Las ondas de Rossby son un fenómeno natural que se produce en la atmósfera y en los océanos debido a la rotación planetaria y tienen una gran influencia en el clima. Ahora han sido identificadas también en el Sol.

Las ondas de Rossby barotrópicas denominadas así por Carl-Gustaf Rossby, son oscilaciones que se producen en los fluidos geofísicos (océano y atmósfera) y que tienen su origen en el principio de conservación de la vorticidad potencial.

Las ondas de Rossby barotrópicas denominadas así por Carl-Gustaf Rossby, son oscilaciones que se producen en los fluidos geofísicos (océano y atmósfera) y que tienen su origen en el principio de conservación de la vorticidad potencial.

«Las ondas de Rossby en el Sol son gigantescas, con longitudes comparables al radio solar», dijo el coautor del estudio Laurent Gizon, del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar (el radio promedio del Sol es de 696,000 kilómetros). Sin embargo, estas ondas se mueven muy lentamente, con puntos mínimos y picos, por lo que no son fáciles de detectar, especialmente con las tantos remolinos y disturbios que pululan en el Sol.

El año pasado, los científicos usaron mediciones efectuadas por el Observatorio de Dinámica Solar (SDO) y el Observatorio de Relaciones Terrestres Solares de la NASA, para deducir la existencia de las ondas de Rossby en el astro rey. Las nuevas mediciones, también tomadas por el SDO, fueron más directas y detalladas, y confirmaron que estas ondas se agitan turbulentamente en el interior del Sol.

Movimiento oculto

Los investigadores del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar, de la Universidad de Göttingen (ambos de Alemania), de la Universidad Abu Dhabi de Nueva York y la Universidad de Stanford, analizaron los datos del Generador Magnético de Imágenes Heliosísmicas del SDO. Se concentraron principalmente en gránulos en forma de burbuja sobre la fotósfera (una capa de plasma de aproximadamente 128 km de espesor, que emite la luz y el calor que recibimos). Estos gránulos, de aproximadamente 1.000 km cada uno, son los picos de las celdas de convección, donde el material caliente del interior solar sale a la superficie, se esparce y luego se enfría, hundiéndose en las líneas oscuras que dividen los gránulos.

Ilustración de la estructura del Sol y una gigante roja, mostrando sus zonas convectivas. Estas son las zonas granuladas en las capas exteriores de las estrellas.

Ilustración de la estructura del Sol y una gigante roja, mostrando sus zonas convectivas. Estas son las zonas granuladas en las capas exteriores de las estrellas.

Los gránulos son hipertensos, con materiales burbujeando a unos 24.000 km/h. Sus movimientos fueron precisamente los que revelaron las ondas de Rossby subyacentes, según reportaron los investigadores en Nature Astronomy.

Ondas energéticas

Los autores del estudio hallaron que las ondas ocurren en las profundidades, a 20.000 km bajo la superficie del Sol.

Se estima que estas ondas son responsables por la mitad de la energía cinética del Sol, transformándolas en una clave para entender la dinámica interna de nuestra estrella.

«En definitiva, encontramos ondas a gran escala de vorticidad, moviéndose en la dirección opuesta a la rotación del Sol», concluye Gizon.

Fuente: Live Science.

Sin comentarios
Etiquetas: , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario