Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, jefe de Amazon y de la compañía espacial Blue Origin, dio a conocer la enorme nave que pretende posar en nuestro satélite natural: «Blue Moon».

El reluciente artefacto, una especie de cubo del tamaño de una casa prefabricada con una esfera blanca en su interior y cuatro largas y finas patas, es, de momento, una maqueta. Cuando esté construido, pesará más de tres toneladas métricas vacío, 15 con combustible completo, y será capaz de transportar cuatro sondas exploradoras y disparar satélites a la órbita lunar. A esta primera versión de carga le seguirá otra más sofisticada capaz de llevar tripulantes más o menos al mismo tiempo que tiene previsto la NASA, en 2024.

El módulo robótico será impulsado por un nuevo motor denominado BE-7, diseñado por la compañía para que pueda movilizar enormes cargas de 4.500 kilos de peso. El motor, que será puesto a prueba este verano, estará propulsado por una combinación de oxígeno e hidrógeno líquidos. Si tiene éxito, Blue Origin planea ponerlo a la venta a otras compañías para su uso en módulos de aterrizaje y otras aplicaciones en el espacio.

Colonias selenitas

Sobre el escenario oscuro cuajado de brillantes estrellas en sus paredes, el multimillonario explicó que su objetivo es que Blue Moon aterrice en el polo sur de la Luna, donde se ha confirmado la existencia de depósitos de hielo en los cráteres permanentemente en sombra. El agua helada podría ser explotada para producir hidrógeno e impulsar la exploración del sistema solar.

Bezos no proporcionó muchos más detalles acerca de cómo pretende llevar a cabo a su ambicioso proyecto, pero sí fantaseó con la posibilidad de que futuras generaciones vivan en colonias espaciales en órbita. Para ello, explicó, será clave utilizar recursos que ya se encuentran en el espacio y reducir los costes de lanzamiento. En este sentido, la compañía desarrolla la nave espacial suborbital reutilizable New Shepard y el cohete New Glenn.

Salvando la Tierra

Esta no es la primera vez que el magnate sueña con la Luna, ya que el pasado año llegó a proponer que las industrias sean implantadas allí y preservar nuestro planeta como un hábitat más limpio y acogedor para los humanos.

«Nos estamos quedando sin energía en la Tierra. Es momento de volver a la Luna. Esta vez para quedarnos ahí», aseguró Bezos.

Bolas azules

Luego de este anuncio, Elon Musk, dueño de la compañia privada de transporte aeroespacial SpaceX —es decir, la «competencia» de Blue Origin—, no podía quedarse callado. En su cuenta de Twitter escribió: «Oh, deja de vacilar, Jeff», junto con el emoji de guiño y una imagen photoshoppeada de la nave espacial con las palabras «Blue Moon» reemplazadas por «Blue Balls» (bolas azules), en referencia a la incómoda sensación de una excitación sexual sin liberación.

No obstante, en cuanto a promesas sin concretar, Elon no debería a atreverse a arrojar ninguna piedra… al menos, no todavía.

Fuente: ABC/Futurism.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario