Los siete planetas que orbitan la estrella enana ultrafría TRAPPIST-1 son en su mayoría rocosos, y algunos potencialmente contienen más agua líquida que la Tierra.

Los siete planetas del sistema compacto TRAPPIST-1 comparados, a escala, con la Tierra.

Los siete planetas del sistema compacto TRAPPIST-1 comparados, a escala, con la Tierra.

Valiéndose de datos capturados por el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA y varios de los instrumentos del Observatorio Europeo Austral en Chile, los científicos modelaron las densidades de los siete mundos.

«Todos los planetas TRAPPIST-1 son muy parecidos a la Tierra, tienen un núcleo sólido, rodeado de una atmósfera», dijo a Space.com Simon Grimm, un científico exoplanetario de la Universidad de Berna en Suiza.

El método utilizado para llegar a esta conclusión se llama TTV (variaciones del tiempo de tránsito), el cual permite a los astrónomos determinar la masa de los planetas en relación con las masas estelares. Combinado con los radios medidos cuando el planeta transita su estrella, la técnica revela con precisión las densidades de cada mundo.

Así fue como los investigadores encontraron densidades de los mundos que van desde 0,6 a 1,0 veces la densidad de la Tierra. Los siete mundos son ricos en agua, con niveles que alcanzan hasta el 5 % de la masa total. En comparación, solo alrededor del 0.02 % de la masa de la Tierra está contenida en el agua.

Además de reducir la composición de los exoplanetas, los investigadores también encontraron que uno de los mundos podría presumir de algunas características familiares.

«TRAPPIST-1e es el exoplaneta que es más similar a la Tierra en términos de masa, radio y energía recibida de su estrella», dijo Grimm.

Comparación entre el sistema TRAPPIST-1 y nuestro sistema solar.

Comparación entre el sistema TRAPPIST-1 y nuestro sistema solar.

No obstante, los investigadores advirtieron que los nuevos resultados, que se publicaron en la revista Astronomy & Astrophysics, no dicen nada directamente sobre la habitabilidad… aunque seguramente ayudarán a comprender mejor las condiciones involucradas en el sistema y avanzar en la comprensión de si los mundos pueden ser capaces de sustentar la vida como la conocemos.

Fuente: Space.com. Edición: EP.

Sin comentarios
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario