Pero sería un viaje solo de ida…

Agujero Negro. Interstellar.

Para resolver los misterios de los agujeros negros, un humano debería aventurarse en uno. Sin embargo, hay una condición bastante complicada que sortear: un humano puede hacer esto solo si el respectivo agujero negro es supermasivo y está aislado, y si la persona que ingresa al agujero negro no espera informar los hallazgos a nadie en todo el Universo.

Esa es, al menos, la conclusión a la que han llegado Leo Rodríguez y Shanshan Rodríguez, dos físicos del Grinnell College que se dedicaron a encontrar una manera de viajar a través de un agujero negro sin ser «espaguetificado» en el intento.

Dos tipos de agujeros

El Universo está plagado de un vasto zoológico de diferentes tipos de agujeros negros, pero hay dos tipos de agujeros negros que fueron relevantes para la investigación del dúo Rodríguez.

El primero no gira, es eléctricamente neutro, es decir, no tiene carga positiva ni negativa, y tiene la masa de nuestro Sol. El segundo tipo es un agujero negro supermasivo, con una masa de millones e incluso miles de millones de veces mayor que la de nuestro Sol.

Pero además de la diferencia de masa entre estos dos tipos de agujeros negros, lo que también los diferencia es la distancia desde su centro a su «horizonte de eventos», una medida llamada distancia radial.

El horizonte de sucesos de un agujero negro es el punto sin retorno. Todo lo que pase por este punto será tragado por el agujero negro y desaparecerá para siempre de nuestro Universo conocido. Allí la gravedad es tan poderosa que ninguna cantidad de fuerza mecánica puede vencerla o contrarrestarla. Incluso la luz, la cosa que se mueve más rápido en nuestro Universo, no puede escapar —de ahí el término «agujero negro»—.

El tamaño radial del horizonte de eventos depende de la masa del respectivo agujero negro y es clave para que una persona sobreviva cayendo en uno. Para un agujero negro con una masa de nuestro Sol (una masa solar), el horizonte de sucesos tendrá un radio de poco menos de 2 millas (3,2 kilómetros).

Una persona que se acerca al horizonte de sucesos de un agujero negro del tamaño de un sol (Leo y Shanshan Rodríguez/ CC BY-ND).

El agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia Vía Láctea, por el contrario, tiene una masa de aproximadamente 4 millones de masas solares, y tiene un horizonte de eventos con un radio de 7,3 millones de millas o 17 radios solares.

Por lo tanto, alguien que caiga en un agujero negro de tamaño estelar se acercará mucho, mucho más al centro del agujero negro antes de pasar el horizonte de eventos, en lugar de caer en un agujero negro supermasivo.

Evitando la espaguetificación

Esto implica, debido a la cercanía del centro del agujero negro, que el tirón del agujero negro sobre una persona diferirá en un factor de 1.000 billones de veces entre la cabeza y los pies, dependiendo de cuál esté liderando la caída libre.

En otras palabras, si la persona está cayendo con los pies primero, cuando se acerque al horizonte de eventos de un agujero negro de masa estelar, la atracción gravitacional en sus pies será exponencialmente mayor en comparación con el tirón del agujero negro en su cabeza.

La persona experimentaría espaguetificación y lo más probable es que no sobreviva al estirarla en una forma larga y delgada similar a un fideo.

Una persona que cae en un agujero negro y se estira (Leo Rodríguez/ Shanshan Rodríguez/ CC BY-ND).

Ahora, una persona que cae en un agujero negro supermasivo alcanzaría el horizonte de eventos mucho más lejos de la fuente central de atracción gravitacional, lo que significa que la diferencia en la atracción gravitacional entre la cabeza y los pies es casi cero.

Por lo tanto, la persona atravesaría el horizonte de eventos sin verse afectada, no se convertiría en un fideo largo y delgado, sobreviviría y flotaría sin dolor más allá del horizonte del agujero negro.

Otras consideraciones

La mayoría de los agujeros negros que observamos en el Universo están rodeados por discos de material muy calientes, en su mayoría compuestos por gas y polvo u otros objetos como estrellas y planetas que se acercaron demasiado al horizonte y cayeron en el agujero negro.

Estos discos se denominan discos de acreción y son muy calientes y turbulentos. Ciertamente, no son hospitalarios y harían que viajar al agujero negro sea extremadamente peligroso.

«Para ingresar a uno de manera segura, se necesitaría encontrar un agujero negro supermasivo que esté completamente aislado y que no se alimente del material, el gas o incluso las estrellas circundantes», precisan los investigadores.

Si una persona cayera en un agujero negro supermasivo, probablemente sobreviviría (Leo y Shanshan Rodríguez/ CC BY-ND).

Ahora, si una persona encuentra un agujero negro supermasivo aislado adecuado para un estudio científico y decide aventurarse en él, todo lo observado o medido del interior del agujero negro estaría confinado dentro del horizonte de eventos del agujero negro.

«Teniendo en cuenta que nada puede escapar de la atracción gravitacional más allá del horizonte de eventos, la persona que cae no podría enviar ninguna información sobre sus hallazgos más allá de este horizonte. Su viaje y sus hallazgos se perderían para el resto del Universo entero para siempre. Pero disfrutarían de la aventura, tal vez, mientras sobreviven», concluyen.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario