La ONU ha escogido el 30 de junio, recordando el impacto del asteroide de Tunguska, como un nuevo Día Internacional, con el objetivo de aumentar el nivel de conciencia sobre el grave peligro que supone el impacto de rocas espaciales.

Recreación del evento de Tunguska en 1908.

Recreación del evento de Tunguska en 1908.

La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha proclamado hoy el 30 de junio como «Día Internacional del Asteroide». La decisión se ha tomado durante la sesión 71ª de la Asamblea General de Naciones Unidas, celebrada este 6 de diciembre, según ha informado este organismo en un comunicado.

Tal como ha anunciado la ONU, este Día Internacional del Asteroide «aumentará el nivel de conciencia del peligro de impacto de asteroides y el nivel de trabajo global en este área».

La fecha escogida, el 30 de junio, recuerda el evento Tunguska, momento en que un asteroide estalló en la atmósfera en el año 1908 y provocó una potente explosión que devastó amplias zonas de bosque en Siberia (Rusia). Este hecho derribó unos 60 millones de árboles y afectó a 2.200 kilómetros cuadrados de territorio, por lo que se considera que habría sido catastrófico si hubiera afectado a una zona poblada, tal como informa la Agencia Espacial Europea en un comunicado.

La ONU ha invitado a todos los estados miembros, organizaciones de Naciones Unidas y otras, así como a la sociedad civil, incluyendo a personas y ONGs, a observar el Día Internacional del Asteroide por primera vez en 2017.

Tunguska y su controversia

Debido a su tremendo poder de devastación y algunas características inusuales descritas por los testigos en aquel entonces, el evento de Tunguska ha estado envuelto en la polémica y sido objeto de numerosas exploraciones, investigaciones y más de 30 hipótesis y teorías sobre lo ocurrido.

Un grupo de científicos encontró el punto de impacto y descubrió algo muy interesante, un bosque que por muchas millas cuadradas había sido derribado y todos los árboles apuntaban radicalmente hacia el punto de impacto, y en ese punto había un gran hoyo en la tierra. Ahora, lo interesante es que no han encontrado nada que pudiera haber causado el impacto, hay un bosque derribado, un gran hoyo y nada más.

Árboles calcinados y derribados en el típico patrón circular de los bólidos de alta energía (fotografía de la 2ª expedición de Kulik, 1927).

Árboles calcinados y derribados en el típico patrón circular de los bólidos de alta energía (fotografía de la 2ª expedición de Kulik, 1927).

La evidencia encontrada arroja varias propuestas, desde el impacto de un asteroide o cometa, al contactar con antimateria o un mini agujero negro hasta una descarga de un arma futurista.

Pueden ampliar la información en el siguiente artículo: Tunguska: el Roswell ruso.

El fin de la civilización

Recientemente, John Holdren, director de la Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, dijo en una conferencia que «tenemos que ser más listos que los dinosaurios». Para lograrlo, junto a AIDA, la NASA está preparando la «Asteroid Redirect Mission» (ARM), una iniciativa cuya finalidad será comprobar si es viable desviar un asteroide de su ruta de colisión contra la Tierra.

Aparte de esto, la NASA y otras agencias tienen una red bastante eficaz de seguimiento de objetos potencialmente dañinos, y ya han catalogado cerca de 15.000 NEOs. Pero de momento no hay ningún recurso de eficacia probada para desviar a un asteroide de su ruta de colisión. Y es ahí donde puede tener importancia la «Asteroid Redirect Mission».

En teoría, una roca de 20 metros (como el de Chelyabinsk) impacta contra la Tierra cada 100 años, y una de 40 (como el de Tunguska) cada 1.000.

Pero según los expertos, la civilización solo está amenazada si el asteroide que impacta contra el planeta mide al menos un kilómetro de longitud. La NASA asegura haber encontrado el 90 por ciento de esas inmensas rocas, y ninguna de ellas parece ser una amenaza en el futuro próximo. Sin embargo, las órbitas de asteroides y cometas son variables y se ven influidas por muchas fuerzas, por lo que la capacidad de predicción de los científicos es limitada y está sujeta a amplios márgenes de error. Además, es posible que nuevos cuerpos procedentes de la periferia del Sistema Solar accedieran a la zona central. En todo caso, para evitar una colisión, es fundamental detectar con un amplio tiempo de antelación al objeto amenazante, pues solo así se puede desviar la roca a tiempo.

Publicado el 7 de diciembre de 2016 3 comentarios
Etiquetas: , , , , ,

¿Te gustó lo que acabas de leer? ¡Compartilo!

Facebook Digg Twitter StumbleUpon Delicious Google+

Artículos Relacionados

 3 comentarios
Comentarios
dic 8, 2016
11:12
#1 HORACIO..:

-Ya saben que se les viene de arriba la BIG ROCA ., como paso siempre desde que el mundo es mundo….es la forma depurativa de sacar a la lacra humana ..billones de años tiene el planeta y cientos de asteroides van formando nuevas eras luego de cada caida..asi fue de simple siempre..y hasta hay teorias de que fue un tsunami la historia del diluvio…en varias culturas..ahhh eso si a los que les cayo la big roca ., no vieron ni una gotita de agua .salutaciones

Reply to this commentResponder

dic 9, 2016
1:52
#2 Alfredo Grullon:

Es un tema muy importante

Reply to this commentResponder

dic 10, 2016
13:25
#3 HORACIO..:

@Alfredo Grullon: en verdad es mas que importante ..ES VITAL E INEVITABLE..el mundo de hoy esta en la banalidad.., si por un lado ponemos todo lo descubierto en este siglo y por otro el comportamiente de los paises y las sociedades , mas la escasa solidaridad entre ellos . creo estamos ante el siglo mas idiota de la humanidad.saludos

Reply to this commentResponder

Dejar un comentario