El telescopio y detector de rayos cósmicos, GRAPES-3, acaba de publicar los resultados de la tormenta de junio de 2015 que nos dejó sin escudo magnético durante dos horas. Así ocurrió.

plasma-cloud

El telescopio de muones GRAPES-3, ubicado en el Laboratorio de Rayos Cósmicos del TIFR (Tata Institute of Fundamental Research), en Ooty (India), registró una explosión de rayos cósmicos galácticos de aproximadamente 20 GeV, el 22 de junio de 2015, que duró dos horas.

El estallido ocurrió cuando una gigantesca nube de plasma expulsada de la corona solar, moviéndose a una velocidad de unos 2,5 millones de kilómetros por hora, golpeó nuestro planeta, causando una severa compresión de la magnetosfera de la Tierra, de 11 a sólo 4 veces el radio del planeta. En consecuencia, se desencadenó una severa tormenta geomagnética que generó una aurora boreal y apagones de señal de radio en muchos países en latitudes altas, reporta Phys.org.

La magnetosfera de la Tierra se extiende sobre un radio de un millón de kilómetros, actuando como primera línea de defensa, protegiéndonos del flujo continuo de rayos cósmicos solares y galácticos, y salvaguardando así la vida en nuestro planeta de estas radiaciones energéticas de alta intensidad.

Rotura temporal

Las simulaciones realizadas por el equipo de GRAPES-3 en relación a este evento indican que «el escudo magnético de la Tierra se rompió temporalmente debido a la aparición de una reconexión magnética, permitiendo que las partículas de rayos cósmicos galácticos de menor energía entraran en nuestra atmósfera».

GRAPES-3.

Telescopio de muones GRAPES-3.

El campo magnético de la Tierra dobló estas partículas alrededor de 180 grados, desde el lado diurno hasta el nocturno, donde fue detectado como una explosión por GRAPES-3. Los datos fueron analizados e interpretados a través de una simulación extensiva durante varias semanas utilizando la granja de computadoras de 1.280 núcleos construida por el equipo de físicos e ingenieros del TIFR.

El informe completo ha sido publicado en Physical Review Letters.

Publicado el 3 de noviembre de 2016 1 comentario
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
nov 4, 2016
7:43
#1 MLB:

si esto fuera cierto durante el tiempo que duro la tierra hubiera quedado indefensa ante los perjudiciales rayos del sol, que se comportarian como un microndas esterilizando al contacto es porcion de tierra, el campo electromagnetico no puede alterarse puede disminuir momentaneamente pero no totalmente, no seria solo una aurora boreal, los animales perderian rumbo ya que se guian por sus iones que perciben el magnetismo, la tierra arderia donde se filtren los rayos solare, nada creceria alli en mucho tiempo, necesitamos mas informacion

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario