El incidente es uno de los misterios inexplicados que figuran en el Proyecto Libro Azul de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, donde está rotulado como «Desconocido».

Caso Nash-Fortenberry.

Era el atardecer del 14 de julio de 1952, cuando un DC-4 de Pan American World Airways hacía un vuelo de rutina desde Nueva York a Miami. La tripulación incluía al capitán Koepke, al primer oficial William B. Nash y al segundo oficial William H. Fortenberry.

Con la aeronave configurada en piloto automático, mientras navegaba a 8000 pies sobre la bahía de Chesapeake —acercándose a Norfolk, Virginia—, los pilotos se acercaban al espacio aéreo sobre la estación de alcance de radio VRF para informar su posición. Mientras tanto, dado que el clima era ideal y esta era la primera vez que Fortenberry hacía la ruta, Nash, en el asiento del piloto izquierdo, orientaba a su compañero señalando puntos de referencia y las luces distantes de las ciudades a lo largo del recorrido.

Nash acababa de señalar la ciudad de Newport News y Cumberland, más adelante a la derecha del avión, cuando inesperadamente apareció un brillo rojo anaranjado cerca del suelo, más allá y ligeramente al este de la ciudad. El brillo parecía haber aparecido de repente y ambos pilotos lo presenciaron prácticamente al unísono.

El capitán Nash describió sus observaciones iniciales:

«Casi de inmediato percibimos que consistía en seis objetos brillantes que se dirigían hacia nosotros a una velocidad tremenda y, obviamente, muy por debajo de nosotros. Tenían el aspecto ardiente de las brasas, pero de un brillo mucho mayor, quizás veinte veces más luminosos que cualquiera de las luces esparcidas del suelo sobre las que pasaban o las luces de la ciudad a la derecha. Su forma estaba claramente delineada y evidentemente era circular; los bordes estaban bien definidos, no fosforescentes ni borrosos en lo más mínimo y el color rojo anaranjado era uniforme en la superficie superior de cada nave», dijo.

«En los pocos segundos que tardaron los seis objetos en llegar a la mitad de la distancia desde donde los habíamos visto por primera vez, pudimos observar que tenían una formación escalonada estrecha, una línea escalonada inclinada ligeramente a nuestra derecha con el líder en el punto más bajo, y cada nave siguiente un poco más alta. Aproximadamente en la mitad del camino, el líder pareció intentar una desaceleración repentina. Recibimos esta impresión porque el segundo y el tercero vacilaron levemente y parecieron casi arrollar al líder, de modo que por un breve momento durante el resto de su aproximación las posiciones de estos tres variaron. Parecía como si se hubiera introducido un elemento de error “humano” o de “inteligencia”, en la medida en que los dos siguientes no reaccionaron lo suficientemente pronto cuando el líder comenzó a disminuir la velocidad», agregó.

Pan American World Airways DC-4.

Lo que ocurrió a continuación asombró por completo a los pilotos. La procesión se disparó hacia adelante como una corriente de balas trazadoras, sobre la bahía de Chesapeake a menos de un kilómetro del avión. Al darse cuenta de que la línea iba a pasar por debajo del morro del avión y a la derecha del copiloto, Nash rápidamente se desabrochó el cinturón de seguridad para poder moverse hacia la ventana de ese lado. Durante este intervalo, perdió brevemente de vista los objetos, aunque su colega los siguió observando.

«Todos juntos, se inclinaron a la vez, elevando el lado izquierdo y mostrando una superficie brillante, aunque no daban la impresión de estar iluminadas. Los bordes quedaron expuestos, también sin iluminación, parecían tener unos 15 pies de grosor, y la superficie superior, al menos, parecía plana. En forma y proporción, se asemejaban mucho a las monedas. Mientras que todos estaban en la posición de lado, los últimos cinco se deslizaron sobre el líder y pasaron por encima, de modo que el escalón ahora estaba en la cola —por así decirlo— y la parte superior o la última nave se ubicaba más cerca de nuestra posición», detalló Fortenberry.

Esta maniobra apenas duró un breve segundo y se completó cuando Nash llegó a la ventana. Luego, ambos pilotos observaron que los discos volvían a inclinarse para quedar nuevamente en la posición plana, con toda la línea dirigiéndose hacia el oeste —de tal manera que formaron un ángulo agudo con su rumbo inicial— manteniendo su formación.

Los pilotos habían notado que los objetos parecían atenuarse ligeramente justo antes del giro angular abrupto y se habían iluminado considerablemente después de hacerlo. Al intentar describir las acciones extremas de los objetos, Nash propuso: «La única comparación descriptiva que podemos ofrecer es una pelota que rebota en una pared».

Un instante después, otros dos objetos idénticos salieron disparados más allá del ala derecha, desde atrás y debajo del avión a la misma altura que los demás, y rápidamente se situaron detrás de la procesión que se alejaba.

Observaron que estos dos parecían brillar considerablemente más que los demás, como si aplicaran energía para ponerse a tiro. Mientras los miraban atónitos, de repente las luces de todos los objetos se apagaron, solo para reaparecer un momento después, manteniendo una baja altitud en la oscuridad de la bahía, hasta unas 10 millas más allá de Newport News.

Gráfico que describe las maniobras de los objetos voladores en forma de disco observados por los pilotos.

Como último acto, los ovnis comenzaron a escalar en un elegante arco que los llevó muy por encima de la altitud del avión. Barriendo hacia arriba, parpadearon aleatoriamente y finalmente desaparecieron en el oscuro cielo nocturno. Al describir la desaparición de los objetos algunos años después, Nash escribió:

«A medida que subían, oscilaban hacia arriba y hacia abajo uno detrás del otro de manera irregular, como si fueran extremadamente sensibles al control. Al hacer esto, pasaron verticalmente uno al lado del otro, balanceándose hacia arriba y hacia abajo (justo cuando los tres delanteros pasaron horizontalmente uno al lado del otro, cuando los seis iniciales se acercaron a nosotros. Esto parecía ser un error de inteligencia, “arruinando la formación”)… Finalmente desaparecieron parpadeando de forma confusa, sin ningún orden en particular».

Su desconcertada reacción inicial se afirma mejor en las palabras del primer oficial.

«Los miramos, estupefactos y probablemente con la boca abierta. Miramos al cielo a nuestro alrededor, medio esperando que apareciera algo más, aunque no apareció nada. Había platillos voladores y los habíamos visto. Lo que habíamos presenciado era tan asombroso e increíble que fácilmente podíamos creer que si alguno de los dos lo hubiera visto solo, habría dudado en informarlo. Pero aquí estábamos, cara a cara. Los dos no podríamos estar equivocados acerca de un espectáculo tan sorprendente».

Haciendo cálculos

Eran las 8:12 hora estándar del este. Cuando se dieron cuenta de la realidad de su experiencia, la primera pregunta que les vino a la mente fue si alguien más a bordo había visto el espectáculo. Fortenberry atravesó el pequeño compartimento de pasajeros delantero, donde el capitán estaba concentrado en el papeleo. En la cabina principal, una cautelosa indagación sobre si alguien había visto algo inusual no produjo resultados.

De vuelta en la cabina, los pilotos se comunicaron por radio con Norfolk y dieron su posición de acuerdo con el programa, y ​​al recibir la confirmación agregaron un segundo mensaje para ser enviado a los militares: «Dos pilotos de este vuelo observaron ocho objetos no identificados cerca de Langley Field; estiman la velocidad en exceso de 1,000 mph; altitud estimada 2,000 pies».

En este punto, el  capitán Koepke se adelantó y tomó el control del DC-4 mientras Nash y Fortenberry se pusieron a trabajar para reconstruir el avistamiento.

Con una computadora Dalton Mark 7 determinaron el ángulo de aproximación de los objetos y lo mismo para el ángulo de salida. La diferencia entre los dos fue de unos 30 grados —por lo tanto, los objetos habían hecho un cambio de curso de 150 grados casi instantáneamente—.

Pudieron determinar con precisión su posición visualmente y por referencia a su ubicación en el rango de VHF en Norfolk. Los objetos aparecieron por primera vez más allá y al este de Newport News y fueron hacia el DC-4 en línea recta, cambiaron de dirección debajo del avión, partieron en línea recta hacia el oeste una vez más pasando la periferia suburbana de Newport News y parecieron viajar por un área oscura antes de que comenzaran a subir abruptamente con dirección hacia el… ¿espacio?

Determinaron que Newport News estaba a 25 millas de distancia y agregaron las 10 y 30 millas adicionales que estimaron que los objetos habían viajado en cada dirección, llegando a una distancia total de 90 millas. Para ser conservadores, decidieron usar 50 millas, ya que los habían visto viajar al menos esa distancia.

Determinar el tiempo de duración del avistamiento no fue tan sencillo. Queriendo ser precisos, recrearon la secuencia exacta de eventos siete veces, y usando los relojes del cronómetro del panel determinaron que el período de tiempo no excedía los 12 segundos cada vez. Nuevamente, para ser conservadores, adoptaron 15 segundos en el cálculo final, lo que significaba que los objetos volaban a una velocidad de 200 millas por minuto, ¡o 12.000 millas por hora! (19.300 km/h).

Estimaron que los objetos estaban un poco más de una milla por debajo del avión, o alrededor de 2000 pies sobre el nivel del suelo, y al comparar mentalmente su apariencia con la extensión de las alas de un DC-3 a esa distancia, juzgaron que el tamaño era de aproximadamente 100 pies (30 m) de diámetro y 15 pies (4.5 m) de espesor.

Las determinaciones de la distancia, el tamaño y la velocidad siempre son cuestionables por el hecho de que los objetos observados eran fenómenos aéreos no identificados. Sin embargo, este incidente en particular fue único en el sentido de que los pilotos observaron los objetos entre el suelo y el avión. La mayoría de los avistamientos ocurren contra un cielo vacío sin ningún estándar de comparación con objetos conocidos o distancia, pero en este caso la altitud del avión de 8000 pies estableció una distancia finita como referencia.

Nash luego calificó su habilidad para estimar la altitud de los objetos en una carta al astrofísico Dr. Donald H. Menzel.

«Ambos habíamos volado muchas miles de horas a 7000 u 8000 pies, porque estas altitudes eran lo suficientemente elevadas como para evitar la mayoría de las turbulencias, pero no tanto como para privarnos de oxígeno. Por lo tanto, se desarrolló gradualmente una especie de “juicio instintivo” sobre la altura de los objetos. Si después de 10.000 horas de vuelo a la misma altitud un piloto no puede juzgar si algo —incluso algo desconocido— está a medio camino entre su avión y la superficie, y dividirlo por la mitad nuevamente, es mejor que se dedique a otra cosa. Nuestro juicio, después de ver estas cosas viajar casi cien millas, y observarlas desde la distancia y casi directamente debajo de nosotros, fue que se mantuvieron a 2000 pies durante la mayor parte del tiempo observado».

Además, tanto Nash como Fortenberry habían servido en la Marina. Durante la Segunda Guerra Mundial, Nash voló bombarderos para el Servicio de Transporte Aéreo Naval que patrullaba entre las costas africanas y sudamericanas en busca de submarinos alemanes. Fortenberry sirvió en el ala experimental de la Marina de los EE.UU. durante dos años y estaba al tanto de los desarrollos aeronáuticos de la época.

En el entrenamiento naval, ambos pilotos habían recibido instrucción intensiva en identificación de aeronaves y habían aprendido a identificar todos los barcos de la Marina germana.

Interviene la Fuerza Aérea

Mientras Nash y Fortenberry seguían discutiendo el asunto, las luces de un avión de pasajeros en dirección norte aparecieron a la vista. Por lo general, la aproximación frontal de dos aviones a 500 mph parece bastante rápida. Pero en este caso, en comparación con la velocidad vertiginosa de los discos, el avión que se aproximaba parecía viajar en cámara lenta. Si algún suceso normal podría haber aumentado el efecto de la experiencia de la noche, fue este evento tan común.

Aterrizaron en el Aeropuerto Internacional de Miami poco después de la medianoche. Al ingresar a la oficina de operaciones, encontraron una copia del mensaje que habían transmitido a los militares a través de Norfolk, con un agregado: «Avise a la tripulación que cinco aviones estaban en el área en ese momento». Esto no se aplicaba exactamente ya que las cosas que habían visto eran ocho, y estaban completamente seguros de que no eran aviones.

A las 7 de la mañana. Los investigadores de la Fuerza Aérea llamaron por teléfono y se fijó una cita para una entrevista esa misma mañana.

Cobertura del caso publicada en el 16 de julio de 1952 en el Miami Herald.

El comandante John H. Sharpe, oficial de inteligencia del ala de la USAF (ATIC), y cuatro oficiales de la Oficina de Investigaciones Especiales (OSI) del Séptimo Distrito se reunieron con Nash y Fortenberry en el aeropuerto. En salas separadas, los pilotos fueron interrogados durante una hora y cuarenta y cinco minutos y, a continuación, durante media hora juntos.

Los pilotos quedaron debidamente impresionados por la habilidad y minuciosidad de sus interrogadores. Las preguntas se habían preparado con anticipación y formulado individualmente a los dos pilotos para evaluar su retiro. Se compararon las superposiciones de mapas y tenían un informe meteorológico completo para el área, que coincidía con el plan de vuelo de la noche anterior.

Tras la entrevista, los investigadores informaron a los pilotos que ya habían recibido siete informes adicionales de personas que habían presenciado incidentes similares en 30 minutos, en la misma zona. Lo mejor fue el de un teniente comandante y su esposa, quienes describieron una formación de discos rojos que viajaban a alta velocidad y realizaban cambios direccionales inmediatos sin un radio de giro. Que les dijeran que su experiencia particular no fue en absoluto única sorprendió a los pilotos.

Ninguno de estos informes aparece en los archivos oficiales del Libro Azul, aunque tres informes solicitados por ATIC en agosto describen múltiples objetos retozando sobre Washington D.C. a las 9:00 a.m., la mañana del avistamiento.

Más testigos

Afortunadamente, el entonces Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos (NICAP, 1950-1980) conservó copias de algunos de los informes confirmatorios de la noche del 14 de julio, que se publicaron en los periódicos de Norfolk. Si bien ninguno de los avistamientos reportados parece describir las maniobras idénticas que presenciaron los pilotos, un par es lo suficientemente similar como para ser tomado como comprobaciones razonables. Por ejemplo, una testigo declaró que ella y un amigo «estaban sentados en un banco en Stockley Gardens cuando vieron lo que parecían ser platillos voladores dando vueltas por encima de sus cabezas y luego yendo hacia el norte». Contaron siete u ocho en total, «los primeros tres blancos y los otros eran amarillos y rojo».

En una carta al editor del Norfolk Virginian-Pilot, el oficial naval del crucero Roanoke, aparentemente mencionado a Nash y Fortenberry durante la investigación de la OSI, informó que había avistado ocho luces rojas en la dirección de Point Comfort que procedían en un línea recta y luego desaparecieron. Vio los objetos alrededor de las 8:55 p.m. (hora de verano del este), aproximadamente 15 minutos antes del avistamiento de los pilotos, mientras conducía hacia la base naval.

Otro testigo ocular fue Paul R. Hill, un especialista en aerodinámica en las instalaciones de la NASA-Langley, quien observó algo similar en la noche del 16 de julio.

«Ahora me habían convencido. En ese momento, me di cuenta de que aquí había visitantes de otro mundo. Hay mucha verdad en aquello que la cosa es diferente cuando te pasa a ti. Estaba dentro de mi línea de negocio saber que ninguna nave terrestre podría acercarse remotamente a esas maniobras», declaró.

Este avistamiento tuvo tanta trascendencia para Hill que lo llevó a realizar un estudio para recopilar y analizar los informes de avistamientos en busca de propiedades físicas y posibilidades de propulsión, en un intento de dar sentido tecnológico a los objetos no convencionales que había presenciado. El estudio finalmente se publicó póstumamente bajo el título Unconventional Flying Objects: A Scientific Analysis (Hampton Roads, 1995); allí se lee su tesis de que los ovnis «OBEDECEN, no desafían, las leyes de la física».

Los ovnis llegan al Capitolio

Pero tal vez el testimonio más importante fue masivo. Tan solo 12 días después del caso Nash/Fortenberry, el sábado 26 de julio de 1952, un grupo de ovnis fue captado por radar en el Aeropuerto Nacional de Washington en un espacio aéreo restringido sobre la capital de la nación, sobre el mismísimo capitolio y presenciado por múltiples testigos oculares. Este se convertiría en uno de los avistamientos más famosos de la historia.

Washington D.C., 1952. Una oleada OVNI se da sobre el mismísimo centro neurálgico de EE.UU. Estos misteriosos objetos son avistados por innumerables testigos, lo que lleva al gobierno a desplegar una serie de explicaciones prosaicas.

Por esta razón, se considera que el avistamiento desde el DC-4 de Pan American World Airways recibió una investigación menos que adecuada. El Proyecto Libro Azul determinó rápidamente que los cinco aviones que volaban desde Langley, AFB, no podrían haber sido responsables del avistamiento, y el caso fue abandonado y archivado como «Desconocido».

No fue hasta 1962 que el incidente sería reexaminado por el director del Observatorio de la Universidad de Harvard, el astrofísico Donald H. Menzel, y publicado en su libro, The World of Flying Saucers: A Scientific Examination of a Major Myth of the Space Age (Doubleday, 1963).

Una dosis de escepticismo… ¿sano?

El profesor Charles A. Maney, un físico de Defiance College, había mantenido una correspondencia bastante larga con Menzel, y cuando surgió el tema de Nash/Fortenberry, envió copias de la correspondencia a Nash, entonces asesor de NICAP. Esto llevó a una serie de intercambios postales durante un período de seis meses entre Nash y Menzel, lo que proporcionó una visión considerable del evento.

Gracias a esto, Menzel llegó a su solución final al «inexplicable» avistamiento. Con base en los escasos datos contenidos en el informe oficial, asumió que el avistamiento podría explicarse razonablemente como un reflejo en las ventanas de la cabina, especialmente considerando la reversión casi instantánea, que parece desafiar las leyes de la física relacionadas con la inercia. En apoyo de esta explicación, subrayó el aparente fracaso de la tripulación y de los investigadores de la Fuerza Aérea para realizar pruebas para posibles reflejos y, en general, cuestionó la credibilidad de los pilotos.

Donald H. Menzel.

Ante tamaña desfachatez, Nash replicó lapidariamente a Menzel:

«Dr. Menzel, independientemente de sus figuras, el horizonte occidental no era del todo brillante, y con respecto a su “teoría de la reflexión”, en primer lugar, los objetos estaban entre nosotros y occidente. En segundo lugar, habrían tenido que ser unos malditos reflejos persistentes, consistentes e imposibles para haberse manifestado en tres ventanas de la cabina exactamente de la misma manera.

»Primero los observamos a través de la ventana delantera. Mientras se acercaban y yo me movía a través de la cabina, mantuve mis ojos en los objetos y los vi a través de la ventana curva del parabrisas, y ambos terminamos nuestras observaciones mirando a través de la ventana del lado derecho. Por eso no hay evidencia (como usted se queja al Dr. Maney) de que los pilotos consideraran que lo que vieron fue un reflejo; y dice que estábamos demasiado emocionados por lo que vimos para hacer las pruebas científicas más elementales. Nuevamente, doctor, los pilotos no se emocionan fácilmente o no serían pilotos de aerolíneas. Por favor, un poco de respeto por nosotros».

Izquierda: el piloto William B. Nash ya entrado en años. Derecha: mapa del área de Newport News, que muestra los lugares mencionados en este texto.

La siguiente línea de investigación del Dr. Menzel se refería a si el reflejo podría haber sido causado por una iluminación dentro de la propia cabina, o posiblemente una azafata tomando «una pitada de cigarrillo». La respuesta bastante sardónica del Dr. Maney ante esta posibilidad fue: «Una pitada bastante larga, ¿no cree?».

Sin embargo, los pilotos no fumaban, la puerta de la cabina estaba cerrada, no había azafatas en el vuelo y el piloto observó los ovnis por la ventana derecha debajo del avión. Esto convenció bastante a Menzel de que era poco probable que una reflexión interna explicara el fenómeno y que lo que había visto Nash era algo fuera del avión.

Aún así, Menzel insistió neciamente que las observaciones de Nash eran «completamente consistentes con la teoría de que los discos eran imágenes inmateriales hechas de luz», probablemente originadas a partir de «una fuerte concentración de neblina y cristales de hielo» producto de «una inversión térmica».

Sin embargo, cabe recordar que las condiciones climáticas predominantes aquella noche eran ideales para el vuelo, con una visibilidad óptima, por lo que el intento debunkista de Menzel, aunque valiente, terminaría siendo infructuoso.

Referencias:

Edición: MP

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario