Científicos han descubierto un masivo acelerador de partículas en el corazón de una de las regiones más hostiles cercanas a la Tierra, una zona super-energética, cargada de partículas que rodean al planeta, y conocida como cinturones de Van Allen. Estos cinturones de radiación se originan por el intenso campo magnético de la Tierra que es producto de su rotación. Ese campo atrapa partículas cargadas, provenientes del Sol, así como partículas cargadas que se generan por interacción de la atmósfera terrestre con la radiación cósmica y la radiación solar de alta energía.

El resultado de la investigación fue publicado esta misma semana en la revista Science.

Hasta ahora se sabía que algo en el espacio aceleraba las partículas en los cinturones de radiación a más del 99% la velocidad de la luz, pero se ignoraba qué era exactamente lo que lo provocaba.

Los nuevos resultados obtenidos por las sondas Van Allen de la NASA, indican que la aceleración energética proviene de los mismísimos cinturones. Las partículas dentro de los cinturones son aceleradas por impulsos locales de energía, como si fuera un latido perfectamente coordinado.

El descubrimiento sobre esta fuente local de energía estaría íntimamente relacionado con huracanes creciendo en algún punto de los cinturones. En este caso, el origen es una región de ondas electromagnéticas intensas, en donde se recolecta energía de otras partículas localizadas en la misma región. Conocer el área exacta de la aceleración ayudará a los científicos a mejorar las predicciones del clima espacial, porque los cambios que se producen en los cinturones de radiación pueden ser muy peligrosos para los satélites cercanos al planeta.

Con el fin de entender mejor este fenómeno, las sondas gemelas Van Allen fueron diseñadas para volar directo hacia esta intensa región del espacio. Cuando la misión fue lanzada en agosto de 2012, tenía entre sus objetivos principales el averiguar cómo las partículas eran aceleradas a energías ultra-altas en los cinturones de radiación, y cómo en ciertas ocasiones éstas podían escapar. Al determinarse que esta aceleración provenía de impulsos energéticos locales, y no de un proceso más global, los científicos fueron capaces de responder en forma definitiva esas respuestas que hasta el momento permanecían en el misterio.

“Este es uno de los resultados más esperados y excitantes producto de las sondas Van Allen”, dijo David Sibeck, uno de los científicos de la NASA a cargo del proyecto. “Es la razón principal por la cual lanzamos la misión”, agregó.

Publicado el 26 de julio de 2013 Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario