Los ovnis han existido en nuestro cielos por más tiempo de lo que algunos piensan. Existen registros de que este fenómeno apareció mucho antes de mitad del siglo pasado (considerada la era moderna ovni). Lo que sigue a continuación es un ejemplo de un avistamiento masivo sucedido en el siglo XVI.

Batalla de Núremberg.

Batalla de Núremberg.

El hecho ocurrió el 14 de abril de 1561 sobre Núremberg (entonces una Ciudad Imperial Libre del Sacro Imperio Romano Germánico). El fenómeno ha sido interpretado por algunos entusiastas de los ovnis modernos como una batalla aérea de origen extraterrestre.

Varios residentes afirmaron haber visto cientos de globos, cilindros, varillas y otros objetos extraños al amanecer.

Según testigos, estos objetos volaron sobre la faz del sol, dando la impresión de una batalla celestial que se desarrollaba contra el cielo matutino. También hubo quien afirmó haber visto un objeto triangular negro antes de escuchar un estruendo distintivo proveniente de las regiones exteriores de la ciudad.

Los historiadores conocen estos extraños detalles gracias a un periódico de Núremberg producido por Hans Glaser. Glaser era un pintor e ilustrador profesional de la ciudad, y su descripción gráfica del evento fue acompañada por una escrita.

Aquí hay una traducción completa hecha por Ilse Von Jacobi del libro El avistamiento de ovnis sobre Núremberg en 1561:

«En la mañana del 14 de abril de 1561, al amanecer, entre las 4 y las 5 am, ocurrió una terrible aparición en el sol, y luego esto fue visto en la ciudad de Núremberg, en sus puertas y en el campo, por muchos hombres y mujeres.

»Al principio aparecieron en medio del sol dos arcos semicirculares rojo sangre, como la luna en su último cuarto. Y en el sol, arriba y abajo y en ambos lados, el color era sangre, había una bola redonda de color ferroso en parte opaco, en parte negro.

»Del mismo modo, a ambos lados y como un toro alrededor del sol, había esferas rojas como la sangre y otras esferas en gran número, unas tres en una línea y cuatro en un cuadrado, también algunas solas.

»Entre estos globos se veían unas cruces, entre las cuales había tiras rojo sangre, volviéndose más gruesas en la parte trasera y en la parte delantera maleables como las varas de junco, que se entremezclaban; entre ellas dos grandes varillas, una a la derecha, la otra a la izquierda, y dentro de las varillas pequeñas y grandes había tres, también cuatro y más globos.

»Todos estos empezaron a pelear entre ellos, de modo que los globos —que estaban primero en el sol— volaron hacia los que estaban a ambos lados; luego, los globos que estaban fuera del sol, en las varillas pequeñas y grandes, volaron hacia el sol. Además, los globos volaron de un lado a otro entre ellos y lucharon con vehemencia durante más de una hora.

»Y cuando el conflicto dentro y fuera del sol era más intenso, se fatigaban hasta tal punto que todos, como se dijo anteriormente, cayeron del sol sobre la tierra «como si todos ardieran» y luego se consumieron en la tierra con un humo inmenso.

»Después de todo esto se avistó algo como una lanza negra, muy larga y gruesa; el asta apuntaba al este, la punta hacia el oeste. Cualquiera que sea el significado de tales señales, solo Dios lo sabe.

»Aunque hemos visto —una detrás de otra— muchas clases de señales en el cielo, que nos son enviadas por el Dios todopoderoso para llevarnos al arrepentimiento, todavía somos, lamentablemente, tan ingratos que despreciamos señales tan elevadas y milagros de Dios.

»O hablamos de ellas con burla y las descartamos al viento, para que Dios nos envíe un castigo espantoso por nuestra ingratitud.

»Después de todo, los temerosos de Dios de ninguna manera descartarán estas señales, sino que las tomarán en serio como una advertencia de su Padre misericordioso en los cielos, enmendarán sus vidas y rogarán fielmente a Dios para que Él evite Su ira, incluido el merecido castigo, para que podamos vivir temporalmente aquí y perpetuamente allí como hijos suyos. Por ello, que Dios nos conceda su ayuda, Amén».

—Por Hanns Glaser, pintor de letras de Núremberg.

Durante siglos, los historiadores han intentado interpretar lo que realmente sucedió. Qué es cierto en la descripción de Glazer y qué es ficción.

Lo que se encuentra en la superficie es un subtexto religioso innegable, especialmente perceptible en las líneas finales. Declara explícitamente que este fenómeno es en realidad el llamado de Dios al arrepentimiento.

En esta colección también se incluye una ilustración sobre un fenómeno celeste similar acaecido en Basilea el 7 de agosto de 1566 (cinco años luego del de Núremberg).

Esto llevó a algunos investigadores a creer que Hans Glaser había embellecido en gran medida un fenómeno ovni real y lo había utilizado como una forma de propaganda religiosa. Aunque cabe destacar que, en aquella época lejana y carente de tecnología —donde no existía siquiera la idea de ingenios aeroespaciales—, no podía esperarse otro tipo de interpretación más que esa.

Mientras tanto, los escépticos dicen con confianza que el evento de Núremberg 1561 no fue una batalla de naves espaciales extraterrestres, sino una serie de eventos climáticos inusuales —a saber cuáles podrían responder por tales cosas— a los que Hans Glaser le dio un tono religioso y sensacionalizó, debido a la falta de comprensión y para alimentar el hambre del público por historias escandalosas.

Es difícil decir qué sucedió hace más de 400 años, pero la gente de aquel entonces vio claramente algo inusual.

Fuente: Anomalien. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario