Entre la costa este de África y Madagascar se encuentra la remota isla de Anjouan, nacida de antiguas erupciones volcánicas hace unos cuatro millones de años. Debido a sus orígenes «ardientes», toda la isla debería estar compuesta uniformemente por rocas tufáceas y basalto volcánico: una roca de color oscuro, derivada de la lava. Debería, pero no lo está…

Crédito: Kevin Krajick/Earth Institute.

Durante más de un siglo, los geólogos han estado documentando evidencia de un tipo de roca que se puede encontrar en Anjouan y no debería estar allí. Esas misteriosas formaciones provienen de la corteza continental, y más específicamente del delta de un río o de una playa.

En la década de 1890, un equipo científico francés descubrió algunos afloramientos con cuarcita. Es una roca rica en cuarzo mineral y se encuentra típicamente en los continentes.

Casi cien años después, un equipo de investigadores de la Universidad de Columbia (EE.UU.) y la Universidad de Bretaña Occidental (Francia) ha localizado los misteriosos afloramientos en la densa jungla que cubre la isla. Siguiendo las indicaciones de los lugareños, descubrieron que la cresta cercana de Habakari N’gani consiste casi en su totalidad de cuarcita.

El volcán que formó la isla hace rato que está extinto. Su interior se ha erosionado en una serie de montañas escarpadas y valles. Cerca de la aldea de Tsembehou, los riscos volcánicos albergan formaciones de cuarcita de tamaños desconocidos.

Un antiguo supercontinente

En este momento, el origen de la cuarcita en esa isla remota no está todavía claro, pero los geólogos formularon una hipótesis preliminar: pueden ser los restos de un antiguo supercontinente. Hace más de 200 millones de años, Madagascar y África estaban unidas en el supercontinente de Gondwana, junto con Sudamérica, India, Australia y la Antártida. Durante millones de años, la erosión y la sedimentación formaron en distintos puntos una espesa capa de sedimentos ricos en cuarzo.

Crédito: Kevin Krajick/Earth Institute.

Gondwana comenzó a separarse hace unos 180 millones de años. Algo después, hace entre 165 y 130 millones de años, Madagascar se separó del este de África y se convirtió en una isla.

Durante la ruptura, trozos de roca continental quedaron atrapados en la corteza oceánica que se formaba en la cuenca de apertura. Hace unos cuatro millones de años comenzó el volcanismo que más tarde formaría la isla de Anjouan. Los fragmentos de los antiguos sedimentos ricos en cuarzo, para entonces transformados en cuarcita y todavía atrapados en el fondo del mar, fueron levantados por la actividad volcánica.

La líder del equipo Cornelia Class sostiene un fragmento suelto de cuarcita hallado en el área de estudio. Crédito: Kevin Krajick/Earth Institute.

Si esta idea es correcta, Anjouan puede ser la única isla volcánica del mundo que alberga una parte intacta del antiguo supercontinente, de acuerdo con los investigadores.

Fuente: Columbia University. Edición: RT.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario