Esperen majestuosas auroras en los próximos días.

Los gases calientes que se arremolinan en la superficie del Sol quedan atrapados en una danza interminable de plasma turbulento que ocasionalmente escapa de la atmósfera de nuestra estrella y se lanza hacia el sistema solar, y parte de él incluso causa estragos en el campo magnético de la Tierra.

Un filamento de ese plasma escapó del Sol durante el fin de semana, dejando atrás lo que el clima espacial se refiere como un «cañón de fuego», una cresta profunda de más de 12.000 millas de profundidad y con una longitud diez veces superior a esa cifra —en comparación, es más 13.000 veces más profundo que el Gran Cañón de Arizona de la Tierra—.

El propio cañón pronto puede lanzar fragmentos de radiación en forma de eyecciones de masa coronal (CME) hacia la Tierra, según reporta Space Weather, en un recordatorio de la ferocidad del objeto celeste que dio origen a los planetas de nuestro sistema hace miles de millones de años.

Ojo de la tormenta

Una vez que esta radiación llegue a nuestra atmósfera, podría provocar una tormenta geomagnética, una gran perturbación en la magnetosfera de nuestro planeta. Y si bien tal evento suena violento, es probable que estas tormentas solo afecten los sistemas orbitales como el GPS y los satélites de comunicaciones, que pueden experimentar temporalmente una resistencia adicional y posibles errores en sus señales de radio.

Días atrás, 2 de abril, la mancha AR2975 explotó y produjo una llamarada solar de clase M4 de larga duración. Aunque la mancha solar no estaba directamente frente a la Tierra, podría haber arrojado algunos escombros en nuestra dirección.

En la parte más drástica, las tormentas también pueden provocar corrientes geomagnéticas inducidas que potencialmente pueden provocar daños irreversibles en las redes eléctricas en la superficie.

Pero uno de los efectos secundarios más comunes de estas CME que golpean la superficie de la Tierra es algo mucho más benigno: auroras deslumbrantes que iluminan el cielo nocturno con hermosos colores.

Por ahora, los científicos esperan la avalancha de radiación causada por la última CME.

Fuente: SpaceWeather. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario