Arqueólogos israelíes realizaron un importante descubrimiento en las excavaciones en la Ciudad Vieja de Jerusalén: un sello de arcilla que perteneció a un antiguo gobernante hebreo de la ciudad.

sello-jerusalen

El sello, de 2.700 años, hallado cerca del Muro de las Lamentaciones.

El artefacto tiene unos 2700 años, informa el canal de televisión israelí ITV con referencia a la Autoridad de Antigüedades israelí.

El hallazgo se realizó junto de la pared occidental del Monte del Templo, cerca del Muro de las Lamentaciones. Se trata de una impresión de arcilla quemada del tamaño de una diminuta moneda, de 2-3 milímetros de espesor.

En la parte superior del sello se ven dos figuras, una frente a la otra, y en la parte inferior hay una inscripción en hebreo antiguo: «pertenece al gobernante de la ciudad».

Lugar de la excavación arqueológica.

Lugar de la excavación arqueológica.

Este hecho confirmaría «los registros bíblicos de la existencia de un gobernador de la ciudad de Jerusalén hace 2.700 años», afirma la arqueóloga Shlomit Weksler-Bdolah.

Además, la investigadora destaca la importancia del hallazgo, ya que se trata del primer sello descubierto que contiene un cargo preciso.

En la Biblia, los gobernadores de Jerusalén son mencionados en dos ocasiones, pero es la primera vez que una excavación arqueológica confirma documentalmente la existencia de personas que ocuparan este cargo, explicó la arqueóloga.

Publicado el 2 de enero de 2018 2 comentarios
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 2 comentarios
Comentarios
ene 3, 2018
0:02
#1 HORACIO..:

ohhhhhh justo hora que trump descreto jerusalen como capital.? indudablemente ya no se puede creer en nada de lo escrito., jajja

Reply to this commentResponder

ene 3, 2018
1:50

Todas las ciudades han tenido gobernantes desde que el mundo es mundo. No veo porqué Jerusalén debería ser diferente. Es una ciudad como otra cualquiera, mitificada por la superstición y la estupidez de los hombres.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario