Los restos óseos hallados en distintos conjuntos megalíticos revelaron una regla impuesta a los asistentes de esas festividades religiosas.

Los britanos —que habitaron el territorio de Gran Bretaña durante el Neolítico— recorrían cientos de kilómetros para participar en masivas festividades en lugares sagrados como el de Stonehenge, transportando junto a ellos a cerdos criados en sus hogares para ofrecerlos a modo de contribución, sugiere un estudio publicado esta semana en la revista Science Advances.

El objetivo de este trabajo, el más amplio en su tipo hasta el momento, fue determinar el origen geográfico de los asistentes a esos eventos festivos, en vistas a que prácticamente no se han encontrado restos humanos en los conjuntos megalíticos de la era de Stonehenge.

Para ello, los investigadores recolectaron restos óseos de 131 cerdos —el principal animal utilizado en esas celebraciones rituales— en los sitios de Durrington Walls, Marden, Mount Pleasant y West Kennet para someterlos a un análisis isotópico, el cual permite identificar las huellas químicas del alimento y el agua consumido por esos animales.

De esta forma, los expertos determinaron que esos cerdos provenían de lugares tan alejados como Escocia, el nordeste de Inglaterra y Gales occidental y de otros rincones de las islas británicas.

Uno de los huesos analizados.

A diferencia del ganado, transportar ese tipo de animales significaba un esfuerzo monumental, sobre todo a distancias tan considerables. ¿Cómo se explica, entonces, que en vez de adquirir con facilidad cerdos en las cercanías de su destino de peregrinación los antiguos britanos eligieran traerlos desde lejos?

«Esto sugiere que existían contribuciones obligatorias y que las reglas exigían que los cerdos ofrecidos debían ser criados por los participantes de la festividad», quienes estaban obligados a «acompañarlos en su viaje en vez de comprarlos en el lugar», señaló Richard Madgwick, investigador de la Universidad de Cardiff y autor principal del trabajo.

Richard Madgwick.

«Estas concurrencias podrían interpretarse como los primeros eventos culturales unidos de nuestra isla, en los cuales gente de todos los rincones de Gran Bretaña descendía hasta los alrededores de Stonehenge con el propósito de agasajarse con comida especialmente criada y transportada desde sus hogares», concluyó.

Fuente: Phys.org. Edición: RT.

1 comentario
Etiquetas: ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Mar 15, 2019
3:04
#1 HORACIO:

QUIEN DATO LOS HUESOS DE LOS CERDOS.????? ERAN DE UN POBRE GRANJERO QUE LOS COMPRO 1.000 AÑOS DESPUES DE LAS ORGIAS QUE HACIAN ESTOS INGLESES….ESA ES LA JUSTA ..jajajaaj PD: si venian con los cerdos al hombro desde 800 kilometros para ver el festival de la peloza….no mamen please :)

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario