Un grupo de expertos determinó que ninguna de las tecnologías existentes en la Tierra podría evitar que un asteroide golpeara la Tierra si se sabe su trayectoria con menos de seis meses de anticipación.

Impacto asteroide hipotético.

Un grupo de expertos de agencias espaciales estadounidenses y europeas asistieron a un ejercicio de una semana dirigido por la NASA en el que se enfrentaron a un escenario hipotético: un asteroide a 35 millones de millas de distancia se acercaba al planeta y podría impactar en seis meses.

Con cada día que pasaba del ejercicio, los participantes aprendían más sobre el tamaño, la trayectoria y la posibilidad de impacto del asteroide. Luego tuvieron que cooperar y usar su conocimiento tecnológico para ver si se podía hacer algo para detener la roca espacial.

Los expertos se quedaron cortos. El grupo determinó que ninguna de las tecnologías existentes en la Tierra podría evitar que el hipotético asteroide golpeara dado el plazo de seis meses de la simulación. En esta realidad alternativa, el asteroide se estrelló contra Europa del Este.

Ilustración de asteroides volando cerca de la Tierra. Crédito: Peter Carril/ESA.

Hasta donde sabemos, ningún asteroide representa actualmente una amenaza para la Tierra de esta manera. Pero se estima que dos tercios de los asteroides de 140,21 m de tamaño o más grandes, lo suficientemente grandes como para causar estragos considerables, permanecen sin descubrir. Es por eso que la NASA y otras agencias están intentando prepararse para tal situación.

«Estos ejercicios, en última instancia, ayudan a la comunidad de defensa planetaria a comunicarse entre sí y con nuestros gobiernos para garantizar que todos estemos coordinados en caso de que se identifique una amenaza de impacto potencial en el futuro», dijo Lindley Johnson, oficial de defensa planetaria de la NASA, en un comunicado de prensa.

La simulación

El asteroide ficticio de la simulación se llamó 2021PDC. En el escenario de la NASA, fue «detectado» por primera vez el 19 de abril, momento en el que se pensó que tenía un 5 por ciento de posibilidades de impactar contra nuestro planeta el 20 de octubre, seis meses después de la fecha de su descubrimiento.

Pero el día 2 del ejercicio se adelantó rápidamente al 2 de mayo, cuando los nuevos cálculos de la trayectoria del impacto mostraron que 2021PDC casi con certeza afectaría a Europa o al norte de África. Los participantes en la simulación consideraron varias misiones en las que las naves espaciales podrían intentar destruir el asteroide o desviarlo de su camino.

Concluyeron que tales misiones no podrían despegar en el corto período de tiempo antes del impacto del asteroide.

«Si nos enfrentamos al escenario hipotético de 2021PDC en la vida real, no podríamos lanzar ninguna nave espacial en tan poco tiempo con las capacidades actuales», dijeron los participantes.

Esta imagen fue capturada por la tripulación de la Expedición 59 de la Estación Espacial Internacional, mientras orbitaban a 400 kilómetros sobre Quebec, Canadá. A la derecha, el lago en forma de anillo es un depósito moderno dentro del remanente erosionado de un antiguo cráter de impacto de 100 km de diámetro, que tiene más de 200 millones de años. Crédito: NASA/ISS.

También consideraron intentar hacer estallar o destruir el asteroide con un dispositivo explosivo nuclear.

«El despliegue de una misión de disrupción nuclear podría reducir significativamente el riesgo de daños por impacto», descubrieron.

Aún así, la simulación estipuló que 2021PDC podría tener un tamaño de entre 34,75m a media milla, por lo que la posibilidad de que una bomba nuclear pudiera hacer mella era incierta.

El día 3 del ejercicio se adelantó hasta el 30 de junio, y el futuro de la Tierra se veía sombrío: la trayectoria del impacto de 2021PDC mostró que se dirigía hacia Europa del Este.

Región de impacto prevista para el PDC de 2021. Crédito: JPL/NASA.

Para el día 4, que avanzó rápidamente a una semana antes del impacto del asteroide, había un 99 por ciento de posibilidades de que el asteroide chocara cerca de la frontera entre Alemania, la República Checa y Austria. La explosión traería tanta energía como una gran bomba nuclear.

Todo lo que se pudo hacer fue evacuar las regiones afectadas con anticipación.

Bajo el radar

Es tentador suponer que en el mundo real, los astrónomos detectarían un asteroide similar a 2021PDC con mucho más de seis meses de antelación. Pero la capacidad del mundo para vigilar Objetos Cercanos a la Tierra (NEO) es lamentablemente incompleta.

Cualquier roca espacial con una órbita que la lleve a 125 millones de millas del sol se considera un NEO. Pero Johnson dijo en julio que la NASA cree que «solo hemos encontrado alrededor de un tercio de la población de asteroides que existen y que podrían representar un peligro de impacto en la Tierra».

Representación artística del asteroide Chicxulub hace 66 millones de años. Crédito: Chase Stone.

Por supuesto, la humanidad espera evitar una sorpresa como la que recibieron los dinosaurios hace 65 millones de años, cuando un asteroide de 10 kilómetros de ancho se estrelló contra la Tierra. Pero en los últimos años, los científicos han pasado por alto muchos objetos grandes y peligrosos que se acercaron.

El cometa Neowise, un trozo de hielo espacial de 5 km de ancho, pasó a 64 millones de millas de la Tierra en julio. Nadie sabía que existía el cometa hasta que un telescopio espacial de la NASA lo descubrió cerca de cuatro meses antes.

En 2013, un meteoro de unos 19,81 m de diámetro entró en la atmósfera a 64 374 km/h y explotó sobre Cheliábinsk, Rusia, sin previo aviso, enviando una onda de choque que rompió ventanas y dañó edificios en toda la región. Más de 1.400 personas resultaron heridas.

Cometa Neowise sobre Hokkaido, Japón, 11 de julio de 2020. Crédito: Observatorio Nayoro/Reuters.

Y en 2019, un asteroide «asesino de ciudades» de 130,15 m de ancho voló a 72.420 km de la Tierra. La NASA casi no tuvo ninguna advertencia al respecto.

Eso es porque, actualmente, la única forma en que los científicos pueden rastrear un NEO es apuntando uno de los limitados telescopios de la Tierra en la dirección correcta en el momento correcto.

Para abordar ese problema, la NASA anunció hace dos años que lanzaría un nuevo telescopio espacial dedicado a buscar asteroides peligrosos. Ese telescopio, llamado Misión de Vigilancia de Objetos Cercanos a la Tierra, junto con el Telescopio de Banco de Pruebas recientemente lanzado por la Agencia Espacial Europea y el Telescopio Flyeye que se está construyendo en Italia, eventualmente debería reforzar la cantidad de NEOs que podemos rastrear.

La NASA contraataca

La NASA ha investigado las opciones que tendrían los científicos si encontraran un asteroide peligroso en curso de colisión con la Tierra. Estos incluyen detonar un dispositivo explosivo cerca de la roca espacial, como sugirieron los participantes del ejercicio, o disparar láseres que podrían calentar y vaporizar el asteroide lo suficiente como para cambiar su trayectoria.

Otra posibilidad es enviar una nave espacial para chocar contra un asteroide que se aproxima y, por lo tanto, desviarlo de su trayectoria. Esta es la estrategia en la que la NASA se toma más en serio.

A finales de este año, la agencia tiene programado lanzar una prueba de dicha tecnología. La Prueba de Redireccionamiento de Doble Asteroide (DART) enviará una nave espacial al asteroide Dimorphos (que a la vez orbita el asteroide Didymos) y lo golpeará a propósito en el otoño de 2022.

La NASA espera que la colisión cambie la órbita de Dimorphos. Si bien ese asteroide no es una amenaza para la Tierra, la misión podría demostrar que redirigir un asteroide es posible si se lo detecta con el suficiente tiempo de antelación.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Pinterest Email

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario