Los cinturones de Van Allen son bandas magnéticas que rodean nuestro planeta a apenas miles de kilómetros sobre nuestras cabezas y que lo protegen de la radiación atrapando las partículas cargadas procedentes del Sol. Durante cincuenta años, se ha creído que solo existían dos anillos de partículas de este tipo, pero los científicos se han llevado una sorpresa: Un nuevo anillo de radiación se formó alrededor de la Tierra a principios de septiembre de 2012 y persistió durante más de cuatro semanas antes de ser «aniquilado» por una poderosa onda de choque proveniente del Sol, según un estudio publicado en Science.

Un tercer cinturón de Van Hallen protegió a nuestro planeta de las llamaradas solares en Septiembre de 2012, hasta que fue aniquilado por una de gran magnitud.

Los anillos de Van Allen fueron observados por primera vez en 1958 por el científico americano James Van Allen. Cuando los rayos cósmicos golpean la atmósfera terrestre se descomponen creando lluvias de partículas. Tanto las partículas originales procedentes del Sol o del espacio exterior como estas «lluvias» son capturadas por estos cinturones, formando anillos en los lugares donde son atrapadas por el campo magnético terrestre.

El pasado agosto, la NASA envió una misión, las sondas gemelas Van Allen, para aprender más sobre estos cinturones, ya que las enormes cantidades de radiación que crean plantean serios riesgos para los satélites en órbita geoestacionaria. Un nuevo análisis de los datos obtenidos por las sondas por parte de Dan Baker, autor del estudio e investigador de la Universidad de Colorado, descubrió la formación del tercer cinturón. «Resultaba tan raro que pensé que había un fallo en el instrumento (que recogía los datos)», recuerda Baker. «Pero vimos las mismas cosas en cada nave, así que tuvimos que llegar a la conclusión de que era real».

Los datos enviados a la Tierra por las sondas durante el mes de septiembre inicialmente mostraban solo dos bandas magnéticas, las esperadas, pero después de unos pocos días, apareció una tercera banda de electrones menos compacta. El fenómeno persistió hasta la tercera semana de septiembre, cuando empezó a languidecer hasta que un «bombazo» llegado del Sol prácticamente lo «aniquiló».

Los científicos no saben cuántas veces se producen estos eventos, pero creen, dada la experiencia, que pueden ocurrir con bastante frecuencia. Por desgracia, no tienen instrumentos para analizarlos.

3 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
Mar 1, 2013
13:55
#1 Sergio:

Mas que interesante esto, será que ocurre antes de todos los fines del mundos de la profecías?? ajjaa son esas casualidades tan agradables de saber…Gracias Arkantos, como siempre.

Reply to this commentResponder

Mar 1, 2013
18:33
#2 Miguel:

De acuerdo a lo dicho en este informe, la formación de un tercer cinturón de electrones fue un hecho providencial y único mientras no se compruebe lo contario. Lo importante es que nos protegió en el momento preciso de un evento solar que pudo ser de consecuencias desconocidas.

Reply to this commentResponder

Mar 2, 2013
2:48
#3 HORACIO:

-Por desgracia, no tienen instrumentos para analizarlos..¿¿¿¿ ???? como asi de sabia es ma naturaleza asi de nabos son estos seudo cientificos de cartulina….no pasa nada…no pasa nada con el asteroide..den gracias que una particula cayo en rusia y en lugar despoblado…si cai en ee.uu estos rufianes decian nos ataco iran.!!! EE.UU ES DE PLASTICO AMIGOS ..A COVENCERSE…ya vendran cada vez tormentas mas impensadas en lugares impensados…los anillos de radiaccion…atrofiados de tanta chatarra tirada por los humanos….en que cabeza cabe que una civilizacion superior se va a poner en contacto con nosotros ?????? jajja…a lo sumo abduciran unos buenos culitos y los haran tronar en el ciberespacio .!!! jajjajja salutaciones

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario