Las grandes inundaciones ocupan un papel central en algunas de las historias más antiguas del mundo. Ahora, un grupo de arqueólogos, geógrafos, geólogos y antropólogos chinos, junto a colegas norteamericanos, han hallado evidencias sólidas de la (hasta ahora) mítica Gran Inundación, o diluvio asiático, que desbordó el Río Amarillo y dio origen a la dinastía Xia, hace unos 4.000 años, y con ella al nacimiento de la civilización china.

Víctimas de un terremoto ocurrido en la zona y pudo desencadenar la inundación.

Víctimas de un terremoto ocurrido en la zona y pudo desencadenar la inundación.

Las historias cuentan que, durante el reinado del Emperador Yao, hace unos 5.000 años, el interior de China sufría una terrible plaga. Por culpa de un terremoto, las tierras estuvieron inundadas durante generaciones, y la gente tenía que huir a los montes o incluso encaramarse a los árboles para establecer sus hogares. Cuentan que había hambre y enfermedades y que los campesinos no podían prosperar. Varios trataron de solucionarlo construyendo diques y presas, pero no fue hasta que llegó el Gran Yu cuando la situación mejoró.

El rey Yu no construyó diques ni presas, sino canales de drenaje que desembocaban en los ríos. Algunos poemas y mitos dicen que tuvo que pedirle ayuda a un dragón y a una tortuga gigante, pero en lo que los historiadores ortodoxos sí coinciden, es en reconocer el gran renombre del rey. Su tarea de evitar los efectos de la Gran Inundación le dio la inmortalidad. Su historia se transformó en una parte de la cultura china que sobrevivió durante milenios, y lo que es más, el rey Yu, «el que controla el agua», fue el que «recibió el mandato divino» de fundar la primera dinastía, la dinastía Xia, e inaugurar la civilización china en las orillas del Río Amarillo.

Del mito a la realidad

El mito no suele llevarse bien con la ciencia. Pero, el geólogo Wu Qinglong se topó, sin querer, con una sutil huella de la historia milenaria de China cuando caminaba por las que fueron las orillas de un antiguo lago, en la provincia de Qinghai. De allí habían surgido inundaciones y devastadores torrentes en el pasado, pero lo que estaba ante él resultó ser la huella de una gigantesca inundación ocurrida milenios atrás: la Gran Inundación, un evento que ocurrió en torno al año 1920 antes de Cristo y que marcó el nacimiento de la civilización china según la Historia.

«Podemos concluir que la inundación del 1920 antes de Cristo es la única candidata a ser la Gran Inundación de China», explica Wu Qinglong, el primer autor del estudio. Según ha dicho, nadie ha encontrado nunca huellas de una inundación tan grande en el Río Amarillo, y además ellos tienen pruebas suficientes como para relacionar ambos eventos.

«Algunos poemas y mitos dicen que el Gran Yu tuvo que pedirle ayuda a un dragón y a una tortuga gigante».

«Algunos poemas y mitos dicen que el Gran Yu tuvo que pedirle ayuda a un dragón y a una tortuga gigante».

Después de reconstruir una secuencia de sucesos que ocurrieron en el Río Amarillo hace milenios, y usando como principal prueba un gran deslizamiento de tierra que solo pudo ser causado por una descomunal masa de agua, los investigadores recogieron las pruebas geológicas de una inundación tan catastrófica, que solo podría tratarse de la «mítica» Gran Inundación. El detonante pudo ser un temblor de tierra que derribó un dique en las cercanías del monte Jishi Gorge.

Para llegar a estas conclusiones, analizaron los depósitos de tierra y buscaron las huellas excavadas en el suelo. A través de la técnica de datación de los radioisótopos, pudieron estimar la antigüedad de los sedimentos y de restos humanos encontrados allí. Después de trazar un mapa de la extensión de los sedimentos, todo apuntó a que en la zona había ocurrido una riada de enormes proporciones en torno al 1920 a.C.

Corriente del Río Amarillo, a la altura donde parece que un dique se derrumbó y originó una inmensa riada. Las paredes amarillentas provienen de los sedimentos acumulados en un lago.

Corriente del Río Amarillo, a la altura donde parece que un dique se derrumbó y originó una inmensa riada. Las paredes amarillentas provienen de los sedimentos acumulados en un lago.

«Esta inundación comparte sus principales características con la Gran Inundación descrita en los libros», han escrito los autores en el estudio. Tal como ha explicado Qinglong, tienen pruebas como para estar seguros: las inundaciones meteorológicas producidas en la región han sido siempre menores a la riada del 1920 antes de Cristo, y no se han encontrado pruebas de ninguna otra gran riada.

En base a esto, los investigadores podrían afinar la fecha de comienzo para la dinastía Xia y situarla alrededor del 1900 a.C. Además, esta fecha coincide con la transición cultural del Neolítico a la Edad del Bronce en el valle del Río Amarillo, y también con el florecimiento de la cultura Erlitou que dominaba China por aquel momento.

Publicado el 5 de agosto de 2016 1 comentario
Etiquetas: , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 1 comentario
Comentarios
ago 5, 2016
10:19
#1 HORACIO..:

todas grandes y antiguas civilizaciones hablan de un gran diluvio ..ya es dificil dudar de que no existio..gran registro este de china.saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario