La búsqueda de vida en el universo tiende a centrarse en entornos habitables. Pero para responder preguntas sobre cómo surgió y se extendió la vida, así como los límites de la habitabilidad, los investigadores pueden considerar mirar mundos muertos, y quizás incluso —con mucho cuidado— sembrarlos con vida.

Dispositivo Génesis. Star Trek II.

Dispositivo Génesis. Star Trek II.

Si la idea les suena, es porque son muy trekkies. En la película Star Trek 2: La ira del Khan aparece un dispositivo llamado Génesis, el cual está diseñado para reorganizar la materia con el fin de crear mundos habitables para la colonización.

«¿Qué es exactamente Génesis? Bueno, en pocas palabras, Génesis es la vida a partir de la falta de vida», decía en la película la Dra. Carol Marcus, una de las científica líderes de la Federación y ex amante del capitán Kirk.

Y si bien la nueva propuesta científica en el mundo real no es tan específica, ciertamente se basa en la misma noción.

«El estudio biológico de la falta de vida parece contradictorio, porque la biología es el estudio de la vida», dijo el astrobiólogo Charles Cockell de la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido.

En un artículo que se publicará en abril en la revista Astrobiology, Cockell argumenta que centrarse por completo en los mundos vivos deja fuera un porcentaje enorme y potencialmente informativo del cosmos. Los espacios asombrosamente grandes entre planetas, así como lugares como el sol ardiente y la luna gélida, están presumiblemente desprovistos de vida.

Incluso la Tierra, que consideramos que está llena de vida, es en gran parte inhabitable, con una biosfera delgada situada en la superficie pero un interior en gran parte muerto, sostuvo el astrobiólogo.

Prof. Charles S. Cockell. Crédito: Elena Díaz/ESA.

Después de que los organismos surgieron durante los albores de nuestro planeta, se cree que proliferaron para llenar todos los entornos habitables que pudieron encontrar. Sin embargo, los detalles de este proceso todavía se comprenden de manera confusa, y Cockell cree que los mundos muertos podrían ayudar a proporcionar una visión científica de cuestiones fundamentales como los límites de dónde puede existir la vida y cómo los seres vivos colonizan áreas deshabitadas.

Los mundos muertos también podrían proporcionar un borrón y cuenta nueva, donde los científicos podrían comenzar el experimento de la vida desde cero.

«Si los investigadores liberaran pequeñas cantidades de microbios en ambientes sin vida, podrían aprender qué tan rápido se propagan los organismos, la secuencia en la que las diferentes especies toman el control y cómo los seres vivos alteran la química local y eventualmente comienzan a coevolucionar con un planeta», explicó. «Los futuros astronautas en una base en Marte podrían descubrir las mejores bacterias para introducir en su superficie a fin de que sea productiva para los cultivos».

Sembrando el Sistema Solar

Determinar el lugar adecuado para realizar un experimento de este tipo puede resultar complicado. No está del todo claro qué lugares del sistema solar están totalmente muertos. Muchos astrobiólogos piensan que los océanos cubiertos de hielo de las lunas de Júpiter y Saturno son buenas apuestas para encontrar vida, pero Cockell señaló que algunos entornos pueden ser habitables pero aún están deshabitados.

Composición de imágenes de la luna Europa tomadas por la sonda Galileo.

«Entonces, si las profundidades acuosas de Europa de Júpiter o Encelado de Saturno resultaran sin vida, tal vez podría ser informativo desatar bacterias en ellas y monitorearlas durante un período de tiempo enorme, como 10,000 años. Sería como Genesis, el experimento de Star Trek», dijo, refiriéndose el dispositivo ficticio.

Cockell reconoció que tales ideas conllevan importantes preocupaciones éticas, incluso si tenemos derecho a alterar planetas más allá del nuestro para nuestros propios fines. Otros lugares del sistema solar están legalmente protegidos de la contaminación en virtud del Tratado del Espacio Exterior de 1967 —redactado en gran parte por Estados Unidos y Rusia y firmado por todas las naciones del mundo con viajes espaciales—, y el científico cree que sería importante asegurarse de que un mundo carece realmente de vida antes de apresurarse y potencialmente cambiarlo para siempre.

La vida se abre camino

En 2019, el módulo de aterrizaje lunar israelí Beresheet se estrelló contra la superficie de la Luna llevando una carga secreta de tardígrados, organismos resistentes capaces de sobrevivir en condiciones extremas, tal como informamos en su momento. Aunque Cockell piensa que las criaturas probablemente estén muertas, su introducción arbitraria al medio ambiente lunar no le cayó bien.

Una razón final para estudiar entornos sin vida podría ser tropezar accidentalmente con la vida, dijo Cockell. Pocos pensaron que los respiraderos hidrotermales volcánicos en el fondo del océano podrían ser habitables hasta que la exploración submarina mostró que estaban llenos de organismos.

«Esos lugares ayudaron a redefinir nuestra comprensión de dónde pueden sobrevivir los seres vivos y mostrarnos la vida como no la conocemos», agregó.

«El punto principal es no obsesionarse demasiado con buscar vida y entornos habitables. Los mundos sin vida, irónicamente, pueden decirnos mucho sobre la vida», concluyó.

Fuente: Live Science. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario