Las plantas tienen la capacidad natural de convertir la luz del sol en energía y los científicos han estado trabajando en una forma de emular artificialmente este proceso, la fotosíntesis. Los beneficios para la energía renovable podrían ser enormes, y un nuevo avance en este sentido basado en «fotosábanas» luce prometedor.

El dispositivo desarrollado toma CO2, agua y luz solar como sus ingredientes, y luego produce oxígeno y ácido fórmico que puede ser almacenado como combustible. El ácido puede ser usado directamente o convertido en hidrógeno —otro potencial combustible de energía limpia—.

La clave para esta innovación es la fotosábana —o sábana fotocatalizadora—. Esta utiliza polvos semiconductores especiales que permiten la interacción y oxidación cuando la luz solar golpea la sábana en el agua, con la ayuda de un catalizador basado en cobalto. No se requieren mayores componentes para que la reacción ocurra, y se autoenergiza por completo.

«Nos sorprendió que funcionara tan bien en términos de selectividad —casi no produjo subproductos—», dijo la Dra Qian Wang de la Universidad de Cambridge, Reino Unido. «A veces las cosas no funcionan como uno esperaba, pero esta vez de hecho funcionó mejor de lo que creíamos».

Mientras que el prototipo de fotosábana solo mide 20 centímetros cuadrados, los científicos que la inventaron dicen que sería relativamente fácil escalarla sin incurrir en grandes gastos.

Fotosabana.

Finalmente, piensan que estas sábanas podrían ser producidas y desplegadas en grandes conjuntos, igual que las granjas solares. Es más, el ácido fórmico resultante podría almacenarse en una solución, y desde ahí ser convertido en diferentes tipos de combustibles de acuerdo a lo que se necesite.

Sin embargo, la nueva fotosábana aún no está lista para ser comercializada. Los investigadores aclaran que aún necesitan hacer que el proceso sea más eficiente. Para ello están experimentando con varios tipos de catalizadores que serán capaces de generar diferentes combustibles solares.

La necesidad de una transición a la energía limpia hoy es más urgente que nunca, algo que se refleja en la cantidad de proyectos que apuntan hacia esta dirección. No obstante, como es el caso de este nuevo dispositivo, averiguar cómo funciona es solo el primer paso hacia hacerlo práctico para todos.

«Almacenar combustibles gaseosos y separar los subproductos puede ser complicado. Queremos llegar al punto en donde seamos capaces de producir un combustible líquido limpio que también pueda ser fácilmente almacenado y transportado», señala el químico Erwin Reisner. «Esperamos que esta tecnología pavimente el camino hacia una producción de combustible solar sustentable y práctica».

La investigación ha sido publicada en Nature Energy.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

1 comentario
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ago 30, 2020
17:50
#1 RICARDO ZARZOSA GIBERT:

todo será posible con férrea voluntad. la clave esta en el almacenamiento práctico y sostenible.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario