Los encuentros cercanos de pilotos figuran entre los testimonios más fidedignos sobre la presencia de ovnis en nuestros cielos, donde ovni sería solo un eufemismo para una nave tripulada de origen no-terrestre. Esto se debe a que los pilotos están altamente entrenados para diferenciar y evaluar claramente lo que ven en su campo de trabajo.

ufo-chase

Este domingo, el prestigioso periódico The New York Times  publica una entrevista en la que los tripulantes de dos cazabombarderos F-18 Hornet de la Armada de los Estados Unidos recuerdan un extraño capítulo ocurrido en 2004, en el que avistaron lo que parecía ser un insólito aparato volador.

Los oficiales David Fravor y Jim Slaight estaban en una misión de entrenamiento sobre el Pacífico, a unos 160 kilómetros de la costa, cuando recibieron un mensaje por radio en su cazabombardero F/A-18F Super Hornet. Un oficial del crucero USS Princeton les preguntaba si el avión llevaba armas a bordo.

«Dos CATM-9s», explicó Fravor, para referirse a un misil de «atrezzo» totalmente inofensivo. Nadie esperaba que en pleno noviembre de 2004 hubiera que enfrentarse a ninguna amenaza frente a las costas de California.

Tal como ha publicado el New York Times, y tal como recoge un vídeo, Fravor recordó las palabras del operador de radio que llegaron después: «Bien, tenemos un vector para usted».

El USS Princeton llevaba dos semanas siguiendo un extraño contacto, compuesto por lo que parecían ser varias aeronaves que, de repente, aparecían a gran altitud, a unos 24.000 metros, y que luego se lanzaban hacia el mar, deteniéndose y cerniéndose a unos seis kilómetros de altura. Después de eso, los contactos desaparecían del radar o se escabullían.

Fravor y Slaight trataron de investigar el contacto, así que viraron para encontrarse con el objeto. Cuando el control les informó que ya se encontraban en posición, descubrieron que no había nada a la vista ni al alcance de los radares de los F-18.

A ras de olas

Entonces, Fravor relata que más abajo, un objeto ovalado volaba a apenas unos metros de altura, levantando una estela. El objeto medía unos 12 metros y parecía saltar arriba y abajo de forma errática, sin volar en una dirección concreta. Tenía un aspecto blanquecino que recordaba a la espuma o al agua hirviendo, según recuerda el oficial.

Cautelosos, los tripulantes del cazabombardero iniciaron un suave descenso hacia la «perturbación». Pero, de repente, la «mancha» comenzó a ascender hacia ellos, así que Fravor decidió iniciar un descenso directo hacia el ovni. Pero entonces, el objeto abandonó su trayectoria.

«Aceleró como nada que haya visto», dice Fravor en la entrevista. Según recuerda, se quedó «bastante sobrecogido».

David Fravor (foto) es un ex piloto de la armada que dice haber «flipado» al tener un encuentro cercano con lo desconocido sobre el Pacífico.

David Fravor (foto) es un ex piloto de la armada que dice haber «flipado» al tener un encuentro cercano con lo desconocido sobre el Pacífico.

Después de perder el contacto, el USS Princeton les marcó un punto de reunión, a casi 100 kilómetro de distancia. Pronto, el operador les llamó de nuevo. «Señor, no va a creerlo, pero esa cosa está en el punto de encuentro». Según dice Fravor, el objeto había tardado menos de un minuto en recorrer 100 kilómetros.

Cuando llegaron al punto, no había ni rastro del ovni, así que Fravor y Slaight volvieron al portaviones del que habían partido: el USS Nimitz.

Según este oficial, sus superiores no abrieron ninguna investigación para estudiar lo ocurrido, pero sus compañeros no tardaron en reírse de él al enterarse del extraño capítulo. Cuando un compañero le preguntó a Fravor qué había visto, este respondió: «No tengo ni idea. No tenía plumas, alas o rotores y dejó atrás a nuestros F-18». Y añadió: «Quiero volar uno».

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario