Cuentan los indios Hopi de Arizona, EE.UU., que los Kachina —antiguos espíritus mediadores entre los dioses y los hombres— surcaban el cielo en extraordinarios “escudos volantes” a los que ellos llaman paatuwvota en lengua nativa. Y según los describen en varias de sus leyendas, estos singulares objetos voladores eran de forma circular, como el escudo de un guerrero, y emitían “un sonido estruendoso (y) un ruido sibilante como el del viento que pasa por un lugar estrecho…”.

En uno de sus tantos dibujos rupestres, los Hopi representan a un personaje sentado en uno de esos “escudos voladores”, dando cabal idea de su aspecto relativamente pequeño y maniobrable.

Dibujo hopi de un personaje sentado en un “escudo volador”. La flecha de abajo hace referencia a la idea de velocidad.

Ahora bien, si acaso tales “escudos voladores” señalados por los Hopi podrían inducir por sí mismos —en el marco de la hipótesis del Antiguo Astronauta— a pensar de inmediato en concretos artefactos voladores de alguna clase, resultará más interesante todavía encontrar referencias semejantes en otros tiempos y lugares…

Así pues, llama la atención que en su “Liber Prodigiorum” (Libro de los Prodigios), una suerte de compendio de fenómenos acaecidos entre los años 737 y 9 a.C., el historiador romano Iulius Obsequens haya dejando constancia de la aparición en el cielo de artefactos que él también, al igual que los hopi, describe como “escudos”.

Leemos en la obra citada: (215 a.C.): “Bajo los Cónsules Cneo Servilio Gémino y Gayo Quintio Flaminio (…) en Arpi se vio un escudo en el cielo…” (…) (98 a.C.): “Durante el Consulado de Gayo Mario y Lucio Valerio, en Tarquinio (…) A la puesta del sol se divisó un objeto circular parecido a un escudo, que cruzaba de Oeste a Este”.

Asimismo, estos singulares “escudos voladores” fueron mencionados por el arqueólogo Chi-Pen-lao, de la Universidad de Pekín, al referirse a una enigmática pintura rupestre descubierta por él en China, en 1961. En efecto, encontrado entre muchos dibujos en una galería subterránea debajo del lago Dongting, en la provincia de Hunan, uno en particular representa una rara escena de caza que muestra animales huyendo en una misma dirección perseguidos por hombres armados con lanzas, y por encima de todos ellos aparecen dos extraños personajes, con aureolas en sus cabezas y portando armas desconocidas, suspendidos en el aire y sentados sobre pequeños objetos circulares, semejantes a esos “escudos volantes” de los Kachina…

Dibujo de extraños personajes en “escudos voladores”, descubierto en Hunan, China, en 1961.

Comparativamente hablando, estas semejanzas no pueden menos que despertarnos la curiosidad sobre lo que unos y otros vieron alguna vez… y a su manera describieron como pudieron. Y en tal sentido, por su manifiesta similitud con tales “escudos que vuelan”, no podemos en modo alguno pasar por alto una muy interesante estatuilla hallada en Veracruz, México, y exhibida actualmente en el DeYoung Museum de San Francisco, California (EE.UU.), que muestra a un raro ser sentado en una especie de pequeño disco volador…

Figura de raro personaje sentado en una suerte de disco volador, hallada en Veracruz, México.

Va de suyo que a estas alturas ya notamos todos claramente el gran parecido que hay a simple vista entre los antiguos artefactos referidos hasta ahora, pero una muy buena idea de qué podrían ser en verdad nos la proporciona un sofisticado vehículo volador diseñado recientemente por la empresa estadounidense Aerofex, que se propone, según afirma su eslogan, “cambiar la forma en que la gente percibe y utiliza el vuelo”.

El artefacto de Aerofex, al que llaman “moto voladora”, viene siendo desarrollado desde 2008, pero se encuentra aún en un fase incipiente —de hecho, el primer prototipo se estrelló contra un arbusto y se incendió a poco de levantar vuelo— de modo que es por ahora nada más que una buena promesa de tecnología futura que vemos a continuación…

Prototipo del vehículo volador desarrollado por la empresa estadounidense Aerofex

Pero en cualquier caso, y especialmente atentos a su peculiar aspecto, no resulta difícil imaginar por ejemplo a un “espíritu Kachina” comandando sus controles… ¿Será pues que nuestra futura tecnología se va acercando poco a poco a la milenaria “tecnología de los dioses”?

Hay cosas que no sólo sorprenden sino que, en efecto, abonan además algunas sospechas. Porque, como he dicho ya en otras ocasiones: si tiene bigotes de gato, orejas de gato y cola de gato, es muy probable que se trate de un gato…

Por César Reyes de Roa

10 comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 10 comentarios
Comentarios
Jul 4, 2013
13:59
#1 Pablito:

Excelente!

Reply to this commentResponder

Jul 4, 2013
15:39
#2 carmen schlechtel:

Increíble. Como ignorar erto

Reply to this commentResponder

Jul 5, 2013
0:37
#3 koi:

lo que eran en la india las alfombras voladoras quizás fueron aerodeslizadores también

Reply to this commentResponder

Jul 5, 2013
16:07
#4 Xtratrrstre:

Nos acercamos a la tecnologia de los “Dioses” ó como dicen algunas teorias, cada ves que llegamos a cierto grado de conocimiento nosotros mismos nos destruimos y volvemos a comenzar de nuevo, de ahi los “Ooparts”

Reply to this commentResponder

Jul 5, 2013
20:03
#5 Joak:

Siempre facinante….

Reply to this commentResponder

Jul 17, 2013
3:57
#6 HORACIO:

totalmente de acuerdo. con este comentario…Nos acercamos a la tecnologia de los “Dioses” ó como dicen algunas teorias, cada ves que llegamos a cierto grado de conocimiento nosotros mismos nos destruimos y volvemos a comenzar de nuevo, de ahi los “Ooparts”

Reply to this commentResponder

Dic 28, 2013
13:14
#7 jose:

El piloto es un lagarto

Reply to this commentResponder

Mar 12, 2016
2:04
#8 jesus:

sin duda que en el pasado de nuestros ancestros hubo noción y vision te tegnologia que a su simple desarrollo podían entender y entenderlo como eventos mágicos sin duda estuvieron en contacto con seres de mucha inteligencia que incluso le ayudaron y enseñaron y ellos plasmaron como si se tratara de un periódico para su época

Reply to this commentResponder

Ene 4, 2017
10:50
#9 Amaury:

Este tipo de “ciencia” es del que viven los Von Daniken, Childress, Soukalos, etc., promovidos ahora por History Channel. Para ver una opinión diferente les recomiendo Refutando Astronautas Ancestrales, en youtube.

Reply to this commentResponder

Ene 4, 2017
13:18

@Amaury: En realidad no refutan mucho que digamos, dan su interpretación sesgada: toman algún elemento, encuentran una explicación mundana, la extrapolan a todo el fenómeno y la presentan como verdad absoluta; actitud clásica de todo debunker que ve amenazados sus paradigmas. No obstante, las representaciones y leyendas son bastantes explícitas como para poder “refutar” algo sin recurrir a esta táctica engañosa y muy subjetiva que menciono.

Saludos.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario