Recientemente, la periodista Annie Jacobsen reportó al periódico Los Angeles Times el lanzamiento de su libro intitulado “AREA 51: An Uncensored History of America’s Top Secret Military Base”, en el cual intentar revivir —una vez más— la vieja y archirefutada teoría que no se sostiene ante su mayor enemigo, los hechos de aquel movido año de 1947 que dieron origen a lo que se conoce como La Era Moderna OVNI.

La Mentira

Según la reportera lo que se estrelló en Roswell era en realidad un avión espía soviético que cayó durante una tormenta. Jacobsen afirma que estaba lleno de pilotos estrafalarios, del tamaño de niños, que habían sido genéticamente modificados. El líder de la extinta Unión Soviética Joseph Stalin esperaba causar pánico generalizado en Estados Unidos, alega la autora.

La historia se pone aún más extraña. Al parecer Stalin se había inspirado en la adaptación para radio que H. G. Wells hizo en 1938 de la “Guerra de los Mundos”. La transmisión desató el pánico entre los escuchas, que confundieron la obra con una invasión alienígena. (Más tarde, los estudiosos del episodio afirmaron que los medios exageraron la dimensión de la respuesta de alarma entre los oyentes.)

¿Y esos aviadores tan parecidos a ET? Eran experimentos científicos creados por el “Ángel de la Muerte”, el doctor nazi Josef Mengele, para la extinta URSS después de la guerra. El vuelo fue dirigido por control remoto, según cuenta el libro, y estaba repleto de “niños con apariencia de aliens”.

Según la fuente de Jacobsen, un ingeniero retirado que participó en el proyecto a finales de 1978, la apariencia de los experimentos humanos podría explicar las teorías de la conspiración alienígena: “Ellos fueron grotescamente deformados, pero todos a imagen y semejanza. Tenían las cabezas inusualmente grandes y ojos de gran tamaño con forma extraña”.

La Mentira Expuesta

Primero que nada, no es una información nueva, la misma fue puesta en la mesa del caso Roswell hace mucho tiempo, y difundida por diversos autores, por lo que Jacobsen realmente hace un ejercicio de compra-venta al tratar de presentarlo como una novedad, y encima diciendo que sus fuentes son anónimas.

Hay que recordar que el escepticismo recalcitrante que se centra en tratar de sacar cualquier explicación inconveniente del alcance del público mediante técnicas de debunkismo pasadas de moda, parece hacer oídos sordos cuando se tratan de teorías que involucran a los militares y dejan a los temidos alienígenas fuera de la palestra. Y seguramente será el caso con este libro.

La “nueva” teoría de Jacobsen mezcla experimentos abominables dignos del Dr. Frankenstein, con pseudonaves nazis recuperadas por los soviéticos. En el libro entrevista a 74 ingenieros y pilotos, entre otros, que supuestamente trabajaron en bases secretas en el desarrollo de aviones espía U-2 y cazabombarderos como el F-117, entre otros logros de la aeronáutica que “ayudaron a EEUU a ganar la Guerra Fría”. De extrapolar proyectos —antes— secretos de aviones que no tienen forma de platillo, vuelan mediante métodos convencionales y encima son desarrollados específicamente para no ser detectados tanto por radar como visualmente, hacia el caso Roswell, hay un solo paso… en falso, pero paso al fin.

El ardid es el siguiente: Si se presenta fuerte evidencia para el accidente de un OVNI o algún caso similar, provea miles de páginas de información detallada acerca de proyectos militares anteriormente secretos que puedan concebiblemente responder por eso. Cuanto más voluminosa sea la información, menor es la necesidad de demostrar cualquier conexión entre el evento reportado y el proyecto militar.

Además, en un amplio informe realizado por el físico óptico Bruce Maccabee, al contrario de como sostienen algunos, en las breves etapas de prueba de aviones como los mencionados arriba, los avistamientos OVNI disminuyeron en vez de incrementarse. Por lo que además de por forma y características, las estadísticas tampoco apoyan la noción que prototipos secretos puedan responder en forma coherente por avistamientos OVNI.

La reportera sugiere en el libro (al igual que en entrevistas televisivas) que “el OVNI de Roswell fue en realidad un avión soviético inspirado en tecnología nazi y pilotados por enanos deformes. Josef Stalin hizo que Josef Mengele alterara mediante cirugía a los mini-pilotos que deberían aterrizar el avión y pretender que eran alienígenas del espacio, dándole un susto no apto para cardíacos a los estadounidenses” (si no pudo contener la risa en este punto de la lectura, descanse un poco, y siga leyendo el resto en unos segundos).

MENTIRA 1: Avión soviético basado en tecnología nazi.

A pesar que se conoce que el Tercer Reich estuvo sumamente interesado en el ocultismo y en desarrollar tecnología platillezca basada en antiguos diagramas y leyendas como aquellas hindúes que hablan de los vimanas, jamás logró desarrollar nada que se pareciera a un platillo dentro de su arsenal.

Si la URSS o alguna nación de nuestro planeta tenían ya en el año 1947, prototipos de platillos voladores de altas capacidades aerodinámicas, hay que preguntarse dónde están esos prototipos hoy en día. Por ejemplo, el avión U-2 era un proyecto secreto en la década de los 50, pero dejó de ser secreto en la década de los 60. El avión B-2 Spirit, de tecnología Stealth, era secreto en el año 1980, pero dejó de ser secreto en el año 1988. ¿Donde están ahora los supuestos platillos secretos de los años 40 y 50 y 60?

A muchos partidarios de lo (re)planteado por Jacobsen les gusta fantasear con platillos voladores con hélices por dentro, alegando que tal cosa es perfectamente posible y que la capacidad de aeronavegación de tales aparatos era (y es) muy buena. La pregunta que queda hacerse es: ¿Si tales maravillosos platillos con hélices por dentro eran construidos con éxito por los militares norteamericanos en los años 50, como es posible que 50 años después todavía no formen parte del equipamiento aeronáutico comercial o estándar de las milicias de otros países?

En el incidente Roswell se mencionan jeroglíficos irreconocibles en partes de uno de los platillos estrellados. ¿Acaso el idioma ruso tiene esas características? También hablan sobre un material extremadamente liviano y a la vez resistente: “Nosotros procedimos a recoger las piezas. Muchas de ellas tenían números y jeroglíficos, difíciles de leer. Nada del material estaba quemado. Trate de quemar el metal pero era imposible encenderlo. Se parecía al papel de estaño de un paquete de cigarrillos. Traté de hundirlo con un mazo de 16 libras y no lo logré. El general Ramey me advirtió que debía guardar silencio acerca del choque” (J. Marcel, oficial de inteligencia aérea).

MENTIRA 2: Tripulantes enanos deformes

Dice la periodista que los cuerpos que se encontraron en la nave eran “grotescamente deformes”, con “cabezas inusualmente grandes y de forma anormal, con ojos de gran tamaño.” Este punto no resiste el mínimo análisis. Stalin no tenía forma de saber sobre el supuesto aspecto de los alienígenas, ¿por qué iba a intentar asustar a los norteamericanos con “enanos deformes”?

Hay que aclarar que, al contrario de la creencia popular, en el caso Roswell existen dos zonas con restos OVNI. El físico nuclear Stanton Friedman, uno de los científicos mas versados e informados del caso, dice que “hubo dos platillos estrellados… uno en el Rancho Foster al norte de Roswell y otro en las planicies de San Agustín. Los testimonios indican que ocurrieron aproximadamente al mismo tiempo, de manera que podrían estar relacionados con una colisión en medio del aire causada por la influencia de fuertes relámpagos en los sistemas de propulsión o navegación”.

Los seres descritos por los testigos, de los cuales Jacobsen toma la descripción, pertenecen a la segunda zona de las planicies. Aquellos civiles que encontraron un platillo semienterrado, el cual era frío al tacto en un desierto que tiene un calor infernal, cuentan un total de cuatro criaturas de baja estatura junto a la nave, tres de las cuales estaban gravemente heridas y agonizando, siendo que una de ellas aun estaba viva y tratando de ayudar a las demás. Asimismo, mencionan que esta criatura humanoide estaba asustada ante la presencia de los curiosos testigos humanos… Acá uno le podría preguntar a Annie Jacobsen, cómo es que Stalin pretendía asustar a los estadounidenses con estos seres…

MENTIRA 3: El Sofisma Wellsiano

El “Sofisma Wellsiano”, valga la redundancia, es un falso argumento usado por muchos escépticos y debunkers que, en resumidas cuentas, pretende achacar el impacto social producido por la visitas ET a nuestro mundo a la TV o bien a Hollywood, utilizando a la famosa emisión de radio de H. G. Wells, La Guerra de los Mundos, como caballo de batalla.

El efecto provocado en la sociedad es totalmente opuesto a lo asegurado por los aficionados a sostener esta falacia, algo evidenciado en la propia realidad y comprobable estadísticamente al simplemente salir a la calle y preguntarle a cualquier miembro de eso llamado “masa” sobre el tema OVNI. La mayoría no está informado adecuadamente sobre el tema, e incluso las únicas nociones asociadas que poseen son aquellas vistas en las películas, por lo que muchos tenderán a dibujar en sus caras una sonrisa si uno le pregunta por ejemplo, “¿Qué piensa sobre los OVNIs?”.

Nótese que la pregunta habitual suele ser: “¿Ud. cree en los OVNIs?” Es decir, algo totalmente tendencioso hacia separar dicho fenómeno/realidad de la ciencia y encasillarlo como simple creencia.

De hecho, muchas veces podrán ver como este sofisma se aplica a ciertos casos para insinuar que el testigo o víctima de un Encuentro Cercano describe algo similar o parecido a lo sucedido en alguna serie de TV emitida hace tiempo, intentando así quitarle veracidad al asunto y credibilidad al testigo.

En fin, el objetivo es descomprimir (a través de la exaltación de los sentidos) la curiosidad objetiva y la atención seria puestas en ciertos temas para que, al ser colectivamente tomados en calidad de comedia o ficción, resulten indigeribles para la masa como cuestiones dignas de ser tenidas en cuenta.

MENTIRA 4: “Lo de Roswell es sólo un apéndice de un libro de investigación sobre la aviación y la historia militar”

Parte de la intriga del libro Area 51 es que el gobierno aun se rehúsa a discutir el caso. Bravo! Un poco de mística de seguro ayuda a vender el libro. Lo que no menciona Jacobsen es la gran campaña de desinformación emprendida por el propio gobierno de EEUU desde 1947 en adelante para tergiversar e intentar ridiculizar cualquier idea que involucre algo extraterrestre con el tema OVNI. Desde gases del pantano, inversiones térmicas, reflejos de planetas, hasta globos meteorológicos y… adivinen, sí!, prototipos secretos norteamericanos en forma de platillo que promocionaban desvergonzadamente.

Pero aún así, estos últimos “platillos terrestres” difícilmente formen parte de la la historia de la aviación de EEUU debido a un pequeño gran detalle, apenas se despegaban del suelo…

Tampoco menciona que muchos de los científicos contratados por el gobierno para dar la cara ante el público con estas explicaciones prosaicas del fenómeno, tiempo después, se arrepintieron de lo que habían sido obligados a hacer:

“Me encontraba ahí en el Proyecto Blue Book y sabía el trabajo que tenían. Les ordenaban no alterar al público, no echar leña al fuego… Donde sea que un caso explicable ocurriese —que eran muy pocos— ellos extrapolaban su cualidad de prosaico a todo el fenómeno, difundiéndolo en los medios… Para los casos que eran muy difíciles de explicar, hacían malabares para mantenerlos alejados de los medios. Tenían un trabajo que hacer, correcta o incorrectamente, para mantener al público calmado.

”Cuando la anhelada solución al problema OVNI llegue, pienso que probará ser no solo un pequeño paso para la ciencia, sino un rotundo y totalmente inesperado salto cuántico.” J. Allen Hynek (entrevista filmada)

Conclusión

En Mystery Planet NO estamos interesados en promocionar este tipo de libros que atentan contra el sentido común. Desconocemos si el hacer una reseña en contra de un libro cuenta, irónicamente, como tal. Lo que si sabemos es que no podíamos dejar pasar la oportunidad para denunciar tanta ficción junta. Y es que hay que recordar que la realidad a veces puede superar a la ficción… y es por ello que algunos pretenden tergiversarla.

Publicado el 22 de mayo de 2011 7 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 7 comentarios
Comentarios
may 22, 2011
12:50
#1 zamo:

jeee esa jacobsen!! nadie le comprara su libro

Reply to this commentResponder

may 22, 2011
13:57
#2 xxpabloxx:

Es impresionante como para vender cualquier cosa se dedican ha crear cuentos de ciencia ficción.

Reply to this commentResponder

may 22, 2011
20:19
#3 majestic12:

lo que el ser humano es capaz de hacer por dinero, pero lo que yo digo es que quien se asustaria con “enanos deformes”.De preferencia yo me asustaria mas con seres de altura mallor a la de un humano y con mas capacidad a la nuestra…

Reply to this commentResponder

may 23, 2011
1:58
#4 Ametal:

Esto si se llama no tener vergüenza, hacer libros de un tema de por si ya sobrexplotado, reciclar e inventar historias y venderlas como algo novedoso…

Reply to this commentResponder

may 23, 2011
17:49
#5 xxpabloxx:

Sin embargo debo aclarar que cuando la humanidad tenga por meta lograr algún gran objetivo por pura necesidad, es cuando se van a ver producciones asombrosas.
Podemos mencionar el Proyecto Manhatan, o las Bombas V1 y V2, lamentablemente en nuestra modernidad los únicos grandes logros se hicieron para producir muertes, aunque eso no quita de que incluso para lograr estos objetivos perversos tuvieron que crearse conocimientos, técnicas y tecnologías que hasta ese momento no existían.
Este mismo principio se aplica a la consecución de objetivos mas beneficiosos y no perversos como las armas de destrucción.

Reply to this commentResponder

dic 7, 2011
19:35
#6 carlos:

En EEUU, Annie Jacobsen es conocida por mentirosa y su único objetivo es ganar dinero con sus plagios y copias.

Reply to this commentResponder

ago 16, 2017
13:04
#7 alewjaja:

ami no gustar :(

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario