Hay algo inusual pululando en las profundidades del espacio. Los astrónomos han descubierto cuatro objetos tenues que en longitud de onda de radio tienen forma circular y brillan en sus bordes. Se trata de objetos astronómicos de una clase desconocida, jamás vistos antes.

Los objetos, que lucen como distantes islas anilladas, han sido bautizados como «círculos raros de radio», o ORCs por sus siglas en inglés. Los expertos aún no saben exactamente qué tan lejos están exactamente estos ORCs, pero podrían estar relacionados con galaxias distantes. Todos los objetos fueron hallados fuera del plano galáctico.

En el nuevo estudio que detalla el descubrimiento, los astrónomos ofrecen varias explicaciones posibles, aunque ninguna encaja completamente para los cuatro ORCs. Luego de descartar que fueran supernovas, galaxias con estrellas en formación, nebulosas planetarias y lentes gravitacionales —el efecto de ampliación generado debido al espacio-tiempo doblado por objetos masivos—, entre otras cosas, especulan con que los objetos podrían ser ondas de choque dejadas por algún evento extragaláctico o posible actividad desde una radio galaxia.

«Los objetos apuntan a ser un nuevo fenómeno que aún no hemos podido probar», dijo Kristine Spekkens, astrónoma del Royal Military College de Canadá y de la Queen’s University, quien no es firmante del nuevo estudio. «También podría ser que fueran extensiones de una clase de objetos previamente conocidos que no hemos sido capaces de explorar».

Asimismo, Spekkens piensa que la causa tal vez sea un fenómeno diferente. Los cuatro ORCs son brillantes en longitudes de onda de radio pero invisibles en luz visible, infrarroja o de rayos-X. Pero dos de estos tienen galaxias en sus centros en longitudes de ondas visibles, lo que sugiere que estos al menos podrían haberse formado en dichas galaxias. Dos de los ORCs también aparecen muy cerca uno del otro, por lo que estarían relacionados en su origen.

El Australian Square Kilometer Array Pathfinder (ASKAP). Crédito: CSIRO.

Los astrónomos detectaron tres de los objetos cuando cartografiaban el firmamento nocturno en frecuencias de radio, como parte de un sondeo piloto para un nuevo proyecto llamado Mapa Evolutivo del Universo (EMU).

EMU utilizó la ASKAP, una matriz de radiotelescopio ubicada en el Observatorio de Radioastronomía de Murchison en el Medio Oeste de Australia, de julio a noviembre de 2019. Este radiotelescopio utiliza 36 antenas de plato que trabajan juntas para obtener una vista de ángulo amplio del cielo.

El cuarto ORC fue encontrado en datos de archivo recolectados por el radiotelescopio gigante MetreWave en India. Este último ayudó a los astrónomos a confirmar que los objetos eran reales y no una anomalía del ASKAP.

Pero con solo cuatro de estos peculiares objetos descubiertos hasta ahora, los expertos apenas vislumbran la verdadera naturaleza de estas estructuras. No obstante, el sondeo EMU está en sus inicios, por lo que se espera que surjan más datos que colaboren con la resolución del misterio.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario