La ecuación de Drake identifica los factores específicos que, se cree, tienen un papel importante en el desarrollo de las civilizaciones en el cosmos. Aunque en la actualidad no hay datos suficientes para resolver la ecuación, la comunidad científica ha aceptado su relevancia como primera aproximación teórica al problema. Ahora, un grupo de científicos le ha hecho una actualización a la ecuación al incorporarle los últimos datos recogidos por el satélite Kepler sobre exoplanetas potencialmente habitables.

drakeequation

Nuestro sol es sólo una estrella solitaria en la abundancia de 7×1022 estrellas en el universo observable. La Vía Láctea es sólo una de entre las 500.000.000.000 galaxias del Universo. Parecería entonces que debería haber plenitud de vida allí afuera.

El nuevo estudio muestra que, a menos que la posibilidades para la evolución de vida avanzada en un planeta habitable sean extremadamente bajas, la humanidad no es la única civilización avanzada que ha existido —o existe— en el universo, informa el portal Science Daily.

«La pregunta de cuántas civilizaciones avanzadas existen en el universo siempre ha sido limitada por tres grandes incertidumbres en la ecuación de Drake», explica Adam Frank, profesor de física y astronomía de la Universidad de Rochester y co-autor del estudio. «Sabemos aproximadamente cuántas estrellas existen, lo que no conocemos a ciencia cierta es cuántas de ellas tienen planetas que potencialmente puedan albergar vida, que tan a menudo esta vida evoluciona hacia una inteligencia tecnológica, y cuánto perdura una civilización antes de extinguirse. Pero eso ha cambiado gracias al satélite Kepler de la NASA y otras búsquedas, ahora sabemos que cerca de 1/5 de las estrellas tienen planetas en zonas habitables, donde las temperaturas alientan la vida como la conocemos».

Esto último le quita peso a una de las incertidumbres planteadas, aunque Frank dice que la última gran cuestión —cuánto sobrevive una civilización— es algo todavía desconocido. Sin embargo, Woodruff Sullivan, el otro autor del estudio, del departamento de astronomía de la Universidad de Washington, encontró la forma de sortear este obstáculo.

El método propuesto difiere de una manera sutil del enfoque tradicional de la ecuación de Drake, que se centra en el número de civilizaciones que existen actualmente. En lugar de esto, Sullivan calcula cuántas civilizaciones han existido. «Nos preguntamos si somos la única especie tecnológica que ha existido jamás», dice.

Eso simplifica la ecuación de Drake de forma inmediata y significativa. Al calcular si existen otras civilizaciones actualmente, unos factores como el ritmo de formación de estrellas y el período de tiempo durante el cual una civilización tecnológica puede existir son de una importancia enorme. Pero pueden ser ignorados por completo al considerar sólo si estas civilizaciones han existido alguna vez.

Gráfico de la población humana, total de consumo de energía, y concentración de CO2 atmosférico desde el 10.000 a.C. hasta hoy. Los científicos utilizaron datos como estos para calcular cuánto tiempo puede sustentarse una civilización.

Gráfico de la población humana, total de consumo de energía, y concentración de CO2 atmosférico desde el 10.000 a.C. hasta hoy. Los científicos utilizaron datos como estos para calcular cuánto tiempo puede sustentarse una civilización.

Esto permite a Frank y Sullivan a reformular la ecuación, desde una que aborda el número de civilizaciones que existen actualmente, a tratarse de la probabilidad de que la nuestra sea la única que haya existido jamás.

Y al introducir las nuevas estadísticas de exoplanetas, Frank y Sullivan definen un número específico. «Encontramos que mientras que la probabilidad de que un planeta de la zona habitable desarrolle una especie tecnológica sea mayor que ~10-24, entonces la humanidad no es la única inteligencia tecnológica que ha evolucionado», concluyen.

Representa un nuevo e interesante ángulo de la ecuación de Drake y la pregunta igualmente famosa de: «Y si existen, ¿dónde están?», también conocido como el paradoja de Fermi. «Con nuestro enfoque, hemos, por primera vez, proporcionado un límite cuantitativo y empíricamente restringido sobre lo que significa ser pesimista acerca de la probabilidad de que haya emergido alguna vez otra especie tecnológica durante la historia del Universo», afirman Frank y Sullivan.

Y de inmediato da paso a otra conclusión interesante. Si la probabilidad de haber emergido una especie tecnológica en un determinado planeta dentro de la zona habitable es mayor a uno entre 60.000 millones, entonces otra especie tecnológica probablemente ha emergido en algún otro punto de la Vía Láctea.

A gran —o enormísima— escala, las matemáticas que se desprenden de esta revisión de la famosa ecuación de Drake, dan como resultado —con los cálculos más pesimistas— que el escenario presente en el planeta Tierra ha sucedido en otros lugares aproximadamente 10.000 millones de veces a través de la historia del universo.

Publicado el 29 de abril de 2016 3 comentarios
Etiquetas: , , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
abr 29, 2016
9:07
#1 Liria Azaila:

Con que el 0,000001 de planetas tengan vida inteligente, ya son muchos. Evidentemente no hace falta una ecuación ni de Drake ni de “cupcake” para saber eso.

Reply to this commentResponder

abr 29, 2016
21:42
#2 fran:

y si no es así cuanto espacio desaprovechado …

Reply to this commentResponder

abr 30, 2016
19:46
#3 samuel:

claro que existen civilizaciones mas inteligentes que nosotros es cosa que lea la torah y la tanaj o por ultimo la biblia y ahi se dara cuenta que existen . El problemas de ustedes los que se creen sabios buscan donde no hay nada … ya todo esta escrito !!!

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario