Arqueólogos en Mongolia han encontrado los restos de dos ancestrales guerreras, cuyos huesos indican que eran consumadas arqueras a caballo.

Izquierda: escena película Mulan (2020). Derecha: los esqueletos de las dos mujeres guerreras desenterradas recientemente.

Las dos mujeres, de contextura muy atlética, vivieron durante el periodo Xianbei (147 a 552 d.C.), un tiempo caracterizado por la fragmentación política y agitación social que dieron origen a la Balada de Mulan.

«En aquella época las mujeres tuvieron la necesidad de defender sus hogares y país a la par de los hombres», dicen las investigadoras Christine Lee y Yahaira Gonzalez, bioarqueólogas de la Universidad Estatal de California.

Lee agrega que muchos historiadores señalan a Mulan como del periodo Xianbei. «Hay un montón de investigación sobre la Balada de Mulan y nuestro hallazgo refuerza lo que se sospechaba hasta ahora».

Según la leyenda, una mujer llamada Hua Mulan se une al ejército masculino para que su padre no tenga que hacerlo; sin embargo, en aquel tiempo China no tenía conscripción militar. «Es más, la balada indica que Mulan luchaba para el Khan, un término usado para referirse a los líderes mongoles. Pero como los primeros en transcribir la balada fueron autores chinos, se tiene como una historia china», señala Lee.

Mujeres guerreras

Lee trabajó en China y Mongolia durante los pasados 16 años. Ella fue quien descubrió los restos de dos mujeres guerreras durante una excavación en el sitio arqueológico de Airagiin Gozgor, en la provincia Orkhon del norte de Mongolia. Allí se encontraron en total 29 entierros (16 hombres, 10 mujeres y 3 desconocidos) cuyos ocupantes presentaban signos particulares que delataban su modo de vida.

En particular, los investigadores estudiaron las marcas en las uniones musculares de los huesos, dado que su nivel evidencia qué músculos eran más usados. Por ejemplo, marcas de movimientos repetitivos sobre el área del pulgar apuntan a la extensiva utilización del arco y flecha. También patrones de trauma en la espina dorsal son comunes en gente que monta a caballo a menudo.

La Balada de Fa Mu Lan se compuso en el siglo VI, durante la mayor parte del cual gobernó China la dinastía Tang. La colección de cantos a la que pertenecía originalmente se ha perdido, pero se conserva una versión posterior, incluida en una antología de poemas líricos y baladas compilada por Guo Maoqian. Debido a esto, se desconoce si la balada tiene o no base histórica.

Y mientras muchos de los hombres tenían signos que sugerían que eran arqueros a caballo, la mayoría de las mujeres solo presentaban marcas propias de jinetes o de arqueros, pero no ambas. Solo dos de las mujeres tenían signos de haber sido las dos cosas.

«Probablemente eran mujeres muy aguerridas», deduce Lee. «Hacían lo mismo que los hombres, por lo que si extrapolamos desde allí se podría decir que existía cierta igualdad de género en la sociedad guerrera donde vivían».

«Cualquier forma de igualdad de género era trascendental para aquel periodo de la historia asiática. En comparación, en la vecina China la mujer ideal era recluida, sumisa y dócil. Todo lo contrario a lo que era en el norte (Mongolia)», agrega.

Mala propaganda china

La cultura mongola no tuvo un idioma escrito antes de Genghis Khan (1162 a 1227), pero otras culturas, como la china, la coreana y la persa, escribieron sobre estos nómadas. «Para los años 900s, las mujeres mongolas disfrutaban de libertadas no halladas en culturas contemporáneas; los mongoles tenían reinas que lideraban ejércitos y recibían emisarios del Papa», explica Lee. «Además, las mujeres también podían heredar propiedades y decidir con quién querían casarse».

«Pero si ellas ya eran tan independientes para el 900 d.C., pienso que podemos ir aún más atrás, al menos un par de siglos, porque tuvo que venir de algún lado», continúa.

Los mongoles tenían por costumbre usar la misma vestimenta tanto hombres como mujeres, lo cual hacia difícil diferenciarlos. A partir de los tres años, a los niños mongoles se los ataba frecuentemente a sus caballos para enseñarles a montar.

La especialista notó que los chinos escribían propaganda sobre las mujeres mongolas, diciendo que «era algo malo que una mujer tuviera poder y que era horrible que estas mujeres disfrutaran de tantas libertades, que eran promiscuas y malas esposas». En esencia, desalentaban a cualquier hombre que quisiera vivir al norte de la gran muralla.

De las dos guerreras encontradas en Airagiin Gozgor, una tenía alrededor de 50 años, mientras que la otra estaba en sus 20s. Es posible que practicaran arquería y fueran hábiles jinetes, dado que la maquinaria de guerra mongola se caracterizaba por tener tácticas de ataques relámpago que ejecutaban magistralmente arqueros a caballo, y que la época en la que vivieron fue de inestabilidad política, tras la caída de la dinastía Han en China.

No obstante, ninguna de las mujeres presentaba traumas de guerra. «Esto podría deberse a que ambas fueron encontradas en tumbas de la élite, y la élite no peleaba en batallas», concluye Lee.

Fuente: Live Science.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario