Menos conocidas que las Líneas de Nazca, las emblemáticas figuras de Palpa son mucho más antiguas y se encuentran en una zona que fue declarada en 1994 como Patrimonio Mundial por la Unesco.

palpa-geoglifos1

Las laderas de los cerros de Palpa, en Perú, fueron el «telar» de las civilizaciones precolombinas, que dibujaron miles de geoglifos en la zona: hoy, cinco de ellos han sido recuperados.

Desde noviembre del año pasado, un grupo de arqueólogos de la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ica se ha ocupado de devolverle el esplendor a las míticas obras pictóricas que en los últimos años habían sido vandalizadas por quienes transitaban cerca de las laderas, refiere El Comercio.

Fotografía aérea de uno de los geoglifos descubiertos en Palpa, que limitan con Nazca.

Fotografía aérea de uno de los geoglifos descubiertos en Palpa, que limitan con Nazca.

«Seguimos hallando más geoglifos, lo que nos revela que toda esta zona fue una gran telar en el que los paracas han ido dibujando a lo largo de todo el periodo de su cultura», afirmó el pasado domingo la ministra de Cultura de Perú, Patricia Balbuena, quien hizo el recorrido por más 50 geoglifos recientemente descubiertos.

Sin sobrevuelos

Una de las ventajas de las figuras de Palpa es que muchas pueden verse sin necesidad de realizar un sobrevuelo, como ocurre con las Líneas de Nazca. Sin embargo, para el proceso de registro, los científicos utilizaron drones que grabaron imágenes desde treinta metros de altura.

La Pontificia Universidad Católica del Perú, National Geographic y la organización Sustainable Preservation Initiative (SPI) facilitaron los equipos de exploración utilizados por los especialistas del sistema de Gestión para el Patrimonio Cultural de Nazca y Palpa. Según el arqueólogo Johny Isla Cuadrado, se trata de una de las documentaciones «más completas» realizadas en la zona.

Este conjunto de geoglifos en el distrito de Río Grande es conocido como el mono y la danzante. Ha sido restaurado parcialmente por arqueólogos del Mincul (Foto: Dante Piaggio).

Este conjunto de geoglifos en el distrito de Río Grande es conocido como el mono y la danzante. Ha sido restaurado parcialmente por arqueólogos del Mincul (Foto: Dante Piaggio).

Se presume que las figuras fueron realizadas por las culturas de Paracas y Topará entre el 500 a.C. y el inicio de nuestra era, mucho más antiguas que las Líneas de Nazca, que se hicieron entre el inicio de esta era y el 650 d.C.

Atracción turística

El reciente descubrimiento es una buena noticia para la industria del Turismo, que año tras año recibe a interesados en ver las Líneas de Nazca. Ahora, con Palpa, las posibilidades de desarrollar el sector son aún más amplias.

«Desde que terminamos la restauración de los geoglifos de Palpa, más avionetas llegan a sobrevolar esta zona. Las aerolíneas están ofreciendo sobrevuelos más amplios», contó Isla a El Comercio.

No obstante, el Ministerio de Cultura ha hecho énfasis en la necesidad de respetar las normas para la observación del patrimonio y ha ordenado reforzar la custodia en la zona arqueológica para evitar su depredación.

«Conocíamos las Líneas de Nazca, pero no sabíamos que los paracas, 500 años antes, habían trabajado en esta zona. Muchas de las figuras descubiertas estaban escondidas, tapadas y en riesgo, pues el lugar era utilizado por los mototaxistas para cruzar la carretera Panamericana», precisó la ministra Balbuena, citada por el diario La República.

Lo curioso de Palpa es que las líneas muestran rasgos antropomórficos y figurativos: una orca, un mono, una bailarina, un pelícano. Ese hecho ha despertado el afán de los científicos por determinar qué utilidad tenían para las civilizaciones precolombinas, en vista de que se cree que las formas geométricas plasmadas en Nazca eran una ofrenda a los dioses por las lluvias en la zona desértica.

Fuente: El Comercio. Edición: RT.

Sin comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 0 comentarios
Sin comentarios aún. ¡Sé el primero en dejar uno!
Dejar un comentario