The Martian fusiona relatos de ficción y reales sobre Marte, basándose en el trabajo de la NASA y otras agencias que han explorado el planeta, y sitúa su acción en la década de 2030, cuando los astronautas de la NASA viajan regularmente a Marte y viven en su superficie para explorarlo. Aunque la acción tiene lugar dentro de 20 años, la NASA ya está desarrollando muchas de las tecnologías que aparecen en la película, informa la agencia espacial estadounidense en su web.

En octubre llegará a los cines 'The Martian', una película protagonizada por Matt Damon, que adapta a la gran pantalla la epopeya de unos astronautas en Marte escrita por Andrew Weir.

En octubre llegará a los cines ‘The Martian’, una película protagonizada por Matt Damon, que adapta a la gran pantalla la epopeya de unos astronautas en Marte escrita por Andrew Weir.

HÁBITAT

En la superficie de Marte, el personaje al que da vida Damon, el astronauta Mark Watney, pasa una cantidad significativa de tiempo en el módulo habitacional —el Hab—, su hogar lejos de casa. Los futuros astronautas que aterricen en Marte necesitarán tal hogar para evitar pasar sus días marcianos tirados sobre el polvo en un traje espacial.

martian-habitat

El Hab visto en ‘The Martian’.

En el Johnson Space Center, las tripulaciones entrenan para misiones de larga duración en el espacio profundo en el Human Exploration Research Analog (HERA), un entorno que reproduce esas condiciones.

PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS FRESCOS

En la Estación Espacial Internacional, los astronautas tienen el alimento que necesitan gracias a las cargas que son enviadas desde Tierra para abastecerlos. En Marte, los humanos no podrán depender de misiones de abastecimiento desde la Tierra —incluso un envío express tardaría 9 meses—.

El astronauta de la vida real, Kjell Lindgren, cosecha lechuga en el experimento 'Veggie' de la Estación Espacial Internacional.

El astronauta de la vida real, Kjell Lindgren, cosecha lechuga en el experimento ‘Veggie’ de la Estación Espacial Internacional.

Para que los seres humanos sobrevivan en Marte, necesitarán una fuente continua de alimentos, y la tendrán que cultivar por sí mismos. En la película, Watney convierte el Hab en una granja autosustentable, haciendo de las patatas el primer elemento básico de Marte. Hoy en día, en la órbita baja de la Tierra, la lechuga es el más abundante de los cultivos en el espacio. A bordo de la Estación Espacial Internacional, Veggie es un sistema de producción de alimentos frescos ya contrastado.

RECICLAJE DE AGUA

Los astronautas en Marte deben ser capaces de crear su propio suministro de agua. La tripulación de la misión Ares 3 no pierde una gota en Marte con su recuperador de agua y Watney tiene que usar su ingenio para conseguir algunas formas peculiares de mantenerse hidratado y garantizar su supervivencia en el planeta rojo.

En la Estación Espacial Internacional, ninguna gota de sudor, lágrima, o incluso orina, se desaprovecha. El Sistema de Soporte Vital y Ambiental recupera y recicla el agua de todas partes; una tecnología que también ha sido probada en lugares remotos de la Tierra para proveer de agua potable a, por ejemplo, poblaciones devastadas por una catástrofe natural.

PRODUCCIÓN DE OXÍGENO

Junto a la comida, el agua y el techo, el cuarto reto esencial en Marte es el oxígeno. Watney no puede salir a tomar el aire, y para sobrevivir, tiene que llevar su propio suministro de oxígeno donde quiera que va. Pero primero tiene que producirlo. En su Hab utiliza el «oxigenador», un sistema que genera oxígeno utilizando el dióxido de carbono del generador de combustible del Vehículo de Ascenso Marciano (MAV).

En la Estación Espacial Internacional, los astronautas tienen el sistema de generación de oxígeno, que reprocesa la atmósfera de la nave espacial para proporcionar continuamente aire respirable eficiente y sustentable. El sistema produce oxígeno a través de un proceso llamado electrólisis, que divide moléculas de agua en átomos de oxígeno e hidrógeno.

TRAJE ESPACIAL PARA MARTE

Mark Watney dedica gran parte de su jornada a trabajar con un traje espacial, con largas caminatas que exigen que éste sea flexible, cómodo y fiable. La NASA está desarrollando actualmente las tecnologías para construir un traje espacial que se utilizaría en Marte. Los ingenieros consideran todo, desde recorrer el paisaje marciano hasta recoger muestras de rocas. El traje Z-2 y el Prototype eXploration Suit, los nuevos trajes espaciales prototipo de la NASA, ayudarán a resolver problemas específicos para avanzar en nuevas tecnologías que serán usadas por los primeros humanos en pisar Marte.

El actor Matt Damon interpreta al astronauta de la NASA Marc Watney.

El actor Matt Damon interpreta al astronauta de la NASA Marc Watney.

Empero, uno de los retos de caminar sobre nuestro vecino planetario es representado por el polvo. El rojizo suelo de Marte puede apegarse a los trajes de los astronautas y contaminar los sistemas dentro de la nave. Para evitar esto, los nuevos trajes espaciales tendrán un «puerto» en la espalda para que los astronautas puedan utilizarlo como puente entre la hostilidad del exterior y el confort del interior de la nave, mientras que los trajes quedan afuera.

Los que leyeron el libro en el que se basa la película, han criticado el hecho que omite los posibles efectos de la radiación sobre los trajes y sus ocupantes. Una misión de tres años en Marte excedería totalmente la dosis aceptable para los jóvenes astronautas. Aún queda por ver cómo lidian con este asunto en The Martian, si es que lo hacen.

ROVER

Los astronautas tendrán que utilizar vehículos exploradores robustos, fiables y versátiles para viajar más lejos en Marte, como ocurre en la película. En la Tierra, hoy en día, la NASA está trabajando el Vehículo Multi-Misión de Exploración Espacial (MMSEV). Las tecnologías se han desarrollado para ser lo suficientemente versátiles como para apoyar las misiones a un asteroide, Marte, sus lunas y otras en el futuro —relativamente— cercano. Algunas versiones del vehículo tienen seis ruedas pivotantes para ganar maniobrabilidad.

Rover utilizador por el astronauta Mark Watney en 'The Martian'.

Rover utilizador por el astronauta Mark Watney en ‘The Martian’.

PROPULSIÓN IÓNICA

En The Martian, la tripulación de la misión Ares 3 vive a bordo de la nave espacial Hermes durante un viaje de varios meses, con propulsión iónica como método eficiente para atravesar el espacio a lo largo de más de 500 millones de kilómetros.

La propulsión iónica funciona al cargar eléctricamente gases como el argón y el xenón y empujar los iones resultantes a altas velocidades, cerca de 200,000 mph. La fuerza que ejerce este motor es equivalente a la que ejerce una hoja de papel sobre la palma de una mano. Esto quiere decir que su velocidad inicial es diminuta, pero gracias a que en el espacio no hay fricción puede llegar a alcanzar grandes velocidades durante un periodo indeterminado de tiempo.

NASA's Evolutionary Xenon Thruster (NEXT).

NASA’s Evolutionary Xenon Thruster (NEXT).

Esta tecnología es la misma que ya ha permitido a la nave espacial Dawn de la NASA minimizar el consumo de combustible y realizar maniobras de aceleración continua y adaptación de trayectoria para visitar dos planetas enanos: Ceres y Vesta.

PANELES SOLARES

En el libro, la nave Hermes utiliza paneles solares para la energía, y Mark Watney tiene que valerse de ellos de maneras poco convencionales para sobrevivir en Marte.

En la Estación Espacial Internacional, cuatro conjuntos de paneles solares generan 84 a 120 kilovatios de electricidad suficiente para alimentar a más de 40 viviendas—. La estación no necesita toda esa energía, pero la redundancia ayuda a mitigar el riesgo en caso de fallo. El sistema es confiable y ha estado proveyendo de energía segura a la estación desde que llegaron sus primeros inquilinos allí por el año 2000.

Paneles solares de la EEI.

Paneles solares de la EEI.

BATERÍAS RTG

Los generadores termoeléctricos de radioisótopos (RTG) son usados de forma segura por la NASA desde hace más de cuatro décadas para proporcionar energía eléctrica a las naves espaciales. Muchas naves usan estas «baterías espaciales» que convierten el calor de la desintegración radiactiva natural del plutonio-238 en energía eléctrica confiable. El RTG del rover Curiosity genera alrededor de 110 vatios de potencia.

Publicado el 20 de agosto de 2015 5 comentarios
Etiquetas: , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 5 comentarios
Comentarios
ago 20, 2015
9:34
#1 ERNESTO P0NCE MENDEZ:

esto es fasinante tan solo pensar lo que nos espera como humanidad en el futuro nos hace ver como seres indefensos ante el universo, ojala la egolatria que nos envuelve desaparezca y seamos mas humildes para entender mejor que la solidaridad con nuestros semejantes nos hara una raza mas fuerte……..

Reply to this commentResponder

ago 20, 2015
23:46
#2 HORACIO:

@ERNESTO P0NCE MENDEZ: amichi ernesto….como humanidad nos espera todo lo opuesto a tu comentario…pagaremos por todos los abusos a este querido planeta…ya esta vengandose…con inundaciones ,incendios ,volcanes y deshielos .., el ser humano es un depredador de los mas terribles .saludos

Reply to this commentResponder

ago 20, 2015
23:49
#3 gastonadonay:

Tengo entendido que para que se desarrolle un viaje así, primero deben construir una base en la Luna, aparte que la gravedad de esta misma puede ser utilizada como un plus, sumado con la que tiene la Tierra. Si no pueden construir una base en la Luna menos lo harán en Marte, sin embargo todo esto se podría evitar si consiguen trasladarse a velocidades vertiginosas, como podría ser a la que viaja la luz o descubrir tecnologías que plieguen el espacio y estén en cosa de horas o días en Marte, pero con “propulsión iónica” es verdaderamente irrisorio poder llevar un viaje hasta el planeta rojo.

Saludos

Reply to this commentResponder

ago 26, 2015
22:33
#4 xxpabloxx:

@gastonadonay: yo ademas de la propulsión electrica la combinaria con la propulsion convencional en el impulso inicial y luego comoenzaria a impulsarala recien con el propulsor electrico, ahí entonces habariamos de un viaje rapido tanto de ida como de vuelta :D

Reply to this commentResponder

ago 27, 2015
19:05
#5 gastonadonay:

@xxpabloxx: Todavía no se ha descubierto nueva tecnología que pueda trasladar al ser humano a velocidades vertiginosas a través del espacio. Toma en cuenta xxpabloxx que el cuerpo humano no puede permanecer mucho tiempo en el espacio, ni menos en lugares tan estrechos y artificiales como podría ser el interior de una nave espacial a no ser que exista una hibernación inducida y controlada por un súper computador y asistido por un robot con la suficiente IA (inteligencia artificial) para administrar la nave mientras los seres humanos hibernan. Pero eso no es todo, por ejemplo si se logra viajar a velocidades lo bastante rápidas para estar en semanas o meses en Plutón, tendría que haber una tecnología adherida a la misma para impulsar y detener la nave en cuestión de segundos, venciendo la inercia de los cuerpos y otras singularidades energéticas que dicen que se desarrollan cuando se alcanzan grandes velocidades a través del espacio, donde tiene que ver el tiempo y la gravedad.

Saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario