Hipótesis Militar Paranoica (HMP)

Algunos de los que apoyan la Hipótesis Militar, sostienen además la conspirativa y un tanto paranoica creencia de que el propio gobierno de los EEUU implantó intencionalmente el mito de las visitas OVNI-extraterrestres en la población, para de esta manera poder encubrir la existencia de sus propios prototipos militares secretos. A esta idea la llamaré provisionalmente la Hipótesis Militar Paranoica (HMP).

Un ejemplo de proponentes de la HMP lo constituye la referencia [6], es decir el libro “Ovnis, La Agenda Secreta”, del investigador Milton Hourcade, el que incurre en una interpretación muy peculiar y altamente discutible de la historia de la ufología y de algunas “evidencias” que conducen, según el autor, directamente a lo que yo llamo la HMP. Las “evidencias” mencionadas en [6] en realidad son altamente discutibles, pero no es el propósito del presente artículo analizarlas. En mi opinión, la HMP no tiene ninguna evidencia sólida que la respalde, y, además, se contradice seriamente con la historia de la ufología norteamericana y mundial, y también se contradice seriamente con la lógica común y corriente.

Pero vamos al grano. ¿Cuales son las debilidades de la HMP?

Pues son las siguientes:

J) Seamos realistas, pretender encubrir a toda costa la existencia de prototipos secretos a la población general es algo que no tiene demasiado sentido. En efecto, toda la gente en la actualidad SABE que los militares están siempre trabajando en prototipos secretos y en general a nadie le importa saber de tales prototipos secretos. Es ingenuo creer que un gobierno va a tener la necesidad de inventar un mito extraterrestre para ocultar algo que a casi nadie le interesa conocer.

K) La Hipótesis Extraterrestre para explicar los OVNIs surge alrededor del año 1950. Antes de eso, nadie relacionaba OVNIs con extraterrestres. Como ya he mencionado, existió una oleada de cientos de casos OVNI en todo el territorio de EEUU en 1947. Es archisabido que tal oleada generó una enorme confusión en los sectores militares, políticos y mediáticos de EEUU. Por lo tanto, es bastante difícil aceptar que el propio gobierno estadounidense se dedicase a generar tal cantidad de tumulto y problemas enviando centenas de prototipos secretos para luego inventarse, 3 años después, una solución del tipo “implantación del mito extraterrestre”. La mejor manera de no tener un problema es previniéndolo, y NO solucionándolo 3 años después con la implantación de un supuesto “mito extraterrestre”, el que para peor, no solucionó nada.

L) El autor Terry Hansen [13] realizó un análisis bibliográfico de cómo los principales medios de prensa norteamericanos han procedido sistemáticamente a lo largo del siglo pasado (y de este) a obedecer las ordenanzas de los poderes gubernamentales norteamericanos, censurando o distorsionando informaciones de toda índole que el gobierno norteamericano ha considerado como inconveniente de ser publicada. Hansen va aun más lejos y explica como los principales medios de prensa norteamericanos han procedido de la misma forma en el caso particular de los OVNIs, usualmente cubriendo de forma negligente el tema, en ocasiones negándose a cubrir casos OVNI potencialmente graves, como por ejemplo las intrusiones OVNI en la base de la Fuerza Aérea de Malstrom, en Montana, en el año 1975. Un patrón importante identificado por Hansen, es el hecho de que los periódicos y medios de prensa locales y regionales en EEUU usualmente cubrían los casos OVNI en mayor cantidad y en forma mucho más abierta y veraz, en tanto que las principales cadenas nacionales omitían el tema, le restaban importancia, o derechamente lo tergiversaban o ridiculizaban. Esta diferencia entre la prensa regional y la gran prensa nacional es fácilmente explicable considerando que las presiones gubernamentales se enfocaban lógicamente en los medios de prensa nacionales más masivos.

Esto indica que la intención del gobierno norteamericano siempre ha sido desprestigiar y ocultar el tema OVNI, por el contrario a lo que piensan los partidarios de la HMP, que consideran que el gobierno norteamericano siempre ha querido implantar el mito, y su explicación extraterrestre.

M) Implantar un “mito extraterrestre” es una de las cosas menos sensatas que podría hacer un gobierno para encubrir sus prototipos secretos. Por ejemplo, imaginemos un gobierno que con tal de encubrir el estrellamiento de un avión secreto de gran tecnología, implanta el mito de que sus tropas en realidad recuperaron un platillo volador estrellado repleto de cadáveres extraterrestres y de tecnología exótica. Lo cierto es que eso llamaría aún más la atención de posibles espías de potencias extranjeras. En términos generales, es ilógico encubrir un asunto importante (tecnología secreta militar) con un asunto de mucho mayor importancia (alta tecnología extraterrestre). La existencia de tecnología extraterrestre volando sobre nuestras cabezas lógicamente llamaría poderosamente la atención de las potencias extranjeras, quienes inmediatamente investigarían más a fondo para llegar a la verdad. Por ejemplo, si se les dijera a las potencias extranjeras que lo estrellado fue algo extraterrestre, tal potencia extranjera podría pensar que es cierto, y se pondría alerta y destinaría aún más espías y recursos para investigar a fondo el asunto. O también la potencia extranjera podría pensar que EEUU está usando una estrategia para ocultar otras cosas importantes. ¡Lo cual también los pondría en alerta y a investigar! En resumen, que la idea de implantar el mito extraterrestre no haría otra cosa que llamar la atención de las otras potencias y de los investigadores ufológicos (los cuales, motivados principalmente por la Hipótesis Extraterrestre, han hostigado durante 50 años al gobierno norteamericano pidiéndole la desclasificación de documentos secretos, y pidiéndole el reconocimiento de que algo se oculta).

N) Al contrario de lo que creen los partidarios de HMP, la regla históricamente frecuente, y confirmada por las declaraciones oficiales y formales emitidas por personeros de de la Fuerza Aérea y de las agencias del gobierno norteamericano, es que la idea de las visitas extraterrestres a nuestro planeta NO tiene ninguna evidencia. Otro dicho aún más frecuente, repetido hasta el cansancio por la Fuerza Aérea, es que los OVNIs no eran otra cosa más que fraudes, alucinaciones, o fenómenos mal interpretados por los testigos. Estas mismas fueron básicamente las conclusiones del Reporte Condon [9], un estudio que fue auspiciado y celebrado por la Fuerza Aérea. Asimismo, los reportes sobre el caso Roswell publicados en 1994 por Richard Weaver y en 1997 por James McAndrew, ambos de la Fuerza Aérea, concluyeron que lo caído en Roswell en 1947 era un proyecto militar secreto conocido como Globo Mogul y descartaron tranquilamente la explicación que involucraba un platillo volador de origen extraterrestre. Si los militares pretendían implantar el mito extraterrestre, se perdieron una gran oportunidad aquí. Otro taller oficial, y secreto, realizado en 1952, fue el Panel Robertson de la CIA, el cual declaró que no había evidencias que apoyaran la hipótesis extraterrestre y que además el tema OVNI debía ser ridiculizado y menoscabado ante el público norteamericano. ¿Dónde está la implantación del mito extraterrestre?

O) Existen ejemplos palpables que parecen apuntar al hecho de que la misma Fuerza Aérea estuvo interesada en que el público se convenciera de que los platillos voladores eran de fabricación militar propia. Es el caso del modelo de disco Avro-Car, que fue mandado a construir a Canadá por la propia Fuerza Aérea norteamericana [8]. Sucedió que en 1954, la Fuerza Aérea ya le hacía propaganda pública al proyecto del disco Avro diciendo pomposamente que era su proyecto “secreto”, y emitía periódica y públicamente dibujos preliminares del disco. Si tenían la intención de implantar el mito extraterrestre, ¿para qué iban a hacerle propaganda a un proyecto militar discoidal durante 5 años antes de que se terminara de construir? (hay que notar que cuando se estrenó el disco Avro-Car en 1959, éste fue un fracaso, pues a duras penas se podía elevar del suelo). Ver figura 2.

Figura 2: El proyecto de disco volador “Avrocar” fue promocionado durante 5 años por la Fuerza Aérea como su proyecto “secreto” de platillo volador. Finalmente fue un fracaso, pues no podía elevarse del suelo más de un metro. La imagen muestra una interpretación artística emitida oficialmente por la Fuerza Aérea en 1955. El disco funcionaba con un rotor interno, algo así como un gran ventilador axial, que finalmente no hacía otra cosa que tirar aire.

P) Otro ejemplo de intento del gobierno norteamericano por hacer creer a la población que los OVNI eran prototipos secretos, lo constituyen los escritos del historiador de la CIA, Gerald Haines, quien dijo que las pruebas del avión U-2, cuando este era aún secreto, fueron las causantes del 50% de los avistamientos OVNI de ese momento. El físico óptico Bruce Maccabee revisó los archivos del Proyecto Libro Azul donde estaban archivados los avistamientos reportados en el momento en que se comenzaron a probar en secreto los U-2 y no encontró ningún aumento de avistamientos con respecto al mes anterior, es decir cuando los U-2 aún no se estaban probando; con lo cual demostró que las afirmaciones de Gerald Haines no tenían ningún sustento [11]. La pregunta clave aquí es: si querían implantar el mito extraterrestre para encubrir proyectos secretos, ¿para qué afirmar que el 50% de los avistamientos OVNI eran precisamente de proyectos secretos?

Q) Como ya se dijo, los manuales y ordenanzas internas militares, como por ejemplo el manual AFR 200-2 y la guía JANAP-146, estaban destinados a que los funcionarios militares reportaran interna y confidencialmente sus avistamientos OVNI. Sin embargo, además establecían severas penas de prisión o multas para aquellos funcionarios militares que dieran a conocer públicamente tales avistamientos. A la larga, no fue posible aplicar tan duras sanciones a los numerosos militares que presenciaron fenómenos extraños; sin embargo… si los militares hubieran querido propagar el mito OVNI-ET, ¿por qué habrían tenido la intención en primera instancia de mantener los reportes en forma secreta o confidencial?

Como conclusión de los puntos ya mencionados, es bastante sensato deducir que La Hipótesis Militar HM (y su versión paranoica, la HMP) para explicar la presencia de objetos enigmáticos en nuestra atmósfera, es una hipótesis muy insatisfactoria desde los puntos de vista evidencial, histórico y lógico.

Referencias
1. Hill, Paul R. Unconventional Flying Objects (1995)
2. Maccabee, Bruce. Acceleration. Website personal – http://brumac.8k.com/Acceleration/ACCELERATION.htm
3. Keyhoe, Maj. Donald. Flying Saucers From Outer Space. (1953)
4. Ruppelt, Edward. The Report on Unidentified Flying Objects. (1956)
5. Dolan, Richard M. UFOs and the National Security State, p. 395 (2000)
6. Hourcade, Milton. OVNIs, La Agenda Secreta. (2000)
7. Hastings, Robert L. UFO sightings at ICBM sites and nuclear Weapons Storage Areas – http://www.nicap.org/babylon/missile_incidents.htm (2006)
8. Edwards, Frank. Flying Saucers – Serious Business (1966)
9. Condon, Edward. Scientific Study on Unidentified Objects (conocido como Reporte Condon) (1969)
10. Stanford, Ray. El Escándalo del OVNI (1976-1978)
11. Maccabee, Bruce, UFO FBI Connection (2000)
12. Top Notch Productions “Flying Saucers are Real”, versión en español “Los Verdaderos Platillos Volantes” (2004). Emitido por Discovery Channel.
13. Hansen, Terry. The Missing Times (2000).

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario