Publicación tras publicación ha sido hecha por exobiólogos y radioastrónomos probando que es imposible llegar a las estrellas si uno realiza una multitud de suposiciones absurdas. Ellos ni siquiera pueden darse cuenta que acelerando a 1 G toma tan solo 1 año llegar a velocidades cercanas a la de la luz y de que nuestros viajes duran tanto porque nosotros realizamos casi todo el viaje a velocidad crucero, sin acelerar. Ellos no parecen saber que la cantidad de aceleración que uno puede soportar depende no solamente del valor absoluto de la aceleración, sino que también de la dirección de la aceleración con respecto al cuerpo de la persona y la duración de la aceleración. Por ejemplo, un piloto entrenado puede soportar hasta 14 Gs (un aumento de velocidad de 480 Km/hora por cada segundo transcurrido) durante 2 minutos sin daño si esta apropiadamente restringido y si la aceleración es de atrás para adelante. Al final de ese período el piloto estaría viajando a 58.000 Km por hora.

Ellos no entienden que a mayor rapidez con que uno sale a órbita o fuera de la Tierra, menos combustible se necesita. Por cada minuto cerca de la Tierra, la gravedad en efecto tira del cohete hacia atrás a una velocidad de 1.200 millas por hora. De esta manera, acelerar a 5 Gs durante cinco minutos produce una velocidad final neta mucho mayor (lo cual permite ahorrar combustible) que la obtenida al acelerar a 1 G por más de 25 minutos, aun a pesar de que ambos métodos podrían parecer producir los mismos resultados finales.

Rara vez he encontrado algún escéptico familiarizado con el hecho de que ha habido operación exitosa de motores jet a energía nuclear, operación exitosa de Ramjets (jets a inyección de aire entrante, sin compresor) de combustible nuclear, operación exitosa de plantas de energía nuclear en el espacio, y operación exitosa desde el suelo de sistemas de propulsión nuclear de cohetes a niveles de potencia de más de 4 mil millones de Watts en un contenedor menor a los 7 pies de diámetro. Todos estos programas involucraron a cientos de millones de dólares y miles de profesionales y todos los programas eran de conocimiento restringido. Solo una pequeña cantidad de estos programas requirió alguna contribución importante de la academia y esencialmente ninguno incluyó mucho aporte de astrónomos… los profesionales que más fácilmente entregan falsos argumentos tecnológicos en contra de la realidad OVNI.

La verdad de todo el asunto es que es completamente innecesario para nosotros duplicar o siquiera adivinar cómo operan los platillos voladores en nuestra atmósfera o cómo llegan aquí para establecer que ellos vienen y que operan en nuestra atmósfera. El Sol estaba realizando procesos de fusión nuclear 5 mil millones de años antes que los terrícolas supieran algo sobre fusión. Uno no necesita entender nada sobre digestión para disfrutar una buena comida o nutrirse de ella. El hecho de que un terrícola no sea capaz de duplicar el desempeño o actividad de un extraterrestre no significa que tal desempeño o actividad no exista. Significa que el individuo en particular aun no puede alcanzar tal objetivo en ese momento, y eso es todo lo que significa. La mayoría de las objeciones tecnológicas son revisadas en la referencia 22.

5. Solo los chiflados ven o creen en Platillos Voladores: Cuando todos los demás argumentos fallan, los escépticos recurren a los típicos trucos propagandistas, los que incluyen asesinato de imagen, culpabilidad por asociación, etc. Hacen frecuentemente declaraciones tales como que solamente los locos, lunáticos, charlatanes, fanáticos religiosos y diversos excéntricos creen o ven OVNIs.

Consistentemente, las encuestas Gallup han mostrado en 1966, 1973, 1978 y 1987 que los creyentes superan ampliamente a los escépticos por al menos 50% y que a mayor educación es más probable que la persona acepte que hay vida inteligente en otras partes del universo y que los platillos voladores son reales. Los resultados de las últimas 5 encuestas están resumidos en la tabla 3.

Otras numerosas encuestas han establecido los mismos hechos. Una encuesta de 1971 de ingenieros y científicos involucrados en actividades de investigación y desarrollo (Ref. 23) fue totalmente incluida en mi primer artículo para la MUFON (Mutual UFO Network, una de las grandes organizaciones de corte científico de estudio de los OVNIs en EE.UU. Ref. 24). Esta encuesta fue repetida y los resultados finales fueron publicados en Julio de 1979 en la Industrial Research Magazine. Los resultados de 1971 mostraban que el 64% de aquellos que expresaron alguna opinión dijeron que los OVNIs probablemente o definitivamente existían y la mitad de los que expresaron su opinión acerca del origen de los OVNIs respondieron “el espacio exterior”. En términos de haber visto un OVNI, la encuesta Gallup indicó que un 9% había visto uno y la encuesta de IR que el 8% definitivamente había observado alguno, con otro 14% diciendo que quizá había visto alguno.

Una vez más, los datos contradicen a los escépticos:

Conclusiones

Esencialmente todas estas objeciones son quejas de gente que no ha estudiado la información relevante referente a los avistamientos, aterrizajes, observaciones, tecnología, seguridad y comportamiento. Todos estos puntos han sido discutidos en mis artículos previos. Las objeciones casi siempre resultan ser de profesionales diciendo aquello para lo cual no están preparados, en vez de objeciones racionales y lógicas basadas en investigaciones detalladas de la evidencia. Después de todo, en 1994 ya habían 11 tesis de doctorado tratando el tema de los OVNIs. Fácilmente había también en aquel entonces 20 volúmenes de artículos de científicos tratando el tema OVNI; al menos media docena de colecciones de reportes de avistamientos que eliminan todas las objeciones sobre la evidencia.

El problema con la aceptación de que los platillos voladores son visitantes extraterrestres no es que no haya información disponible, sino que unos pocos opositores ruidosos no quieren examinar esa evidencia. Ellos prefieren vérselas con sus teóricamente interesantes objeciones que con el mundo real de la información obtenida. Ellos prefieren reír antes que admitir su ignorancia; prefieren erigir a hombres débiles para luego demolerlos fácilmente en vez de echar una mirada a la información relevante. Para evitar que el lector piense que mi propio ego esté mostrándose, permítame rápidamente reconocer mi creencia de que he gastado, por lejos, mucho más tiempo y esfuerzos que cualquiera de los apresurados y cómodos escépticos, tratando de desenterrar información relevante porque me gané la vida dando conferencias sobre el tema de la realidad de los platillos voladores desde 1970 hasta 1982. He tenido que responder decenas de miles de preguntas después de las conferencias a más de 600 colegas en 50 estados, nueve provincias, Alemania, Inglaterra, Italia, Finlandia, como también he aparecido en cientos de programas de debate en Televisión y Radio.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario