El 19 de octubre de 1973, en Draguignan, Francia, sucedió uno de los casos más extraños de los que se tiene constancia en la ufología. Cuatro jóvenes en dos automóviles incursionaron en una pequeña montaña (le Malmont) para investigar el avistamiento previo de un ovni anaranjado que había sido reportado por uno de sus amigos. Lo que encontraron allí arriba fue algo fuera de este mundo. Luces cegadoras y sonidos inauditos. Entidades de gran altura, con cascos cuadrados en sus cabezas y ojos luminosos, que los persiguieron e intimidaron, y cuyo aspecto apuntaría a la posibilidad que los encuentros cercanos no estén limitados a entidades biológicas, sino también robóticas u androides.

A continuación, el investigador Vicente Fuentes nos describe el caso con lujo de detalles:

1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Abr 4, 2016
21:59
#1 Cecilia Lauria:

Hola Vicente, excelente tu narración! Escuché como si fuera un cuento y es que me atrapó tu forma tan amena de contar, aparte de lo extraño del caso.Gracias por compartir!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario