (N1 = 88; N2 = 105), aplicamos el mapeo de la red de lesiones para probar si las ubicaciones de las lesiones asociadas con creencias espirituales y religiosas se asignan a un circuito cerebral humano específico», explican los investigadores en un estudio publicado en Biological Psychiatry.

Crédito: Wisnu Widjojo.

El autor principal Michael A. Ferguson señala cómo estudios previos utilizaron escáneres cerebrales y neuroimágenes funcionales para ver qué áreas del cerebro se iluminan cuando un persona experimenta la espiritualidad.

Los resultados hasta ahora, habían sido mixtos y no concluyentes, por lo que Ferguson y su equipo cambiaron al mapeo de redes de lesiones que vincula comportamientos humanos complejos a circuitos cerebrales específicos basados en la ubicación de las lesiones cerebrales en los pacientes. Sus conjuntos de datos consistieron en 88 pacientes neuroquirúrgicos que se sometieron a cirugía para extirpar un tumor cerebral y tenían lesiones en todo el cerebro, y 105 pacientes con lesiones causadas por un traumatismo craneoencefálico penetrante durante la Guerra de Vietnam.

De los 88 pacientes neuroquirúrgicos interrogados antes y después de la cirugía, 30 mostraron una disminución en su creencia espiritual, 29 mostraron un aumento y 29 no mostraron ningún cambio. Utilizando el mapeo de la red de lesiones, el equipo descubrió que la espiritualidad se asigna a un circuito cerebral específico centrado en el gris periacueductal (PAG), una región del tallo cerebral que se ha relacionado con sentimientos de miedo, dolor, altruismo y amor.

Como se señaló en el comunicado de prensa del estudio, los resultados sobre la religiosidad del segundo conjunto de datos se alinearon con estos hallazgos.

Es posible que algunos aspectos del estudio no sienten bien a los líderes religiosos. Las ubicaciones de las lesiones asociadas con otros síntomas neurológicos y psiquiátricos, incluido el parkinsonismo (anomalías del movimiento observadas en la enfermedad de Parkinson), los delirios y el síndrome de extremidades fantasma se cruzan con áreas del circuito PAG. Más importante aún, los dos conjuntos de datos eran predominantemente cristianos, pero no proporcionaban ninguna información sobre la crianza o el entrenamiento espiritual del paciente. Ferguson quiere hacer más investigaciones en estas áreas.

Crédito: Jacob Bentzinger.

«Solo recientemente la medicina y la espiritualidad se han separado la una de la otra. Parece existir esta unión perenne entre curación y espiritualidad a través de culturas y civilizaciones. Estoy interesado en el grado en que nuestra comprensión de los circuitos cerebrales podría ayudar a elaborar preguntas científicamente fundamentadas y clínicamente traducibles sobre cómo la curación y la espiritualidad pueden nutrirse mutuamente», dijo.

No es necesario profundizar demasiado en los libros sagrados de ninguna religión para encontrar referencias a la curación. Quizás realmente haya un punto de Dios en el cerebro humano en el que tanto la ciencia como la religión pueden estar de acuerdo.

Sabremos con certeza cuando las compañías de seguros médicos comiencen a ofrecer cobertura.

Fuente: MU. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 27, 2021
16:40
#1 HORACIO:

_ Jeremias 25 versiculo 17 ., y Jehova dijo = Yo el creador de la tierra y todas las cosas sobre ella , incluida la raza humana ., para el año 2021 se me hara dificil encontrar el punto dulce del cerebro ., ni con un mapeo cerebral cual utilizara para su creacion…podre encontrar algo coherente para esta fecha…amen ;)

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario