Puede ser la ocasión que estábamos esperando para cazar, por fin, a la materia oscura. Y es que un auténtico «huracán» de este esquivo tipo de materia, que hoy solo podemos detectar gracias a su gravedad, se está dirigiendo a toda velocidad hacia nosotros.

El increíble hallazgo, llevado a cabo por Ciran O´Hare, de la Universidad de Zaragoza, se acaba de publicar en Physical Review D.

Según la investigación, todo nuestro Sistema Solar está a punto de «hundirse» en los restos de una antigua galaxia, devorada hace mucho por la Vía Láctea.

Y sabemos que todas las galaxias están rodeadas de materia oscura. Por ejemplo, cuando el Sol y sus planetas se mueven alrededor de nuestra Vía Láctea, todo nuestro sistema viaja a través del halo de materia oscura a una velocidad de 230 km/s. La materia oscura, por lo tanto, nos aparece como un «viento» de alta velocidad.

En astrofísica, se denomina materia oscura a un tipo de materia que corresponde al 80 % de la materia-energía del universo, y que no es energía oscura, materia bariónica, ni neutrinos. Su nombre hace referencia a que no emite ningún tipo de radiación electromagnética (como la luz).

Pero el año pasado, el satélite europeo Gaia midió los movimientos de una serie de estrellas cercanas, y al hacerlo detectó una «corriente» previamente desconocida, que recibió el nombre de S1. Los cálculos posteriores apuntaron a que se trataba de los restos de una pequeña galaxia enana, canibalizada por la Vía Láctea largo tiempo atrás.

10.000 millones de masas solares, rumbo al Sol

Y ahora, en el nuevo estudio, O´Hare se ha encontrado con que diez mil millones de masas solares de materia oscura se están moviendo a lo largo de S1 y, lo más importante, lo hacen directamente hacia nuestra posición.

Cuando toda esa materia oscura nos alcance, golpeará al Sol, y a cualquier detector de materia oscura de la Tierra, a velocidades superiores a los 500 kilómetros por segundo (km/s), el doble de rápido que el viento «estándar» de materia oscura de nuestra galaxia.

Este fenómeno, que no conlleva ningún peligro para la humanidad, se presenta como una gran oportunidad para conocer más características de esta materia invisible que constituye la cuarta parte de toda la masa y energía total del universo.

Según cálculos del físico Pierre Sikivie, en presencia de un fuerte campo magnético las partículas ultraligeras que componen la materia oscura, conocidas como axiones, serían capaces de convertirse en fotones visibles, lo que permitiría a la comunidad científica detectarlos.

Fuente: Physical Review D. Edición: ABC/RT.

Sin comentarios
Etiquetas:

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario