Los discos del material con el que se forman los planetas típicamente orbitan alrededor del ecuador de su estrella o estrellas, sin embargo, ahora los astrónomos han descubierto que dichos discos pueden comportarse de manera dramáticamente diferente, en una posición perpendicular que salta sobre el plano orbital para rodear los polos de sus anfitrionas.

Interpretación artística del sistema estelar HD 98800, que contiene un par de estrellas orbitadas verticalmente por un disco protoplanetario.

La nueva investigación, asistida por observaciones del telescopio ALMA y publicada en Nature Astronomy por el doctor Grant M. Kennedy, del Departamento de Física de la Universidad de Warwick, sugiere que pueden existir mundos con órbitas polares alrededor de estrellas binarias.

Hasta ahora, esta configuración solo existía en las mentes de los teóricos, pero las nuevas observaciones del sistema estelar HD98800, a 146 años luz de la Tierra, prueban que los discos polares de este tipo existen, e incluso pueden ser relativamente comunes.

«Los discos ricos en gas y polvo se ven alrededor de casi todas las estrellas jóvenes, y sabemos que, al menos, un tercio de las que orbitan estrellas individuales forman planetas —explica Grant M. Kennedy—. Algunos de estos planetas terminan desalineados con el giro de la estrella, por lo que me he estado preguntando si una cosa similar podría ser posible para los planetas circumbinarios. Una peculiaridad de la dinámica significa que la llamada desalineación polar debería ser posible, pero hasta ahora no teníamos evidencia de discos desalineados en los que pudieran formarse estos planetas».

El doctor Kennedy y sus colegas investigadores utilizaron ALMA para precisar la orientación del anillo de gas y polvo en el sistema. La órbita del binario se conocía previamente, a partir de observaciones que cuantificaban cómo las estrellas se mueven en relación unas con otras.

Al combinar estas dos piezas de información, pudieron establecer que el anillo de polvo era consistente con una órbita perfectamente polar. Esto significa que mientras las órbitas estelares se orbitan entre sí en un plano, como dos caballos que circulan en un carrusel, el disco rodea estas estrellas en ángulo recto con sus órbitas, como una noria gigante con el carrusel en el centro.

Estaciones extraordinarias

«Quizás lo más emocionante de este descubrimiento es que el disco muestra algunas de las mismas firmas que atribuimos al crecimiento de polvo en discos alrededor de estrellas individuales —asegura el científico—. Tomamos esto para decir que la formación de planetas al menos puede comenzar en estos discos circumbinarios polares. Si el resto del proceso de formación del planeta puede suceder, podría haber toda una población de planetas circumbinarios desalineados que aún no hemos descubierto, y cosas a considerar como las variaciones estacionales extrañas».

Un planeta recién formado en el sistema HD 98800 tendría esta impresionante vista del disco y su par de estrellas.

Si hubiera un planeta o planetoide presente en el borde interior del anillo de polvo, el anillo en sí aparecería desde la superficie como una banda ancha que se eleva casi perpendicularmente desde el horizonte. La configuración polar significa que las estrellas parecen moverse dentro y fuera del plano del disco, dando a veces a los objetos dos sombras.

Las estaciones en los planetas en tales sistemas también serían diferentes. En la Tierra varían a lo largo del año a medida que orbita el Sol. Un planeta circumbinario polar tendría estaciones que también varían a medida que diferentes latitudes reciben más o menos iluminación a lo largo de la órbita binaria.

Según comenta el coautor de la investigación, el doctor Daniel Price, del Centro de Astrofísica de la Universidad de Monash (MoCA) y la Escuela de Física y Astronomía, los astrónomos solían pensar que otros sistemas solares se formarían igual que el Sistema Solar, con los planetas orbitando en la misma dirección alrededor de un solo sol. «Pero con las nuevas imágenes vemos un disco de gas y polvo girando alrededor de dos estrellas. Era bastante sorprendente también encontrar que ese disco orbita en ángulos rectos a la órbita de las dos estrellas», añade.

«Increíblemente, se vieron dos estrellas más orbitando ese disco. Así que si los planetas nacieran aquí, ¡habría cuatro soles en el cielo!», exclama.

Fuente: Space.com. Edición: EP.

1 comentario
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Ene 16, 2019
10:36
#1 WILSON:

si es a tantos años luz se a llegado a la luna y marte como dicen existir tanto planeta, se debe preservar nuestro planeta vivimos bajo un sistema manipulado que es es la corrupción del planeta
grasias

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario