Uno de los aspectos del calendario civil que se tiene por específico y original fue la división de los meses de 30 días en “decanatos”, períodos de 10 días anunciados por la salida heliaca de determinada estrella. Nosotros creemos que la introducción del calendario solar, fue un acto deliberado de Ra para buscar pelea con su hermano Thot.

Ambos eran hijos de ENKI, el gran científico de los anunnaki, y se puede suponer sin riesgo a equivocarse, que gran parte de sus conocimientos lo habían recibido de su padre. Esto se afirma con toda claridad en un texto Mesopotámico. Ambos eran espléndidos arquitectos, según las tablillas, pero Ra/Marduk se quedo atrás en cuanto a la Medicina con respecto a su hermano. ¿No habrá habido algo de celos hacia Thot en cuanto a los conocimientos que su padre le había enseñado a uno y a otro?. Ra no podía devolver a la vida a los muertos, pero Thot si. De los poderes de este nos enteramos tanto por fuentes sumerias como egipcias. En las representaciones sumerias se los muestra con el emblema de las serpientes entrelazadas, un emblema original de ENKI, por sus trabajos de Ingeniería Genética. (El emblema sugiere la doble hélice del ADN).

En la leyenda de Horus, Thot fue el que lo volvió a la vida, después que lo matara un escorpión, y no Ra.

Los egipcios sostenían que la totalidad de los versículos del Libro de los Muertos eran originales de Thot, “escritos con sus propios dedos”. Estos poderes de volver a la vida, según las fuentes sumerias, la poseyó en primer lugar ENKI.

Evidentemente este secreto no se lo contó a Ra/Marduk, y cuando este llegó hasta su padre quejándose, se le dio una respuesta evasiva, según una tablilla sumeria. Esto pudo haber sido suficiente para que el ambicioso Ra/Marduk sintiera celos por Thot.

Ra por otra parte, un Dios “Solar”, estaba relacionado con el numero 10. En la jerarquía de los anunnaki, en la cual el rango de ANU era el más alto, 60; el de Enlil (su hijo legítimo y hermano de Enki), el 50; y el de Enki el 40; el rango de Ra/Marduk era el de 10, y quizás, esta fuera el origen de los decanatos.

Sorprende de que en el Enuma Elish se le atribuya a Marduk la invención del calendario. La Epopeya de la Creación, sabemos que es un relato Babilónico con fuentes sumerias anteriores, donde en el texto original figuraba Enlil como Dios Supremo y no Marduk.

Aquí se le atribuye la división de los cielos en 36 partes para definir los días del año. Esta es la referencia más clara posible al calendario, un calendario de 36 decanatos. Pero estos 36 decanatos no aparecen en el primer calendario Egipcio, sino el de 52 semanas de 7 días. Este último, el más antiguo, se vinculó a la Luna, formulado por Thot. El primero, el más nuevo, se vinculo al Sol, formulado por Ra/Marduk.

Lo cierto es que cuando llego el momento, hacia el 3800 a.C., de extender el nivel de civilización de los sumerios a los egipcios, Ra/Marduk, tras ver frustrados sus esfuerzos por establecer la supremacía en Babilonia, volvió a Egipto y expulso a Thot. Fue entonces, cuando Ra/Marduk reformo el calendario, como esfuerzo por erradicar los últimos vestigios de Thot, no como conveniencia administrativa.

En un pasaje del Libro de los Muertos se cuenta que Thot “fue provocado por sus adversarios, trayendo los años a confusión, amontonando y apretando para trastornar los meses”. Todo esto bien puede indicar que las pugnas que llevaron a la sustitución del calendario de Thot por el de Ra en Egipto, tuvieron lugar cuando hubo que atrasar el calendario para ponerlo en su sitio. Este cambio tuvo lugar cuando Sirio volvió a su posición original, tras al ciclo de 1.460 años, el 19 de Julio de 2776 a.C. Y habría que decir que esa fecha, hacia el 2800 a.C., es la fecha oficial adoptada por los especialistas, con motivo de la iniciación de Stonehenge.

En la antigüedad se hicieron muchos calendarios de piedra, como se evidencia en Stonehenge, o en el calendario Azteca en México, como varios en Egipto, pues creemos que el genio que había detrás de todos estos calendarios de piedra tan difundidos por la Tierra, era uno y el mismo Dios: THOT, también llamado Viracocha en América del Sur y Quetzalcoatl en Centroamérica.

La puerta del Sol, en Bolivia, por ejemplo, representado a este Dios, las tallas en ésta representan un calendario de 12 meses que comenzaba con el día del equinoccio de primavera del hemisferio sur (Septiembre), pero los otros puntos del año solar (el equinoccio de otoño y los dos solsticios), también venían indicados por las posiciones y las formas de las imágenes más pequeñas.

Con la expulsión de Thot de Egipto, se inicio al colonización de América. En una de las tantas de leyendas de este continente, más precisamente la de Naymlap, se dice que él y su gente se adentraron en el continente, hasta donde hoy se encuentra Quito, la capital de Ecuador, y ahí construyeron dos templos, uno frente al otro: Uno dedicado al Sol y el otro a la Luna. Naymlap y su gente estaban familiarizados con el calendario y daban culto a un panteón de 12 Dioses.

Por lo que parece, en la zona de los Andes, el calendario y los conocimientos celestes asociados con él, siguieron las huellas de los mismos maestros que habían enseñado en Oriente Próximo.

Los pueblos de Meso América (Mayas, Aztecas, Toltecas, Olmecas y otras tribus conocidas) tenían tres calendarios. Dos de ellos eran cíclicos, medían los ciclos de Sol y la Luna y el de Venus. El otro era cronológico, y media el paso del tiempo desde determinado punto de arranque, el “punto cero”. Los expertos han determinado que este punto arranca hacia el 3113 a.C., fecha en la que arribo Thot con su grupo de ayudantes y seguidores. Thot creo dos nuevos calendarios cíclicos donde entre ellos encajaba la gran “Ronda Sagrada”, de 52 años solares.

Este gran ciclo de 52 años fue sagrado para todos los pueblos de Meso América, y lo relacionaron con el gran Dios Quetzalcoatl, que no era otro que el mismo Thot, además de identificarlos con la Serpiente Emplumada, símbolos típicos de la casa de Enki. Aquí se decía que había llegado a aquellas tierras desde más allá de los mares orientales, y que fue forzado al exilio por el Dios de la Guerra (Ra/Marduk), pero prometió volver en alguno de los ciclos sagrados de 52 años. En el calendario cristiano los años correspondientes fueron los de 1363, 1415, 1467 y 1519 d.C., y este último fue precisamente el año en que llego Hernán Cortes, de piel blanca y con barba, al igual que Quetzalcoatl, apareció en las costas de México; por este motivo los Aztecas consideraron su desembarco como el cumplimiento de la profecía del regreso del Dios. Pero esta es otra historia…

LOS INTERMINABLES CICLOS

Sabemos que nuestro planeta atraviesa sucesivamente Eras planetarias, que reciben los nombres correspondientes a los signos del Zodíaco. Los signos son doce y el Sol los recorre a todos en un período de tiempo aproximado de 25.925 años, los que divididos por doce (12), que son los signos, nos da el tiempo que invierte el Sol y sus planetas en recorrer cada una de las Eras. El resultado es aproximadamente 2.160 años.

Lo importante es saber que en cada cambio de Era se producen en el mundo grandes transformaciones religiosas y sociales.

La Era más antigua a la que los astrólogos hacen referencia es a la de TAURO, que va del 4380 hasta el 2220 a.C.; más atrás es difícil sondear en la noche de los tiempos. Según los expertos coincide esta Era con la época de adoración de Toro, del cual se encuentran huellas clarísimas en todas las antiguas civilizaciones, como en Egipto, en donde existía el culto al Buey APIS, surgido hacia el 4100 a.C.

El Toro era motivo de adoración también en Persia, Caldea, Asiria, Babilonia, Creta, etc. y hay infinidad de muestras arqueológicas que demuestran esto: cavernas-santuarios en España y el sudeste de Francia, por ejemplo.

Con el año 2220 el Sol sale de Tauro para ingresar en la Era de Aries, signo de fuego.

En Tauro la humanidad fue dominada por la idea de la soberanía de la fuerza, habiendo una civilización cuyas masas estaban destinadas a los duros trabajos y sufrir las molestias y presiones de las castas superiores. La Era de Aries, en cambio, trae a la luz la idea de un pueblo elegido, protegido por Dios, cuyo credo hace ver a la humanidad el concepto de justicia. En casi todos los pueblos aparece la imagen del CARNERO, que reemplaza a la del Toro. Marston, en su libro “Y la Biblia tenía razón” nos dice que Abraham nace durante el comienzo de esta Era, o sea. “Abraham” significa “Venido del Carnero” o “Hijo del Carnero”.

En Egipto, el faraón Amenemhat cambió el culto al Buey Apis por el culto al Carnero. (Ammón, alrededor del año 2000 a.C.)

Las tumbas de Ur en Caldea, pinturas en Creta y Esculturas asirias dan cuenta clara de este cambio en la representación de la divinidad que coincide con el cambio de Era.

La llegada de la Era siguiente, la de PISCIS, coincide con el nacimiento del cristianismo, en la Primavera del año UNO de nuestra Era. Se produce nuevamente una profunda transformación social. El Mesías escoge como símbolo el Pez, y los primeros cristianos usaban al Pez para reconocerse. Pedro, así como los demás apóstoles, era pescador, y el pez acostado se ve en innumerables pinturas de aquella época.

Así transcurre esta era del Pez, y llegan los primeros atisbos de la Era de ACUARIO, la que está naciendo y que nos tocará vivir muy pronto. El período de cambio dura alrededor de 200 años, es por esto que algunos expertos dicen que Acuario ya llegó en 1945 y durante 200 años se producirá el cambio, hasta que en el 2145 o 2150 este totalmente instaurada la Nueva Era de Acuario. Sobre este actual cambio, nos hablan las profecías del Viejo y el Nuevo Testamento, San Malaquías, Nostradamus, Juan XXIII, Benjamín Solari Parravicini, etc.

Esta Nueva Era a la que hacemos referencia, el Tercer Milenio que ya esta naciendo, será de gran prosperidad, de gran elevación espiritual, de inimaginable progreso, de solidaridad y unión mundial, de plena y total justicia social.

Por otra parte, el cuerpo físico, el etérico, el emocional y el mental, sufrirán grandes cambios. El cuerpo físico será más grande, más esbelto, más sano y mejor formado. La cabeza será más grande, los ojos más alargados y la boca más pequeña.

Las funciones glandulares cambiarán y despertarán cambios físicos y psíquicos. Despertará la glándula pineal o epífisis, aumentando la manifestación de la Consciencia del Alma. Este es el nacimiento de la SEXTA RAZA RAIZ. Sus integrantes tendrán la clarividencia y clariaudiencia mentales. Las emociones serán dominadas por el cuerpo mental superior. Los guerras terminarán, las enfermedades comenzarán a desaparecer porque la medicina conocerá las causas verdaderas de estas y no los efectos como ocurre en la actualidad. El hombre no necesitará del dolor y del sufrimiento, etapa que ya ha comenzado. Esto traerá tristeza, angustia, temor, duda, y no debemos dejarnos dominar por ellos; si debemos agradecer a DIOS y a los Maestros por esta gran oportunidad para evolucionar, pasar de la oscuridad a la luz, tener acceso a los planos superiores y unirnos con todos los hermanos, visibles e invisibles.

Esto permitirá descorrer el velo que oculta la Verdad, pues podrá penetrar en los mundos sutiles y el Hombre conocerá la Verdad que los hará LIBRES como profetizó el maestro Jesús hace 2000 años, y como también esta incluido en las enseñanzas ocultas del maestro Hermes Trismegisto. El respeto de los mandamientos divinos y el conocimiento de las Leyes y Principios Universales que anunció Hermes, harán de la vida del Hombre del Tercer Milenio, una expresión pura del Alma y de todas las riquezas del Espíritu, pues no habrá limitaciones para la Mente y para el físico.

La sabiduría que encerró siempre la Doctrina Hermética sólo estuvo al alcance de la comprensión de pocos, pues solo una evolución adecuada de la mente y del espíritu, hacía posible llegar a la esencia de esta profunda Filosofía.

Hermes Trismegisto fue una encarnación física de uno de los más destacados Instructores que nuestra humanidad ha tenido, su misión, como la de otros Avatares e iniciados, fue la de enseñar el desarrollo de la Mente, el Cuerpo y del Espíritu, para promover por el camino más corto el ascenso hacia DIOS.

Su conocimiento milenario atravesó las Eras para llegar más o menos oculto y velado a nuestros días, y está a punto de atravesar la barrera de Acuario, e ingresar a este nuevo mundo prometido, donde todos los sentidos internos del Hombre, más la ayuda de los Maestros Cósmicos, de los Hermanos Extraterrestres, de mayor evolución que la nuestra, y de toda la Jerarquía Blanca, harán posible la divulgación en todas las mentes de los hombres del Tercer Milenio, de la Nueva Era de Acuario, de los Conocimientos Eternos, de la Sabiduría de Grandes Maestros del Pasado, de Hoy y del Futuro, a quien la ignorancia del hombre de las Eras pasadas, ocultó, tergiversó y no permitió conocer; este Gran Maestro que fue conocido bajo distintas manifestaciones, como Hombre, como Sacerdote, como Divinidad, EL TRES VECES GRANDE, que hoy, en esta conferencia, vuelve a dar una mirada al mundo y a los hombres, para invitar a la Humanidad entera a preparar el Camino que nos llevará al Nuevo Reino, pero conociendo totalmente la infinita validez de los Principios Universales, nacidos en Dios y traídos al mundo por grandes seres, como HERMES TRISMEGISTO.

     El Kybalión (69,6 KiB, 376 hits)
    Descripción de archivo: El Kybalión es un documento del siglo XIX que resume las enseñanzas del hermetismo, también conocidos como los siete principios del hermetismo. Su autoría se atribuye a un grupo anónimo de personas autodenominados Los Tres Iniciados, aunque las bases del hermetismo se atribuyen a un alquimista místico y deidad de algunas logias ocultistas llamado Hermes Trismegisto, cuya existencia se estima en Egipto antes de la época de los faraones, y según la leyenda fue guía de Abraham.

Autores del artículo: Arkantos Khan, Andyz, Nécora.
Fuentes: Raquel Masi, Guillermo R. Bosso, Adolfo E. Di Lorenzo.
Bibliografía: “Al principio de los Tiempos”, “Escalera al Cielo” de Zecharia Sitchin.

4 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 4 comentarios
Comentarios
Oct 18, 2014
20:01
#1 María Inés Bruccolleri Rennella:

Un artículo extraordinario. Gracias por permitirme recobrarlo. Siete hojas que permiten conocer e integrar una parte histórica muy importante de este planeta y que a la vez, nos educa celestialmente. Imperdible. María Inés Bruccolleri Rennella.

Reply to this commentResponder

Mar 10, 2015
14:21
#2 Hermes:

Muito bom o artigo, aliás, muito bom o site ao qual estou lendo todas as páginas. Cada vez mais tenho orgulho de me chamar Hermes.

Reply to this commentResponder

Nov 7, 2015
9:03
#3 Victor Morales:

La luz llega a cada uno de nosotros para q luego de alcansar la sabiduria como un arbol cuando florea, luego crecer un fruto de amor q luego deja caer de el la semilla q traera consigo la nueva era la nueva oportunidad de crecer en el conocimiento de su Dios

Reply to this commentResponder

Jul 28, 2016
1:51
#4 Irene Utrera:

Wow es tan interesante saber todo esto de verdad me llena de luz, gracias a esos dioses del cielo!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario