Thomas Pesquet, de la Agencia Espacial Europea, pudo detectar la tormenta solar súper intensa de este año desde la Estación Espacial Internacional (EEI) y tomar una hermosa e impresionante foto.

Aurora boreal.

Crédito: Thomas Pesquet/ESA.

El raro evento vio la atmósfera de nuestro planeta bombardeada con las partículas altamente cargadas del Sol al entrar en una parte particularmente activa de su ciclo solar. El clima espacial también desencadena algunos fenómenos naturales maravillosos, visibles tanto desde el suelo como desde la órbita.

«Esto nos obsequió las auroras más fuertes de toda la misión, sobre el norte de EE.UU. y Canadá», tuiteó Pesquet, acompañado de una asombrosa imagen de la aurora boreal desde arriba. «Increíbles picos más altos que nuestra órbita, y volamos justo por encima del centro del anillo, ondas rápidas y pulsos por todas partes».

Las auroras son el resultado de las partículas entrantes del Sol que quedan atrapadas en la magnetosfera de la Tierra —el escudo magnético alargado que rodea nuestro planeta—. Algunos de estos rayos atraviesan y chocan con los átomos de la atmósfera superior de la Tierra, liberando energía en forma de luz.

En resumen, miles de millones de estas colisiones dan como resultado auroras, como se ve en la imagen de Pesquet.

Este otoño, la actividad del Sol ha alcanzado un punto álgido, un período también conocido como máximo solar, durante su ciclo de 11 años. Este tramo es el que presenta la mayor actividad, por lo que es más probable que se produzcan auroras.

Es un espectáculo deslumbrante que es tan grande que los entusiastas de la naturaleza pueden verlo tanto en el suelo como en el cielo; un recordatorio, cuando menos, del tamaño y el poder de nuestra preciosa atmósfera.

Fuente: CNET. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario