Los comienzos del espiritismo experimental coincidieron con las sesiones de mesas parlantes.

El fenómeno de macro-psicoquinesis (se entiende por psicoquinesis el movimiento de materia y energía externas a través del espacio y del tiempo, logrado por la sola influencia mental de una persona) que utiliza como instrumentos mesas pequeñas es, probablemente, el único que, bajo determinadas condiciones, puede ser repetido a voluntad por cualquier persona sin requerir ninguna habilidad especial. Conocido desde la antigüedad, fue hacia 1850 cuando alcanzó una gran popularidad, siendo denominado en los ambientes espiritistas como table-turning, que en español se traduce como “mesas parlantes” o “mesas giratorias”. Un grupo de personas, habitualmente amigos, se sientan alrededor de una mesa para intentar producir en ella movimientos anómalos que han sido descritos en los textos clásicos. Después de un periodo variable de tiempo en el que se llevan a cabo diversos rituales o fórmulas consideradas habitualmente como imprescindibles, se produce una serie de fenómenos que aumentan en intensidad según unos parámetros fijos que suelen repetirse en todos los casos.

Generalmente se escuchan crujidos o se detectan desplazamientos de la mesa casi imperceptibles, pero, poco a poco, los crujidos se transforman en golpes de diferentes características e intensidades, que pueden escucharse en otros lugares de la habitación. Los desplazamientos se hacen más complejos y se producen inclinaciones que obligan a los asistentes a hacer auténticos para no perder su lugar junto a la mesa. A partir de ese momento, ésta se comporta como si estuviera animada fuerza invisible e inteligente y los asistentes a la sesión suelen acordar códigos de golpes o movimientos para “conversar” con ella. Luego pueden tener lugar fenómenos de mayor envergadura como la levitación completa de la mesa. Ocasionalmente se observan fenómenos lumínicos, tocamientos (es decir, sensación de dedos invisibles apoyándose en alguna parte del cuerpo), brisas, movimientos de objetos de diferentes tamaños o aparición de “aportes”, entre otras manifestaciones.

Sin embargo, no todos los grupos tienen la misma suerte. Unos han abandonado sus encuentros después de semanas o meses de reunirse infructuosamente, mientras que otros logran progresar hasta distintos estadios intermedios. Algunos han atribuido los fenómenos a seres desencarnados y otros se inclinan por pensar en fuerzas psíquicas desconocidas relacionadas con uno, varios o todos los presentes.

Podríamos situar el punto de partida de este fenómeno a mediados del siglo XIX, cuando se produjo, en América y Europa, una epidemia de mesas parlantes, que se pusieron de moda primero en los salones y fueron luego fundamento de una nueva doctrina llamada espiritismo, cuyos principios fueron enunciados por Allan Kardec en 1857. Kardec dio importancia sobre todo a los contenidos de los mensajes, atribuyéndolos a personas fallecidas que se comunicaban a través de las mesas. Otros sin descartar la hipótesis espírita, o incluso adhiriéndose a ella, señalaron que las respuestas difícilmente superaban el nivel de información que tenían los asistentes a la versión.

Una primera delimitación de lo que era el fenómeno de las mesas parlantes consistió en diferenciarlo del trabajo que hacían sujetos especiales, generalmente médiums muy experimentados que desarrollaban, sin ninguna colaboración, diversos fenómenos de efectos físicos utilizando, entre otros elementos, alguna mesa para efectuar sus demostraciones parafísicas. En cambio, cuando hoy se habla de mesas parlantes hay que pensar en la reunión de grupos informarles que llevan a cabo las sesiones en un clima de amistad y de profundo interés. A veces el médium se designa después de comprobar los resultados de varias sesiones, aunque se trate de alguien que no pueda producir, ni antes ni después de las reuniones, ningún otro fenómeno paranormal.

1 comentario
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
Dic 19, 2013
23:12
#1 MIGUEL VALDERRAMA:

MUY UMILDEMENTE DESEO AÑADIR SIERTAS OBSERVACIONES:EN PRIMER LUGAR, EL ESPIRITISMO COMO TAL TUVO SU FECHA DE INICIO COMO DOCTRINA FILOSOFICA, CIENTIFICA Y MORAL EL 18 DE ABRIL DE 1857, CUANDO SIRCULO EN LAS LIBRERIAS DE PARIS LA PRIMERA EDICION DE “EL LIBRO DE LOS ESPIRITUS”. EN SEGUNDO LUGAR, UNA COSA ES ESPIRITISMO Y OTRA MUY DISTINTA ESPIRITUALISMO. EN TERCER LUGAR, HAY OTRA FECHA QUE MUY AMENUDO SE CONFUNDE CON EL INICIO DEL ESPIRITISMO Y ES EL 31 DE MARZO DE 1848 CUANDO SE ESTABLECIO EN LA HISTORIA DE MANERA INCUESTIONABLE, LA COMUNICACION ENTRE EL MUNDO ESPIRITUAL Y EL MUNDO CORPORAL. OCURRIO EN EL PEQUEÑO POBLADO DE HYDESVILLE, CERCA DE NUEVA YORK, EN EL HOGAR DE LAFAMILIA FOX. EN CUARTO LUGAR, TODA PERSONA QUE ACEPTA LA EXISTENCIA DEL ESPIRITU, COMO ENTIDAD APARTE DEL CUERPO FISICO, ES E S P I R I T U A L I S T A, CUALQUIERA SEA SU MANERA COMO CONCIBA A ESA PARTE ESPIRITUAL, POR LO QUE UN CRISTIANO ES ESPIRITUALISTA TANTOCOMO UN BUDISTA, UN MUSULMAN, UN TEOSOFO, UN ROSACRUZ Y UN ESPIRITISTA. POR LO QUE SE DEDUCE CLARA Y TAXATIVAMENTE QUE TODO ESPIRITISTA ES ESPIRITUALISTA AUN CUANDO NO TODO ESPIRITUALISTA SEA E S P I R I T I S T A. LOS ESPIRITISTAS NO REALIZAN NINGUN TIPO DE RITUAL O CUESTIONES QUE SE LES PAREZCAN, ES POR ELLO, QUE A VESES SON CONFUNDIDOS COMO ATEOS. VICTOR HUGO, EL GRAN ESCRITOR Y NOVELISTA FRANCES FUE UN GRAN ESPIRITISTA ENTRE MUCHO OTROS…Y POR ULTIMO NO OLVIDEMOS AQUELLO QUE DIJO EL GRAN CODIFICADOR DEL ESPIRITISMO ALLAN KARDEC “EL ESPIRITISMO ES A LA VEZ, UNA CIENCIA DE OBSERVACION Y UNA DOCTRINA FILOSOFICA. COMO CIENCIA PRACTICA, CONSISTE EN LAS RELACIONES QUE PUEDAN ESTABLECER CON LOS ESPIRITUS; COMO DOCTRINA FILOSOFICA COMPRENDE TODAS LAS CONSECUENCIAS MORALES QUE SE DESPRENDEN DE SEMEJANTES RELACUIONES”.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario