Un par de planetas que orbitan la estrella Teegarden, a solo 12,5 años luz de distancia de nuestro sistema solar, podrían albergar agua líquida en su superficie y, en consecuencia, algún tipo de vida.

Atardeceres en los exoplanetas descubiertos comparados con el de la Tierra.

Estos exoplanetas, llamados Teegarden b y c, fueron descubiertos en junio de 2019, y uno de ellos, el más cercano a su estrella (b), fue caracterizado como el más parecido a la Tierra que haya sido encontrado. Ahora, los astrofísicos Amri Wandel de la Universidad Hebrea de Jesusalén, y Lev Tal-Or de la Universidad de Tel Aviv, han calculado el tipo de atmósfera que deberían tener estos mundos para que el agua líquida abunde en sus superficies.

Tanto Teegarden b como Teegarden c tienen un acoplamiento de marea, lo cual significa que solo una de sus caras apunta hacia su pequeña estrella anfitriona, mientras que la otra permanece en una eterna oscuridad. De no tener una atmósfera que los envuelva, estos planetas tendrían un lado ardiente y otro gélido, pero de haberla el escenario podría ser bien diferente, con potenciales vientos que transportarían el calor a toda la superficie.

El dúo de científicos encontró que mientras estos exoplanetas tengan atmósferas que sean entre un tercio y 17 veces tan densas como la de la Tierra, entonces probablemente cabría la posibilidad que al menos una región de uno de estos mundos albergue agua y vida.

Ambos planetas están dentro de la zona habitable de su estrella.

En la Tierra, las temperaturas de superficie varían entre los polos y el ecuador, pero en una extensión relativamente limitada. En cambio, los mundos con acoplamiento de marea como los de Teegarden tienen variaciones más extremas de una región a otra. «Esto le da un rango más amplio para que las posibles atmósferas permitan el desarrollo de la vida», dijo Wandel.

En contraste, la astrofísica Jessie Christiansen —quien no participó del reciente estudio— disiente y le dijo a la revista especializada New Scientist que los planetas con acoplamiento de marea podrían presentar obstáculos para el desarrollo de la vida como la conocemos.

Debido al acoplamiento de marea, una franja entre ambas caras de los planetas de Teagarden podría tener las condiciones necesarias para que la vida se abra camino.

«En primer lugar, algunos expertos piensan que tener un ciclo día-noche es clave para los organismos vivientes; algo que no se experimentaría en mundos que siempre apuntan la misma cara a su estrella», explicó Christiansen. «En segundo lugar, el acoplamiento de marea puede actuar para suprimir el campo magnético del planeta, lo que significa que dichos cuerpos estarían más expuestos a la radiación dañina de su anfitriona».

No obstante, y a pesar de estas cuestiones, la astrofísica cree que «estos dos planetas orbitando la estrella Teegarden son increíblemente fascinantes y permanecerán bajo escrutinio por algún tiempo hasta que se puedan explorar adecuadamente todas las posibilidades».

El nuevo estudio ha sido publicado en The Astrophysical Journal Letters.

Fuente: New Scientist/Daily Mail.

Sin comentarios
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario