En una nueva investigación, un equipo internacional de científicos ha descubierto manos y huellas antiguas en lo alto de la meseta tibetana.

Una de las huellas de manos descubiertas en el Tíbet que se cree que fueron hechas por niños. Crédito: Matthew Bennett.

El arte parietal son pinturas, dibujos y grabados que aparecen en las paredes (arte mural) de las grutas, covachas y abrigos rocosos. Y en esta ocasión, la piedra caliza en la que se imprimieron las huellas data de entre 169.000 y 226.000 a.C., algo que convertiría al sitio en el ejemplo más antiguo actualmente conocido de este tipo de arte en el mundo.

Asimismo, proporcionaría la evidencia más temprana para humanos y otros miembros del género Homo (homínidos) en la alta meseta tibetana. Este descubrimiento también se suma a la investigación que identifica a los niños como algunos de los primeros artistas.

Mano como plantilla

Las formas de las manos se encuentran comúnmente en cuevas prehistóricas. Por lo general, la mano se usa como plantilla, con pigmento extendido alrededor del borde de la mano. Las cuevas de Sulawesi, Indonesia o de El Castillo en España tienen algunos buenos ejemplos y son las más antiguas conocidas hasta la fecha.

En Quesang, en lo alto de la meseta tibetana, un equipo dirigido por David Zhang de la Universidad de Guangzhou encontró huellas de manos y pies conservadas en travertino de una fuente termal. El travertino es piedra caliza de agua dulce, a menudo utilizada como azulejos de baño, y en este caso depositada a partir de aguas calientes alimentadas por calor geotérmico —la cal que se acumula en un hervidor proporciona una analogía para esto. Cuando está blando, el travertino toma una impresión, pero luego se endurece hasta convertirse en roca—.

Cinco huellas de manos y cinco pisadas parecen haber sido colocadas cuidadosamente, probablemente por dos niños a juzgar por el tamaño de las mismas. Las huellas no se dejaron durante una caminata normal y parecen haber sido colocadas deliberadamente allí.

Un modelo en relieve 3D de la mano y huellas fósiles de Quesang, con colores que muestran la profundidad de las huellas dentro de las rocas.

Uno de los niños artistas, el de las pisadas, probablemente tenía alrededor de siete años y el otro, que hizo las huellas de las manos, algo mayor, unos 12 años. Las estimaciones de edad se basan en el tamaño de las trazas con referencia a curvas de crecimiento modernas como las producidas por la Organización Mundial de la Salud.

¿Estaban los niños jugando casualmente en el barro mientras otros miembros del grupo tomaban el agua en las aguas termales? No lo sabemos, pero el equipo sostiene que lo que dejaron es una obra de arte, o un grafiti prehistórico si lo prefiere.

Grupo enigmático de humanos

El equipo fechó el travertino utilizando un método radiométrico basado en la desintegración del uranio que se encuentra en la piedra caliza. La edad es sorprendente, ya que el depósito data de hace entre 169.000 y 226.000 años.

Esto se remonta al Pleistoceno medio (mediados de la Edad del Hielo) y proporciona evidencia de la ocupación de los primeros humanos (o sus antepasados ​​directos) en la meseta tibetana.

Esto es bastante increíble cuando piensas en la gran altitud involucrada; Quesang tiene una elevación de más de 4.200 metros y habría estado frío incluso durante un período interglacial. La edad también lo convierte en el ejemplo más antiguo de arte parietal del mundo.

La meseta tibetana,entre la cordillera del Himalaya (al sur) y el desierto de Taklamakán (al norte).

¿Eran los niños miembros de nuestra propia especie, Homo sapiens, o miembros de otra especie humana arcaica extinta? No hay nada en las pistas para resolver esta cuestión.

Es posible que hayan sido un grupo enigmático de humanos arcaicos conocidos como los denisovanos, dados otros hallazgos esqueléticos recientes de esta especie en la meseta.

¿Deberíamos considerar este panel de grabados como arte? Bueno, eso depende de la definición de cada uno, pero las marcas se hicieron deliberadamente y tienen una composición clara. Independientemente de lo que representen estas humildes huellas, evocan claramente imágenes de niños en grandes alturas, disfrutando de un lugar de juego creativo.

El estudio ha sido publicado en Science Bulletin.

Fuente: The Conversation. Edición: MP.

2 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
Sep 15, 2021
3:23
#1 HORACIO:

LA DATACION QUE DAN ES DE LA PIEDRA CALIZA DEL LUGAR.....que para nada tendria que se la antiguedad del que puso las manos....pues LA PIEDRA YA ESTABA AHI..... podrian tener una fecha mucho mas reciente esas improntas de lo que dicen....como asi la dudosa afirmacion de que son manos de niños...bien podrian ser de pigmeos....todo podria ser...saludos

Reply to this commentResponder

Sep 16, 2021
13:47
#2 Zahady Balbuena:

Es maravilloso saber que los niños fueron siempre niños. Que mientras sus padres trabajaban en ese lugar (tal vez), los niños se entretenían haciendo arte. Tal como lo hacen nuestros hijos cada vez que tienen oportunidad: escriben en el barro, hacen castillos en la arena o se ponen a escribir en un papel con colores, que, nosotros, desde pequeños les dábamos, para entretenerse mientras hacemos las cosas de adultos: trabajar, tramitar, comprar...

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario