Un equipo de investigadores japoneses, dirigido por Masahiro Kayama, de la Universidad de Tohoku, acaba de hacer un descubrimiento excepcional: un fragmento de moganita, mineral que solo se forma en presencia de agua, en el interior de un meteorito procedente de la Luna encontrado en una zona desértica del Norte de África.

Fotografía del meteorito lunar NWA 2727. Masahiro Kayama, Universidad Tohoku.

Fotografía del meteorito lunar NWA 2727. Masahiro Kayama, Universidad Tohoku.

«La moganita es un cristal de dióxido de silicio (SIO2) similar al cuarzo —explica Kayama—. En la Tierra se forma como un precipitado cuando el agua alcalina (que incluye SIO2) se evapora bajo condiciones de alta presión. La existencia de moganita sugiere con fuerza que existe actividad de agua en la Luna».

Kayama y su equipo analizaron 13 meteoritos lunares utilizando las últimas tecnologías (microscopía electrónica y espectroscopios capaces de medir la vibración atómica de las rocas) para determinar las composiciones químicas y las estructuras de los minerales que contienen.

lunar-meteorite-water2

(M Sasaoka/SASAMI-GEO-SCIENCE).

Los investigadores encontraron moganita solo en uno de esos 13 meteoritos, lo que confirma que el mineral no pudo formarse en el desierto africano. «Si la moganita se generó cuando el meteorito lunar quedó a la intemperie en la Tierra —explica Kayama— debería haber moganita en todas las muestras que cayeron a la Tierra al mismo tiempo. Pero este no es el caso».

El investigador añade, además, que parte de la moganita encontrada se había transformado en stishovita y coesita, minerales que se forman cuando el dióxido de silicio es sometido a muy altas presiones, lo que indica que probablemente se formó como consecuencia de fuertes impactos en la Luna.

El equipo de Kayama estima que la acumulación de agua en el suelo de la Luna se cifra aproximadamente en un 0,6 % de su peso.

El equipo de Kayama estima que la acumulación de agua en el suelo de la Luna se cifra aproximadamente en un 0,6 % de su peso.

Se trata de la primera vez que se encuentra moganita en rocas lunares. Los investigadores creen que los meteoritos proceden, muy probablemente, de un área de la Luna llamada Procellarum Terrane, y que la moganita se formó como consecuencia del proceso de evaporación de agua expuesta a una intensa luz solar.

Kayama está convencido de que bajo la superficie lunar, protegidos del Sol, existen cristales de hielo en abundancia. Si está en lo cierto, los futuros exploradores lunares dispondrían de un fácil acceso a este recurso, lo que aumentaría en gran medida las posibilidades de grandes asentamientos e infraestructuras lunares.

Fuente: ScienceAlert. Edición: ABC.

Sin comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario