Sagitario A* ―que se pronuncia Sagitario A (estrella)―, o Sgr A*, es un agujero negro supermasivo ubicado en el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Hace más de un año, astrónomos del Instituto Max Planck de Física Extraterrestre anunciaron el descubrimiento de un objeto que orbitaba el agujero y al cual nombraron G2. Ahora, se ha descubierto un segundo objeto, denominado G1, que también se mueve cerca de Sgr A*. Inicialmente, Max Planck anunció que el cuerpo era una nube de gas; sin embargo, otros estudiosos no están de acuerdo con tal propuesta.

Imagen de Sgr A* proporcionada por el Observatorio Chandra de Rayos X.

Imagen de Sgr A* proporcionada por el Observatorio Chandra de Rayos X.

Investigadores de la Universidad de California argumentan que no, que G2 no es gas, sino una estrella rodeada de gas y polvo. Tal aseveración se basa en un paso de G2 cerca del agujero. Como se sabe, un agujero negro ejerce una increíble fuerza gravitacional que una nube de gas no soportaría. Esta premisa es la que teoriza Andrea Ghez, astrofísica de la institución antes aludida.

Valiéndose de una combinación de imágenes de alta resolución y simulaciones informáticas, los investigadores del Instituto Max Planck concluyeron que el objeto G1 (azul) hace un recorrido similar al objeto G2 (rojo) alrededor del agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia (marcado con una x).

Valiéndose de una combinación de imágenes de alta resolución y simulaciones informáticas, los investigadores del Instituto Max Planck concluyeron que el objeto G1 (azul) hace un recorrido similar al objeto G2 (rojo) alrededor del agujero negro supermasivo en el centro de nuestra galaxia (marcado con una x).

Por su parte, el Max Planck va un paso adelante: si el cuerpo es gaseoso, pudo haber sobrevivido a la gravedad si, y sólo si, se hubiera dividido en más de una parte. Aquí es donde entra en juego G1, el objeto recién descubierto, que sería la evidencia de que éste se trata de una formación gaseosa y no de una estrella.

En el caso de que se trate de una formación de gas, los científicos tendrán una rara oportunidad de observar cómo se alimenta un agujero negro, algo que quizá desenrede un poco más la misteriosa existencia de este tipo de formaciones.

Publicado el 1 de enero de 2015 7 comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 7 comentarios
Comentarios
ene 1, 2015
8:25
#1 Liliana Noemí:

MUY BUENA LA INFORMACION DE SIEMPRE ,MUY INTERESANTE ,GRACIAS.

Reply to this commentResponder

ene 1, 2015
13:51
#2 nelson salvador ordoñez d.:

Ha todo esto le llamo . tesoro .porque es algo de lo poco y bueno que se mira . en la red .ya que el resto es pura basura. en cambio estas enseñanzas si es algo fuera de lo comun . gracias ha quien ho quienes se esfuersan por ponerlo en la red . es fascinante y con un gran caudal de escuela .de lo poco y bueno que se mira en internet.

Reply to this commentResponder

ene 1, 2015
14:41
#3 juan jose:

Habra que seguir investigando para resolver el enigma !

Reply to this commentResponder

ene 1, 2015
16:30
#4 Margarita:

Es increible lo que el universo ofrece muy interesante yo soy súper fanática aserca de todo ello Gracias por la Información que nos ofrecen y por Ilustrarnos en algo tan maravilloso y a la vez tan complicado

Reply to this commentResponder

ene 1, 2015
20:31
#5 HORACIO:

ARKANTOS@. MUY FELIZ AÑO 2015…Y EXITOS CON LA WEB.! ABRAZO

Reply to this commentResponder

ene 13, 2015
16:05

Muy Buena Su Información *0*

Reply to this commentResponder

feb 20, 2017
23:36
#7 Adolfo:

Existe cierta expectativa en relación a la dinámica de Sgr A* y los objetos cercanos en órbita a este agujero negro supermasivo.

Esa expectativa está centrada alrededor de las teorías del Dr. Paul Alex LaViolette y su Teoría de la SuperOnda Galáctica, según la cual, a intervalos de algunas decenas de miles de años el centro de la Galaxia Vía Láctea se inestabiliza disparando una SuperOnda de rayos cósmicos capaces de, por cuanto a nuestro sistema solar se refiere, desestabilizar la Heliopausa desatando un diluvio de polvo interestelar que irrumpiría en el Sistema Solar Interior, provocando la activación del Sol, con generación de superllamaradas y otros efectos igualmente letales.

Si quiere saber más sugiero busque en books.google.com el libro “Earth Under Fire” de P. A. LaViolette.

Tan sólo la Vista Previa de éste libro es suficiente para ilustrar el concepto que maneja el citado científico y en torno al cual construyó la tesis que le valió el PhD. en Astrofísica.

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario